Nicaragua

Mensaje del Presidente-Comandante Daniel en el VIII Encuentro de la Asociación de Estados del Caribe (Texto íntegro)

Librar la batalla contra la desigualdad y el Cambio Climático es luchar por la Seguridad, por la Vida, por la Paz

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Querid@s Herman@s de la Asociación de Estados del Caribe, cuánto Orgullo para nuestro Pueblo, cuánta Alegría, que cuando nos encontramos en el Año del 25 Aniversario de la Constitución de la Asociación de Estados del Caribe hayan decidido realizar esta Octava Cumbre aquí en Nicaragua.

Saludamos a todas las Delegaciones que nos acompañan; a los Presidentes. A nuestro Hermano Miguel Díaz-Canel, Presidente de la Hermana República de Cuba; al Hermano Presidente Salvador Sánchez Cerén, de la República de El Salvador; al Viceprimer Ministro de Dominica, nuestro Hermano Reginald Austrie; a nuestro Hermano de la República Bolivariana de Venezuela, Aristóbolo Istúriz, Vicepresidente para el Sector Social y Territorial, y Ministro de Educación.

A June Soomer, Secretaria General de la Asociación de Estados del Caribe, nuestra Secretaria General; a nuestro Hermano Vinicio Cerezo, Secretario General del SICA; al Senador Paul Chet Greene, Ministro de Relaciones Exteriores, Migración y Comercio de Antigua y Barbuda; al Senador Jerome Walcott, Ministro de Relaciones Exteriores y Comercio de Barbados; al Ministro de Relaciones Exteriores de Belice, Hermano Wilfred Elrington; al Ministro de Relaciones Exteriores y del Trabajo de Grenada, el Hermano Peter David.

A la Ministra de Relaciones Exteriores de Santa Lucía, Senadora Sarah Flood Beaubrun; a la Ministra de Relaciones Exteriores de Surinam, la Hermana Yildiz Deborah Pollack; al Ministro de Relaciones Exteriores de Trinidad y Tobago, Senador Dennis Daniel Moses; a la Subsecretaria de Estado de los Despachos de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de la Hermana República de Honduras, Norma Allegra Cerrato; al Embajador de Colombia, Carlos Salgar; al Embajador de Guatemala en Trinidad y Tobago, y aquí nos acompaña, Mario Torres Townson.

Al Embajador de Guyana en Cuba, Halim Majeed; a la Embajadora en Trinidad y Tobago y Representante Permanente de México ante la AEC, Rosario A. Molinero, de la Hermana República de México; al Embajador de República Dominicana, Luis José González Sánchez; al Embajador de San Vicente y las Granadinas en Cuba, Ellsworth John; a la Directora del Departamento para América y el Caribe de Jamaica, Marsha Coore Lobban; a la Directora General de Relaciones Económicas Internacionales, Ana Luisa Bustamante Cividanes, de la Hermana República de Panamá.

Al Encargado de Negocios de la República de Costa Rica, Oscar Solís Rangel; al Representante de las Islas Vírgenes, Premier Andrew Fahie; al Presidente del Consejo Ejecutivo de Martinica, Alfred Marie-Jeanne; a la Ministra Plenipotenciaria de Sint Marteen, Jorien Wuite; al Embajador en Trinidad y Tobago de la República de Francia, Serge Lavroff; y el Embajador de los Países Bajos en Trinidad y Tobago, Jules Bijl.

Los saludamos a ell@s, y a sus acompa-ñantes.
Igualmente, saludamos a los Observadores Fundadores, del CARICOM, Valerie Alleyne Odle, Asesora del Secretario General; a Jhonson Alexander; a Diane Quarless, de CEPAL, Directora de la Sede Subregional del Caribe.

También saludamos a los Representantes de los Estados Observadores: De Arabia Saudita el Embajador en Cuba, Faisal Muslat Almandeel; al Embajador en Nicaragua, Percy Paredes, de la Hermana República de Bolivia; a la Consejera y Jefa de Cooperación de Canadá, Karen Austin; a la Embajadora, Directora de América del Norte, Centroamérica y el Caribe, de Chile, Gloria Cid Carreño.

Al Embajador de la Hermana República de Corea en Managua, Young-Sam Choi; al Embajador de la República de Ecuador en Managua, María Belén Moncayo; al Embajador de Egipto en Panamá, Sherif Naguib; al Embajador Representante ante la AEC, de los Emiratos Árabes Unidos, Bader Almatrooshi; al Embajador de España en Trinidad y Tobago, Javier Carbajosa, al Embajador de la India en Panamá, Ravi Thapar; al Embajador de Italia en Managua, Caterina Bartonelli; al Consejero de la Embajada de Japón, Hitoshi Kawazoe.
Al Director de la Agencia de Cooperación Internacional del Estado Palestino, Imad Zuhairi; al Embajador en Managua de la Federación Rusa, Andrei Budaev; al Viceprimer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores de Serbia, Ivica Dacic; al Embajador de la República de Turquía en Costa Rica, Nuri Kaya Bakkalbasi; al Representante de Ucrania, Anatoly Rymar; al Embajador de Uruguay en Managua, Jorge Luis Jure.

Es decir, los 25 Estados Miembros, los 9 Estados Asociados, los 6 Observadores Fundadores, los 28 Estados Observadores, las 4 Organizaciones Observadoras, y los Invitad@s Especiales.

Al Representante, el Embajador de la Unión Europea, Kenneth Bell, lo saludamos también, que él participa de este Octavo Encuentro.

Ustedes han tenido ya la oportunidad de avanzar, tomando como punto de partida la motivación, el centro de la Agenda de este Encuentro, que tiene que ver con un tema que está en el centro también de la Segu-ridad para la sobrevivencia de los Pueblos en el Planeta Tierra, y Uniendo Esfuerzos en el Caribe para enfrentar el Cambio Climático.
Este es un verdadero reto, un verdadero desafío para los Estados Miembros de la Asociación, para los Estados Insulares, para los Países que estamos aquí en la “cintura” del Continente, de Panamá a Guatemala, que es, digamos, el hilo más frágil que ya sufre como sufren también los Estados Insulares los embates provocados por el desarrollo, el desarrollo que no se mide en términos de sostenibilidad; porque el desarrollo no puede ser desarrollo sin fronteras como el que venimos conociendo.

El desarrollo sin límites se convierte en un desarrollo destructor, que es cierto, favorece, enriquece a los Países que históricamente lograron ponerse a la punta del desarrollo en épocas inmemoriales y que ocuparon su desarrollo, primero, para disputarse la hegemonía en el Mundo conocido en esa etapa, en esa época, para hacerse la guerra entre ellos mismos.

O sea, lo que conocemos como la Civilización Occidental puso en práctica la guerra, guerra primero por dominar la zona que se fue convirtiendo en la zona más desarrollada del Mundo conocido de la Época. Cuando aún no llegaban los Conquistadores a Tierras de América, ya estaban allá disputándose la hegemonía para ir sobre África, para tener el dominio sobre África y sobre Asia.

Ya desde ahí tenemos un punto de partida en el desarrollo y en lo que ha sido la fortaleza alcanzada por esas Naciones; tenemos un punto de partida que va contra lo más valioso que tiene el Planeta, que es la Especie Humana.

De ahí derivó la esclavitud, la esclavitud ya en términos de comercio; porque en otras Etapas anteriores la esclavitud sí se practicaba, se daba en guerras triviales, pero luego ya la esclavitud estableciéndose en Épocas que se suponían más avanzadas, más desarrolladas, practicándose de una forma totalmente bárbara, ¡brutal!

O sea, los esclavos arrebatados de sus Pueblos, de sus Comunidades, y puestos a subasta, puestos a la venta, puestos en subastas. Y allí llegaban los mercaderes de esclavos, representantes de los intereses, de los negocios de las Metrópolis Colonialistas llegaban a comprar, y ya descubierta América, como dicen, ya colonizada América, bueno, el tráfico de esclavos hacia América.

Esto explica el por qué nuestras Regiones, y en particular los Pueblos que estamos en la Asociación de Estados del Caribe, hemos sido víctimas de lo que conocemos el Cambio Climático y el Calentamiento Climático; hemos sido víctimas, esclavas y esclavos, de la situación global internacional. ¿Por qué? Porque no contamos con los recursos para poder enfrentar el daño que han sufrido nuestros Pueblos, el saqueo de nuestros Recursos Naturales, de nuestras Riquezas. Cuando venían los Colonizadores, venían buscando Riqueza, y se apropiaron de esas Riquezas, se apropiaban de esas Riquezas.

En la medida que se ha ido tomando Conciencia de la amenaza que tiene el Planeta, que tiene la Población, que tienen los Pueblos, incluso se lograron hacer Convenios, Acuerdos, Compromisos, donde coincidieron en los Compromisos los Países más ricos, los Países más desarrollados, que son los que más contaminan y que a la vez son los que más han saqueado la Riqueza de otros Pueblos.
Se logró sí hacer Conciencia, primero fueron los Acuerdos allá en Japón, Acuerdos que levantaban Esperanza, pero que luego fueron quedando a un lado y siguió el desarrollo sin límites; rompiendo cualquier barrera que podía establecerse a partir de los Acuerdos, siguió el desarrollo sin límites.

Ya cuando se llega a la Conferencia de París hay una preocupación mucho mayor, tanto en los Países Desarrollados como en los Países en vías de Desarrollo, y se logra el Acuerdo de París. Acuerdo que Nicaragua señaló, estando claros que era el Acuerdo que se estaba alcanzando allí hasta donde se podía llegar; pero Nicaragua señaló y lo que hizo fue simplemente recoger lo que decía la Ciencia, lo que manifestaban los Estudiosos y los Expertos de los mismos Organismos que monitorean la destrucción sobre el Planeta Tierra y el Calentamiento Global sobre el Planeta Tierra en los Estados Unidos de Norteamérica.

Esos grandes Centros que incluso han lanzado nuevas alarmas en los últimos tiempos, Centros que pertenecen al poderío de la Potencia norteamericana, pero que están señalando las amenazas que penden, ya no solo sobre los pequeños Estados Insulares aquí en nuestra Región, o en las Costas, en las Zonas Costeras de los Países Centroamericanos, o en Zonas de Asia, Zonas de África, donde se ve claramente ya el daño, la destrucción, sino que señalan los daños que amenazan y que ya hacen efecto en el mismo Territorio norteamericano.

Y se habla de una verdadera catástrofe, y se habla que habría que tomar acciones más allá de las que se acordaron en el Acuerdo de París, de donde algunas Naciones se han retirado y han decidido no acompañar esos Compromisos. Porque sencillamente no quieren invertir, no quieren aportar para protegerse ellos mismos, pero no dudan en invertir y no dudan en gastar en la carrera armamentista que se ha desatado. Miles de miles de billones, ¿para qué?, para la muerte, para la destrucción.

Es ahí donde nos encontramos con puntos que son un verdadero obstáculo para que se pueda avanzar en esta lucha que se trata ya de apurar el paso, porque de lo contrario los efectos serán devastadores para todos los Países del Planeta, ahí no es que los Países más Desarrollados podrán evitar las grandes inundaciones, las sequías, o sea, todo lo que ya se está manifestando.

Y el hecho de que la Asociación de Estados del Caribe haya decidido colocar este tema, este punto en la Agenda de su VIII Reunión, indica, señala con toda claridad la Conciencia que existe entre nuestros Pueblos, entre nuestros Estados, nuestras Naciones, de unir esfuerzos y avanzar en lo que podamos avanzar con nuestras propias decisiones, con nuestros propios recursos ya de por sí limitados, pero a la vez llevando también estos planteamientos, estas demandas hacia la Comunidad de Países, tanto Países Desarrollados como Países en vías de Desarrollo que siguen comprometidos en la lucha para enfrentar los daños, los efectos, y detener los daños del Calentamiento Global, desastres que están provocando en el Planeta, lo que todos conocemos, y lo que todos estamos viviendo.

Ir a librar esta batalla en estos momentos es un enorme reto. Librar esta batalla es luchar por la Seguridad, por la Vida, por la Paz. Porque no puede haber Paz en nuestros Países en la medida que estamos siendo víctimas de la forma en que se están explotando los Recursos Naturales, la forma en que se sigue desarrollando la Economía Global, la forma en que no se termina de cobrar Conciencia en los Países que tienen la potencia, la fortaleza para contribuir a que reorientemos todos nuestros pasos, nuestras decisiones, nuestras acciones alrededor de los Acuerdos que se tomaron en París.

Y como decía, todo indica que no solamente hay que defender esos Acuerdos, sino que hay que buscar cómo comprometerse más allá de esos Acuerdos, para alcanzar ese gran objetivo que tiene que ver con la Seguridad, con los Derechos Humanos de nuestros Pueblos. Sí, porque ese es un atentado total contra los Derechos Humanos de nuestros Pueblos y de los mismos Pueblos de los Países Desarrollados; es un atentado contra la Paz, es un atentado contra la Seguridad de nuestro Planeta.

Un Mundo complejo, un Mundo difícil, un Mundo violento, un Mundo donde los Pueblos reclaman la Paz, y donde lo importante es que, en medio de estas situaciones tan complejas, tan difíciles, tan violentas, estemos en la Asociación de Estados del Caribe levantando con firmeza esta Bandera, la Bandera “Uniendo Esfuerzos en el Caribe para enfrentar el Cambio Climático”. Una Bandera que dice mucho de la Responsabilidad, de la Seriedad, de la Dignidad, de la Conciencia, de la Convicción que tienen nuestros Pueblos, que esta batalla hay que librarla en favor de nuestros Pueblos y en favor de la Humanidad.

Bienvenid@s Querid@s Herman@s, como siempre, a nuestra Tierra, a Nicaragua. Y cuánto nos honran, como les decía, con haber estado sesionando ya durante tres días, ya hoy clausura este Encuentro, teniendo en la Agenda un tema que es crucial para la Especie Humana.

también te puede interesar