Nicaragua

Obtención de energía renovable, prioridad para Nicaragua

El país consolida la utilización de la caña de azúcar y otras fuentes para producir energía limpia

PARQUE EÓLICO
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El 2018 fue un año en el que Nicaragua se destacó por alcanzar una mayor generación de energía a partir de los desechos de la caña de azúcar. Estos resultados están relacionados con las inversiones públicas y privadas que a través de los años ha impulsado el Gobierno Sandinista para fortalecer el desarrollo de energías renovables.

En 2006 la energía renovable representaba apenas el 25 por ciento de la matriz energética nacional, derivada de la hidroeléctrica y la geotérmica. Para el mes de diciembre de 2018, esta presencia ascendió al 58.9 por ciento, aunque algunos datos apuntan que en ciertos momentos del año pasado alcanzó hasta el 80 por ciento de la generación total del país.

Aportaron a la generación de energía limpia la obtención de biomasa con residuos de caña de azúcar 216.3 MW; hidroeléctrica 149.5 MW; geotérmica 154.5 MW; eólica 186.2 MW; y solar 13.4 MW.

Expertos indican que la energía geotérmica ha sido considerada la de mejor futuro en Nicaragua, pues su nivel de generación es más firme y constante, al tiempo que cuenta con un mayor potencial.

De acuerdo con estas perspectivas, a través del Plan Maestro Geotérmico de Nicaragua se ha identificado 12 áreas de interés geotérmico, localizadas en la cordillera volcánica del Pacífico, que incluyen los volcanes Cosigüina, San Cristóbal, Mombacho, Caldera de Apoyo, Caldera de Masaya, Managua-Chiltepe, Volcán Telica, San Jacinto, El Hoyo-Monte Galán, Momotombo, Tipitapa y la Isla de Ometepe.

Las inversiones en el sector energético nacional impulsadas por el Gobierno Sandinista han permitido revertir la realidad del país en los últimos 12 años. En 2006 poco más del 53 por ciento de la población contaba con servicio eléctrico, al cierre de 2018 este acceso ascendió al 95.6 por ciento, lo que da muestras de un avance significativo.

Medios especializados aseguran que Nicaragua destaca por ser un país con metas y planes bien definidos en energía y mitigación de los efectos del cambio climático. Ejemplo de ello es la estrategia de reforestación y uso de energías renovables que se implementa para erradicar 11 millones de toneladas de carbono en los próximos cinco años.

Desde el punto de vista legislativo el país también ha protegido esta tarea con la Ley Anti Fraude Energético, la Ley de Promoción de Energía Renovable y el establecimiento de subsidios para consumidores de bajos ingresos.

niv/ana

también te puede interesar