Nicaragua

Economía creativa mueve Nicaragua

El Gobierno Sandinista ha dado pasos concretos para fomentar y desarrollar este modelo de gestión

Economía creativa mueve Nicaragua
Economía creativa |

Noah A. Martínez |

En los últimos años la creatividad se ha convertido en una pieza fundamental para potenciar el crecimiento económico de cualquier país, y Nicaragua no es ajena a esta realidad.

Más allá del concepto introducido en 2001 por el periodista y consultor John Howkins, autor del libro “La Economía Creativa: Cómo las Personas Hacen Dinero de las ideas”, las oportunidades que ofrece este segmento son, podría decirse, a nivel de políticas públicas, sociales o individuales, infinitas.

A tenor con ello, Nicaragua -teniendo en cuenta sus especificidades- ha dado pasos concretos para fomentar y desarrollar un modelo de crecimiento más competitivo, centrado en los esfuerzos de las familias para emprender y prosperar y, por ende, aportar al bienestar colectivo.

Vale recordar que el país ha creado una comisión nacional para este fin, la cual asiste y participa en foros y eventos internacionales para mejorar la comprensión de todo el potencial y posibilidades que brinda este modelo.

Al mismo tiempo, dicha comisión a lo interno da a conocer, promueve y fortalece las capacidades talentosas de las familias en cuanto a creatividad y laboriosidad, en un país donde el Estado no solo se limita a ser un mero espectador o mediador, sino que asume un rol impulsor de estas formas de gestión económica mediante la financiación y articulación de iniciativas.

Y es que en Nicaragua la mayoría de las empresas y la generación de riquezas responden precisamente a este modelo de desarrollo, que fue potenciado desde 2007 con la llegada al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional, liderado por Daniel Ortega.

Es a partir de ahí que el Gobierno Sandinista se da a la tarea de cambiar la matriz económica de la nación, agobiada hasta entonces por las políticas neoliberales de administraciones anteriores, las cuales centraban sus esfuerzos en el mercado y no en las personas.

Este cambio crucial de relaciones logró ajustar el mercado a las necesidades de las mayorías, en un contexto en el cual el Estado tras recuperar su rol económico, es capaz de promover alianzas, concertación, diálogo y consenso con y entre diversos actores de la sociedad.

Incluso este modelo de gestión del Gobierno Sandinista, en gran medida, permitió contrarrestar los millonarios daños económicos ocasionados por el fallido golpe de Estado de 2018, al punto que algunos sectores en la actualidad lograron superar los niveles productivos registrados antes de la intentona.

Para analistas e instituciones especializadas, de manera objetiva, ello es una muestra clara y fehaciente del dinamismo económico de Nicaragua, y por consiguiente del papel que desempeña en su desarrollo y crecimiento la micro, pequeña y mediana empresa.

Se trata de miles de empresas de este tipo que generan más del 70 por ciento de los empleos, de ahí la importancia que concede el Gobierno Sandinista a incentivar la creatividad y el emprendimiento como generador de riqueza, además de que aviva el patrimonio cultural y métodos tradicionales de producción.

De esa manera, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a través de la Dirección de Economía Creativa y Naranja de la Secretaría Privada para Políticas Nacionales de la Presidencia de la República, lleva a cabo el Plan Nacional de Capacitación sobre el Modelo de Economía Creativa y Emprendedora.

Esta iniciativa está dirigida a funcionarios de las instituciones que forman parte de la Comisión Nacional de Economía Creativa y protagonistas de los diferentes programas y proyectos, así como de las plataformas de promoción que impulsa el Estado.

Asimismo, los protagonistas se han apropiado como actores de las industrias culturales y creativas y han expuestos sus ideas, propuestas e iniciativas que fortalezcan el modelo, pues se tiene conciencia de que el mismo garantiza el desarrollo y la inclusión social, y estimula y reconoce la diversidad y riqueza cultural del país.

Para la mayoría de los expertos en el tema, la economía creativa requiere de un sistema de educación sólido y eficaz y de un contexto de diversidad cultural, aspectos que el Gobierno Sandinista tiene bien definido en su agenda estratégica de desarrollo, a juzgar por los diversos proyectos, planes y programas que impulsa y mueven Nicaragua.
mem/acl

también te puede interesar