Nicaragua

Delegación de Nicaragua informa en Naciones Unidas sobre avances en la erradicación de la pobreza

Nuestro país ha vivido una década de prosperidad en el avance del cumplimiento de los 17 objetivos de desarrollo sostenible, propiciando paz, crecimiento y seguridad a las familias

Delegación de Nicaragua informa en Naciones Unidas sobre avances en la erradicación de la pobreza
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Durante el debate General de la segunda Comisión de Naciones Unidas, el representante permanente de Nicaragua ante el organismo internacional, embajador Jaime Hermida, reafirmó el compromiso de nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en la erradicación de la pobreza.

En el caso de Nicaragua, se han logrado avances en la reducción de la pobreza y el hambre, uno de los compromisos del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en el Cumplimiento de los Objetivos acordados.

Nuestro país ha vivido una década de prosperidad en el avance del cumplimiento de los 17 objetivos de desarrollo sostenible, propiciando paz, crecimiento y seguridad a las familias, a pesar de la crisis de la economía mundial del 2008, señaló Hermida.

Entre los logros del país figuran la reducción sostenida de la pobreza del 42.5% en 2009, a 24.9% en 2016 y la pobreza extrema del 14.6% en 2009, a 6.9% en el 2016 y amplias mejoras en la salud, educación, energía eléctrica y el transporte público.

Resalta también la reducción de la desnutrición crónica de los menores de 5 años y en escolares (6-14 años), así como la disminución del Coeficiente de Desigualdad, el crecimiento económico sostenido de más del 5% anual del Producto Interno Bruto y la educación gratuira en los niveles de enseñanza primaria, secundaria y formación técnica.

En su intervención, Hermida ratificó su apoyo a la meta de estabilizar la temperatura promedio global en 1.5 grados, en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, pues las condiciones actuales indican la crisis medioambiental del planeta con menos agua, decrecimiento del rendimiento para alimentos, desnutrición y más enfermedades, incremento de la pobreza y ampliación de las brechas socio-económicas.

En tal sentido, el embajador destacó que se requiere establecer un nuevo modelo económico y financiero, y crear nuevos patrones de producción y consumo acordes con estilos de vida sostenibles y amigables con la naturaleza.

“Vemos con mucha preocupación, como países poderosos han impuesto a países en desarrollo, medidas económicas coercitivas unilaterales y extraterritoriales, ilegales y contrarias al Derecho Internacional, medidas que imposibilitan la erradicación de la Pobreza, socavan la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y el desarrollo de los pueblos”, dijo.

El diplomático destacó la importancia de la Alianza Global para el Desarrollo (ODS #17) para fomentar el apoyo de los países desarrollados al cumplimiento del compromiso del 0,7% para la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) y del 0,15% al 0,20% para los países menos desarrollados.

Igualmente, el embajador ante la ONU se refirió al mejoramiento del sistema vial, la ampliación de la infraestructura turística y la implementación de 40 programas sociales con resultados directos para el bienestar de la población.

“Uno de nuestros proyectos más notorios, es el derecho a una vivienda digna de las familias nicaragüenses por lo que se han otorgado incentivos habitacionales como subsidios directos, adelanto de prestaciones sociales y exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA), facilitando la construcción de 57,859 viviendas nuevas y mejoradas, beneficiando a 236,165 personas”, señaló.

Entre el 2007 al 2019 se han construido dieciocho hospitales en todo el territorio nacional, y se prevé edificar más de una docena del 2020 en adelante, mientras que en cuestiones de seguridad Nicaragua continúa siendo el país más seguro de la región Centroamericana.

“Nicaragua apenas es responsable por 0.03% de las emisiones de gases invernadero globales, aun así, hemos pasado del 26% al 62% en materia de energía renovable”, destacó.

Jaime agregó que todos estos logros han sido posibles gracias al acompañamiento  de una fuerte inversión y gestión pública de nuestro gobierno y de un esfuerzo nacional conjunto, con el apoyo de diferentes países amigos, organismos financieros internacionales y en un plazo promedio de 10 años.

“La Agenda 2030 es una oportunidad para impulsar el desarrollo humano con justicia social, paz y seguridad con armonía de la madre tierra, respeto a la soberanía, integridad territorial y autodeterminación de los pueblos, asegurando la sobrevivencia de la especie humana, y los derechos de la Madre Tierra. Es imperativo que la comunidad internacional renueve y concretice su compromiso y solidaridad con los pueblos del mundo”, concluyó.

ale/lab

también te puede interesar