Nicaragua

Programa bono productivo impulsa independencia económica de mujeres nicaragüenses

El apoyo a la mujer, fundamentalmente en el sector rural, es uno de los ejes de trabajo del Gobierno Sandinista

mujeres-leon
Programa bono productivo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El apoyo a la mujer nicaragüense, fundamentalmente en el sector rural, es uno de los ejes de trabajo del Gobierno Sandinista. Para cumplir este objetivo se promueven varios programas, entre ellos el bono productivo alimentario, que contribuye a la independencia económica de las mujeres y sus familias, así como al desarrollo local.

A Catalina Leiva, de la comunidad Palermo, en el municipio de León, este programa le permitió acceder a una vaca, una cerda y diez gallinas en el año 2008. En este periodo, estos recursos se han multiplicado, lo que le ha permitido asegurar la sostenibilidad de su hogar.

“Gracias a Dios he logrado salir adelante con la crianza de mis animales, pero también me dedico a la mata y destace de cerdos, elaboro nacatamales que vendo en la ciudad, al igual que la carne y el hueso. Recuerdo que en 2008 recibí una vaca y a la fecha tengo siete, ya he vendido varios terneros y eso me ha permitido adquirir una motocicleta con la que trasladamos la venta a la ciudad”, indicó.

El esfuerzo de Catalina Leiva también le ha permitido mejorar la infraestructura de su vivienda. Entre sus planes está agrandar la cantidad de animales con los que cuenta.

“Mis hijos han logrado salir adelante con mi esfuerzo y el de ellos, uno ya es bachiller y lleva una carrera técnica. Con la ayuda de ellos hemos logrado salir adelante. El bono productivo es un gran beneficio para nosotras las mujeres campesinas porque es el primer paso para salir adelante, independizarnos y sobre todo sacar adelante a nuestros hijos”, destacó.

Asimismo, en la comarca La Pintora, doña Juana Sandoval, tiene cultivos de ajonjolí y produce biofertilizantes, que aplica a su parcela con excelentes resultados.

“Gracias al Ministerio de Economía Familiar (Mefcca) he aprendido a elaborar biofertilizantes e insecticidas naturales que son aplicados en el sembradillo de ajonjolí. Realmente, hemos visto el cambio en la plantación y, sobre todo, hemos reducido los costos de producción porque antes comprábamos urea y sustancias que dañan los frutos y la salud de quienes lo consumen”, explicó.

La experiencia productiva de Juana ha incidido positivamente en su comunidad, pues muchos de sus vecinos están poniendo en práctica sus métodos productivos.

Tenemos grandes expectativas. Mi proyección para esta cosecha es de diez quintales por manzana, antes sacábamos cinco quintales. Estamos pensando establecer una venta de bioinsumos y de ajonjolí en grandes cantidades, mencionó la emprendedora.

Contar con recursos iniciales y capacitación, a través del programa del bono productivo alimentario, ha abierto numerosas posibilidades de crecimiento económico para las mujeres nicaragüenses beneficiadas.
mem/ana

también te puede interesar