Nicaragua

Prosigue juicio contra rusa que atacó a sacerdote

Declararon testigos presenciales del ataque y otros que prueban la culpabilidad de la acusada

juicio
Juicio |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Con la declaración de seis testigos prosigue en los juzgados de Managua el juicio oral y público en contra de la rusa Elis Leonidovna Gonn, acusada de lesiones graves y exposición de personas al peligro después que atacó con ácido sulfúrico al sacerdote Mario Guevara, en la Catedral de Managua.

El testigo Julio Peña Chávez contó cómo vio el ataque al padre Guevara que confesaba al pie del altar mayor.

Por su parte Ana Julia Salazar, afirmó que vio cuando la otra víctima, Roberto Pineda Bravo, gritaba y pedía agua.

“Le miré la espalda enrojecida al cura y tenía la camisa destrozada”, aseguró la testigo, quien le dijo a la judicial que la rusa fue quien atacó al sacerdote con el ácido.

El tercer testigo que declaró en el inicio del juicio fue la víctima Roberto Pineda Bravo, quien vio cuando la extranjera le echaba el ácido sulfúrico al sacerdote.

“Yo iba adelante del padre y lo escuché quejarse; vi cuando la joven le tiraba lo último (ácido sulfúrico) al padre; intenté ayudarle y le quitaba la camisa y es cuando me cae la sustancia a mí, me cayó en la mano”, expresó Pineda, quien en juicio también señaló a Gonn como la joven que atacó al cura Guevara.

Otro testigo fue Carlos Cortez García, dueño del negocio de productos químicos donde la rusa adquirió el compuesto químico que justificó era para limpiar una cañería.

Lily Jiménez, dueña del local donde la rusa se hospedaba, testificó que se enteró que se trataba de la rusa porque la vio en la televisión.

La última testigo fue la monja Arely Guzmán, quien afirmó que tras el ataque “el padre temblaba del ardor”, le miró daños en la ropa y espalda y lesiones en el rostro.

En tanto el padre Julio Arana, vicario judicial de la Arquidiócesis de Managua, estuvo en el juicio y reveló que la salud del padre Mario Guevara sigue siendo muy delicada y requiere de mucha atención.

“El padre Mario sigue en Catedral, ahí es su casa y al cuido de las hermanas de Catedral. Posiblemente le van a realizar no solamente una, sino varias cirugías porque todavía él está muy delicado de salud”.

Mel/ybb

también te puede interesar