Nicaragua

Tuapí, una comunidad ancestral en el caribe de Nicaragua

Desde tiempos ancestrales esta comunidad ha subsistido de la pesca

Tuapí, una comunidad ancestral en el caribe de Nicaragua
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Al norte de Bilwi, en la Costa Caribe Norte, se ubica la comunidad indígena miskita «Tuapí», que nos muestra una diversidad de atractivos naturales, lugares sagrados y viviendas tradicionales que realzan la
forma de vida ancestral de esta localidad.

Desde tiempos ancestrales esta comunidad ha subsistido de la pesca, a través de la transferencia de saberes de generación en generación y que forman parte de su identidad cultural.

Sonny López, es un anciano de la comunidad de Tuapí, y comparte en miskitu, su lengua materna, el origen de esta comunidad y otras comunidades vecinas.

«Tuapí es una comunidad miskita antigua, fundada desde que la comunidad Británica hizo presencia en esta parte de Nicaragua. Indígenas de esta comunidad emigraron buscando otras tierras y fundaron la comunidad de Kamla y Boomsirpi, otro grupo se iba a realizar cultos a orillas de la laguna de Krûkira, donde también se fundó otra comunidad que lleva el
mismo nombre de la laguna», relata.

La pesca es la principal actividad económica en esta comunidad, posee diversos ríos y riachuelos, debido a que está situada entre la cuena de Brákira y el mar Caribe.

«Desde tiempos de nuestros abuelos, nosotros vivimos de los recursos del mar como el camarón y el pescado, de eso sobrevivimos todo el año», indicó Jonatán Irías, pescador de la comunidad de Tuapí.

Desde tempranas horas de la mañana, adultos y jóvenes inician con la faena de pesca, a pocas millas náuticas de la comunidad, a orillas del mar caribe. Para la jornada de pesca utilizan embarcaciones tradicionales, conocidas como cayucos (a remo) y veleros, entre otras herramientas para pesca artesanal que son elaboradas por ellos mismos.

Edgar Cirilo es un joven pescador y relata cómo se desarrolla este ciclo de vida. «Mi papá me enseñó el trabajo del mar, él murió, pero nosotros continuamos con el legado que nos dejó. Así mismo voy a morir y mis hijos continuarán trabajando de la misma manera».

El pescado róbalo, la curvina, pargo rojo y el camarón que extraen las personas de esta comunidad, son los mariscos más codiciados en el mercado local, lo que facilita la comercialización de estos productos en la ciudad de Bilwi, donde llegan a venderlos y a la vez comprar otros productos de la canasta básica que no hay en la comunidad.

Susi Pasquier, una madre de familia que también trabaja, junto a su marido, en la comercialización de estos productos, manifiesta que «hay gente que dice no encontrar trabajo, sin embargo Dios nos dio manos y los pies para que trabajemos. Trabajando, hay muchas maneras de sacar dinero del mar».

Agregó que de las ganancias, no sólo compran comida, también cubren los gastos para enviar a sus hijos e hijas a la escuela. «Aprovechamos el mar de muchas maneras», finaliza.

mem/ybb

también te puede interesar