Nicaragua

La lucha por la Paz ha sido siempre una lucha revolucionaria

Carlos Fonseca Terán reflexiona sobre la labor revolucionaria de su padre Carlos Fonseca Amador y su papel en la lucha por la definitiva paz en Nicaragua

Comandante Carlos Fonseca
Comandante Carlos Fonseca |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Carlos Fonseca Amador entregó su vida entera por el pueblo de Nicaragua y por la humanidad. Y hoy, fieles a su legado, seguimos avanzando en la consolidación de la paz y ese compromiso es el mejor homenaje que podemos hacerle, consideró su hijo Carlos Fonseca Terán al intervenir esta mañana en la Revista en Vivo de Canal 4, a propósito de las celebraciones por el 83 natalicio de nuestro Héroe.

El actual dirigente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) relató sobre la labor revolucionaria de su padre y su papel en la lucha por la definitiva paz en Nicaragua.

«Para entender toda esta cuestión hay que tener en cuenta que el FSLN se fundó en el año 1961 y triunfó en 1979. Fue una guerrilla que tuvo que batallar 18 años, y él fue siempre su principal dirigente hasta que cayó en combate en noviembre de 1976», subrayó.

El Frente surgió inspirado en la Revolución cubana, indudablemente, como todas las guerrillas de América Latina, pero el FSLN tuvo la particularidad de que fue el primero que se organizó después del triunfo en Cuba, afirmó el heredero del pensamiento y el accionar de su padre.

«Carlos Fonseca escribió literalmente: Somos la generación Fidelista, somos la generación de la Revolución Cubana».

Contó que fue su padre quien propuso se denominara Sandinista, pero la labor ideológica de la derecha y del imperialismo en contra de la figura de Sandino y su significado histórico los demás compañeros muy valiosos, de incuestionable trayectoria y solidez revolucionaria, no estuvieron de acuerdo.

El Comandante hizo un marcado énfasis en la identidad revolucionaria de la lucha del Frente Sandinista, la lucha por la transformación revolucionaria de la sociedad a través del acceso de todo el pueblo de la propiedad y el poder, bases fundamentales de cualquier proyecto revolucionario. Eso es precisamente, la lucha por el socialismo.

Carlos alertó sobre fenómenos o actitudes inconsecuentes con el comportamiento político de un revolucionario, entre ellos el radicalismo y el sectarismo.

El radicalismo es el extremismo, la ultraizquierda y eso impide el avance hacia las metas que se plantean. En tanto el sectarismo no permite encontrar puntos de unión con quien sea para lograr nuestras metas, saber quién es el enemigo principal y luchar contra él.

Resaltó Carlos Fonseca también que la fraternidad entre revolucionarios es la fuerza fundamental y cualidad útil para la fortaleza de una organización revolucionaria.

Por ejemplo, recordó, que «entre los sandinistas nos llamamos hermanos, incluso hemos contagiado a la sociedad nicaragüense con esa manera de tratarnos». Dentro del FSLN el iniciador de ese término fue precisamente Carlos Fonseca porque, dijo, era también una práctica dentro de las filas del General Sandino.

Carlos Fonseca fue capaz de identificar en la acción y el pensamiento sandinista la base fundamental para la identidad política de los revolucionarios nicaragüenses. Surge ahí el sandinismo como una doctrina política que incluye la liberación nacional y el pensamiento.

La lucha por la paz entonces y ahora. La lucha por la paz en nuestro país ha sido siempre una lucha revolucionaria, dos batallas que van unidas. Es por ello que en defensa de la paz estamos dispuestos a dar lo que sea, afirmó Carlos Fonseca Terán.

«Ojalá que la derecha lo tenga claro porque no queremos que surjan situaciones que deploramos como Revolucionarios, pero no significa eso que vamos a permitir que nos arrebaten la paz porque significaría arrebatarnos la vida», puntualizó.

Consideró que la actitud sin precedentes de los artífices de la derecha golpista hace que continúen en negación, no puede creer que perdieron el poder. «Sintieron que lo tenían y los llevó a cometer miles de errores. Todavía están buscando como superar la etapa de frustración por no haber logrado los objetivos que se planearon con el intento de golpe», señaló.

Y esa misma actitud la están asumiendo ante la Mesa de Negociaciones, «se levantan y se van pero el Gobierno sigue cumpliendo con lo acordado», agregó.

La vocación de triunfo del Frente Sandinista es avasalladora frente a los enemigos del pueblo. Por eso seguimos avanzando en el cumplimiento de lo acordado porque sabemos que es necesario para mantener la paz que un día logramos arrancar de las garras imperialistas, enfatizó Terán.

acl/ybb

también te puede interesar