Nicaragua

Tomás Borge y Fidel Castro son la fuerza que unen a toda América Latina

Ambos líderes nacieron un 13 de agosto, con cuatro años de diferencia

Fidel-Borge
Tomás Borge y Fidel Castro |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El destino quiso que la historia de Nicaragua y Cuba vivan eternamente hermanadas en todos los aspectos.  El 13 de agosto es una fecha especial para ambas naciones, Latinoamérica y el mundo. Con apenas cuatro años de diferencia vieron la luz dos grandes hombres de nuestra historia Fidel Castro Ruz (en 1926) y el Comandante Tomás Borge Martínez (en 1930).

Dos visionarios, líderes revolucionarios imbuidos en un gran sentido de dignidad y valores humanos que harían multiplicarse en miles de jóvenes que llevarían adelante dos de los más importantes procesos históricos en la historia de la región.

Ambos han trascendido a la inmortalidad y sus pensamientos siguen vigentes en cada uno de los procesos que idearon y llegaron a materializar.

Carlos Fonseca Terán, hijo del comandante Carlos Fonseca Amador, fundador junto a Tomás del FSLN, recordó que ese pensamiento originario debe ser estudiado.  “Hay que hacer mayores esfuerzos para divulgar su pensamiento, la sabiduría, la visión de Fidel con respecto al mundo y con respecto a la propia Cuba”, refirió en cuanto a la magnitud del cubano.

El tributo que se les rinde se traduce en sintetizar en sus figuras a todas aquellas generaciones de hombres y mujeres heroicas que echaron a andar los procesos libertarios.

“Porque sin eso no somos nada, perdemos la identidad, perdemos la fuerza que tenemos. Si no conocemos la historia, si no la estudiamos, si no aprendemos de la historia estamos condenados a repetir errores, además que por elemental sentido de gratitud es necesario que nosotros nunca olvidemos a los que dedicaron su vida entera y se destacaron y sobresalieron y se convirtieron así en ejemplos, es decir, en representativos de muchos revolucionarios”, manifestó.

Para Carlos Fonseca Terán una de las mayores conquistas del revolucionario nicaragüense fue sobrevivir a la lucha insurreccional, la guerra de liberación y la guerra de intervención impuesta tras el triunfo.

Tomás logró superar con creces la estadística de una persona que ingresaba a la lucha clandestina.

Destacó de Tomás sus dotes para la poesía y la escritura, por los cuales tenía mayor facilidad para expresar sus ideas y testimoniar la lucha del Frente Sandinista desde su fundación hasta el triunfo en 1979, señaló.

Otra obra destacable y que rescata la relación histórica entre Tomás Borge y Fidel Castro es precisamente “Un grano de maíz”, una entrevista que Tomás le hiciera a Fidel.

“Tomás finaliza ese libro diciendo que sentía como que había estado conversando con un grano de maíz. Porque como decía Martí que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, Tomás consideraba que Fidel tenía toda la gloria del mundo”.
mem/ybb

también te puede interesar