Nicaragua

Nicaragua se capacita sobre el control de sustancias químicas

Expertos participaron en Uruguay en un curso sobre Aspectos Técnicos del Régimen de Transferencias de la Convención sobre las Armas Químicas

Nicaragua se capacita sobre el control de sustancias químicas
Control de sustancias químicas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Una delegación del Gobierno de Nicaragua encabezada por nuestra embajadora ante Uruguay, Emilia Torrez, participó del 17 al 20 de septiembre en el curso sobre Aspectos Técnicos del Régimen de Transferencias de la Convención sobre las Armas Químicas, para representantes de las Instituciones de Formación Aduaneras de los Estados Miembros de América Latina y El Caribe.

Los participantes intercambiaron experiencias con delegaciones de Chile, Costa Rica, Ecuador, Honduras, Panamá, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Trinidad y Tobago y Uruguay, sobre los procedimientos vigentes para el control de las sustancias químicas, enumeradas en las listas de la Convención de Armas Químicas y conocieron sobre las prácticas de la región.

Los conocimientos técnicos adquiridos les permitirán incorporar los temas de la Convención de Armas Químicas al plan de estudios de la escuela que la Dirección General de Aduanas (DGA) implementará a nivel nacional para capacitar sobre la identificación de productos químicos, y contribuirá a mejorar sus labores en materia de nuestra seguridad nacional.

Las sustancias químicas peligrosas son aquellas que pueden producir daño a la salud de las personas o al medio ambiente, debido a sus propiedades fisicoquímicas, químicas o toxicológicas y a la forma en que se utiliza o se halla presente.


Diez sustancias químicas que constituyen una preocupación para la salud pública:

Amianto

Todos los tipos de amianto causan cáncer de pulmón, mesotelioma, cáncer de laringe y de ovario, y asbestosis (fibrosis de los pulmones).

Arsénico

El arsénico inorgánico soluble es extremadamente tóxico. La ingesta de arsénico inorgánico durante un período prolongado puede conducir a una intoxicación crónica (arsenicosis).

Benceno

La exposición humana al benceno se ha asociado con una variedad de enfermedades y efectos en la salud agudos y a largo plazo, como cáncer y anemia aplásica.

Cadmio

El cadmio tiene efectos tóxicos en los riñones y en los sistemas óseo y respiratorio; además, está clasificado como carcinógeno para los seres humanos

Dioxinas y sustancias similares

Las dioxinas y las sustancias similares a las dioxinas, como los policlorobifenilos (PCB), son contaminantes orgánicos persistentes (COP), de acuerdo con el Convenio de Estocolmo.

Exceso o cantidad inadecuada de flúor

La incorporación de flúor al cuerpo tiene efectos beneficiosos —reduce la incidencia de caries dentales— y negativos —provoca fluorosis del esmalte y los huesos después de una exposición prolongada—.

Mercurio

El mercurio es tóxico para la salud humana, y constituye una amenaza especialmente para el desarrollo del bebé en el útero y en los primeros años de vida.

Plaguicidas altamente peligrosos

Los plaguicidas altamente peligrosos pueden causar efectos tóxicos agudos o crónicos, y plantean riesgos específicos para los niños.

Plomo

El plomo es un metal tóxico; su uso extendido ha causado una extensa contaminación ambiental y problemas de salud en muchas partes del mundo.

Contaminación del aire

Se estima que la contaminación del aire interior proveniente del uso de combustibles sólidos y la contaminación del aire exterior en zonas urbanas es responsable de 3,1 millones de muertes prematuras en todo el mundo cada año.

mel/ybb

también te puede interesar