Nicaragua

Caminamos con el legado y la fortaleza inmensa de Sandino, afirmó Rosario

La Vice Presidenta de la República afirmó que el país se encuentra en otro momento, en el que debe construirse otra confianza para producir resultados, con buena esperanza y buen corazón

Dz-J2P4W0AAKccX
La Vice Presidenta de la República, Compañera Rosario Murillo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Vice Presidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, expresó durante el acto en conmemoración del 85 aniversario del tránsito a la inmortalidad del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, que este es un día histórico para los nicaragüenses por el camino que recorremos con todo el corazón, con la dignidad y el espíritu en alto.

Somos pueblos con la dignidad en alto, somos un pueblo laborioso, alegre. Esa alegría cotidiana es una bandera, una defensa. Esa alegría que reflejamos tiene que ver con nuestra fe, porque cuando se tiene fe y confianza se sabe que se va adelante y se puede trascender todos los desafíos de la mano de Dios, expresó la Compañera Rosario.

Afirmó que a 85 años del tránsito a la inmortalidad del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, y también del General Francisco Estrada, sabemos que el legado de esos Héroes, de esos ilustres padres de la patria, es una enorme responsabilidad.

La Compañera Rosario enfatizó que no son tiempos para convocarnos a otra lucha que no sea la paz y la recuperación de todos los planes de bien común que se venían desarrollando.

Caminamos con ese legado, con esa fortaleza inmensa de Sandino. Es un legado victorioso porque es un legado de amor, aseguró la Vice Presidenta.

Señaló que tal como anunció el Presidente Daniel Ortega en los días venideros se desarrollarán pláticas, intercambios, sesiones de trabajo por Nicaragua. Sobre ello destacó que lo importante es que hay una coincidencia en la necesidad de recuperar el país después de los daños materiales y los daños sufridos por el alma nicaragüense.

Al respecto, manifestó que todavía muchas personas viven con las consecuencias traumáticas, dolorosas de esos días terribles.

Tenemos la obligación de ver para adelante. Nuestro pueblo tiene la fuerza de ir adelante, por eso buscamos la vida para vencer, para cambiar la historia, resaltó.

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía valoró que los intercambios que están manifestándose son para construir confianza, y como decía el Comandante Daniel no son intercambios que se darán con multitudes, ya que estamos en otro momento en nuestra Nicaragua.

Los intercambios que se han propuesto tienen que darse en otras circunstancias y en otra lógica porque hemos aprendido todos. Aquella experiencia fue traumática, frustrante. Hay que pasar página. El espíritu nicaragüense no es de lamento es de lucha. Luchamos todos los días, somos un pueblo luchador; en nombre de Dios nos levantamos para trabajar y procurar el bienestar de nuestras familias. Tendremos más bienestar en la medida que nos sintamos más seguros, expresó.

La Vice Presidenta Rosario afirmó que el país se encuentra en otro momento, en el que debe construirse otra confianza para producir resultados, con buena esperanza y buen corazón.

Instó a no quedarnos atascados en los procesos venideros de intercambios, porque no podemos darnos el lujo de no tener resultados.

No podemos pensar que va a fracasar, hay que pedir a Dios que fructifique la buena fe, la esperanza, el buen corazón, que estos caminos fructifiquen por Nicaragua y las familias que quieren salir adelante, que lo merecen y tienen todo el derecho a lograrlo, resaltó.

Estoy absolutamente cierta que somos un pueblo alegre, con pesimismo, con tristeza no se construye porvenir. Somos un pueblo tierno, amoroso, cálido, indicó.

Asimismo, invitó a los nicaragüenses a que en medio de las complejidades del mundo construyamos, nos afiancemos y caminemos hacia adelante cada día.

Son momentos para pedirle a Dios iluminación, luz, sabiduría, serenidad, madurez y sobre todo sentido de bien, sensibilidad e inteligencia que nos haga ver que Nicaragua somos todos, sobre todo los empobrecidos y vulnerables, enfatizó.

El pueblo de Nicaragua quiere paz. Necesitamos avivar el corazón de todos nosotros para comprometernos con los grandes temas que preocupan al país, tanto de la política como de la economía. En estos momentos podemos ver para atrás, podemos saber porque lo vivimos, pero hemos sido bendecidos, prosperados y en victorias, expresó.

La Compañera Rosario manifestó que el intento de interrumpir esos procesos se basó en intereses y ambiciones nada buenas, al tiempo que aseguró que no iríamos atrás nunca más, adelante siempre, el pueblo lo fue superando, a pesar del trauma, el dolor de las pérdidas y el terror vivido. Pero sabemos ser grandes, el misterio de este país pequeñito que tuvo un Darío universal y un Sandino con un legado y un ejemplo de dignidad y de grandeza universal.

Añadió que la fuerza de la fe hace siempre ir mas allá para enfrentar los retos y avanzar.

Cualquiera interpreta que Sandino no pudo y lo mataron, pero los tiempos históricos nos han enseñado que Sandino vive en nuestro corazón e inspira nuestras luchas, que significan soberanía nacional, decoro, luchas por la justicia, desarrollo justo, el trabajo, fortalecer nuestras capacidades para enfrentar la vida con toda su complejidad, aseguró.

Afirmó que la lucha continúa todos los días, con mucho amor, hermandad, espíritu de servicio. La victoria es cierta y ese mundo mejor lleno de ideales, con sentido de familia, es posible, lo estamos construyendo porque somos un pueblo cristiano que se sabe bendecido.

Estamos juntos, porque Nicaragua es de todos, luchando, trabajando y venciendo, subrayó.

ale/ana

también te puede interesar