Nicaragua

El asalto a la casa de Chema Castillo 44 años después

Fue una acción histórica que demostró la fuerza del sandinismo

El asalto a la casa de Chema Castillo
El asalto a la casa de Chema Castillo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Hace 44 años que en Nicaragua un comando guerrillero del FSLN logró una de las acciones históricas que hicieron tambalear a la dictadura Somoza y se encaminara hacia el triunfo definitivo el 19 de julio de 1979.

Era el 27 de diciembre de 1974 y los hechos ocurrieron durante una ostentosa fiesta navideña en la casa de José María «Chema» Castillo, uno de los altos funcionarios de la genocida dictadura somocista.

El heroico comando que ejecutó la acción fue bautizado como «Juan José Quezada», el héroe asesinado en una casa de seguridad Nandaime un año antes, el 18 de septiembre de 1973.

La hazaña significó un duro golpe para Anastasio Somoza, quien para ese entonces creía que había logrado exterminar al movimiento guerrillero y haber sometido al pueblo.

Sin embargo era la época de la «acumulación de fuerzas» cuyo resultado fue la herida mortal a la bestia.

Además de mostrar la capacidad organizativa y militar de los jóvenes, también se logró la liberación de presos políticos que luego fueron trasladados a Cuba vía aérea.

Sin embargo, Somoza desató su furia contra familias de la ciudad y el campo y desató una constante y sangrienta persecución contra las personas que se sospechaban afines con la causa sandinista.

UN GOLPE EN EL COSTADO DE LA BESTIA

Quienes se tomaron la casa de Chema Castillo califican la acción como una de las más grandes en la historia de su organización. Uno de ellos es Omar Halleslevens, exvicepresidente de la República.

En declaraciones a la prensa en el año 2016, consideró que así pudieron mostrar al mundo que la dictadura de Somoza no era invencible, a pesar de su poderío bélico.

Del mismo modo el FSLN pudo dar a conocer su capacidad para despertar la conciencia del pueblo y atraer la mirada del mundo hacia los problemas del país.

«En la historia de Nicaragua esta acción del 27 de diciembre de 1974, se ha dicho que el significado que tuvo fue concluir una etapa, un tramo de la vida del Frente y abrir otro tramo. El Frente había entrado en 1970 en lo que se llamó en un periodo de acumulación de fuerzas en silencio, fortaleciendo y privilegiando fundamentalmente la parte organizativa»,
destacó.

Sobre la respuesta que vino tras la hazaña, valoró la increíble fortaleza que demostró el pueblo.

«Se desata una represión donde hay una cantidad de hermanos y hermanas muertos, otros presos y lo importante de esto, es que el pueblo es capaz con su organización, que el Frente Sandinista de resistir esa oleada represiva que desata Somoza y la Guardia», afirmó en una entrevista de 2015.

El sandinismo también desde aquellos entonces plantea la importancia de la mujer como pieza fundamental del cambio.

Por ejemplo, Eleonora Rocha, una de las mujeres que pertenecían al Comando, expresó también a los medios el valor y la determinación con la que se lanzaron.

A LA DICTADURA LE ENTRAN LAS BALAS

Uno de los que puede hablar con propiedad del objetivo de la misión es precisamente el fundador del FSLN.

El Comandante Germán Pomares Ordoñez, cuyo testimonio quedó eternizado en videos que hoy circulan por Internet, precisó que había 16 compañeros presos.

«Entre ellos hay muchos cuadros buenos, cuadros de dirección y cuadros intermedios con mucha capacidad organizativa», explicó en uno de los videos colgados en YouTube.

Es precisamente por eso que se organiza la operación que fue conocida por el mundo como la «operación del 27 de diciembre».

«Ese era un cóctel que le estaba dando José María Castillo al embajador Shelton de Estados Unidos. Pero a nosotros no nos convenía escoger al embajador ahí, porque con la tradición que hay en Nicaragua de las intervenciones gringas contra nuestro país, entonces nosotros estamos vigilando que el embajador se vaya. Nosotros sabemos que al terminar el cóctel el embajador es el primero que se va. Entonces el compañero Contreras, que le decimos Marcos, también que era ahí el número cero,
nosotros le decíamos cero en la operación, es el primero que salta del carro con una pistola en la mano, disparando contra los agentes que están cuidando», relató.

Pomares recuerda en el videoclip con tono magenta y que aún digitalizado conserva el ruido propio de los micrófonos de la época, que Castillo era un criminal del Somocismo.

«Él partió para adentro de la casa, a la hora de los tiros afuera y sacó armas. Él tenía un arsenal adentro. Él salió aventando tiros para afuera y nos hirió a un compañero, entonces otro compañero lo tiró (le disparó de muerte)», comentó al entrevistador del clip original.

Tras el evento se desata un pequeño combate para entrar a la casa, según el relato, pero los guerrilleros que habían tomado posición defendieron el punto.

«Pero de allí Marcos habla por teléfono en medio del combate (haciendo) como si fuera Somoza y les dice que si hay más tiros al primero que vamos a matar es al embajador de Chile y accedía Sacasa y ya terminaron los tiros», afirmó.

Entre las peticiones que llevaban formuladas, la que menos esperaban ser aceptada era la publicación que pretendían sería hecha por el mismo Somoza, confesando sus mismos crímenes.

«Y pedíamos 5 millones de dólares, un avión para viajar a cualquier país, entonces, pero él dice que acepta hacer la comunicación a nivel nacional por los principales diarios del país y por radio, en cadena de radio y televisión», recordó el Comandante, a la vez que relató que el dictador solo prometió un millón de dólares.

Ese fue un éxito rotundo como ratificó el líder guerrillero, sobre todo porque lo que realmente necesitaban era la publicación y la entrega de los 16 presos, entre ellos dos de la Dirección Nacional.

OBJETIVO: PAZ Y JUSTICIA

El mediador fue el Cardenal Miguel Obando y Bravo (Q.E.P.D.). En sus relatos recuerda haber recibido la llamada para notificar lo sucedido a las 4:00 de la madrugada.

Obando, quien para 1978 lo tocó repetir como mediador durante el asalto al Palacio Nacional, recordó que eran tiempos muy complejos para los nicaragüenses.

«Nicaragua vivía momentos muy difíciles, era un momento de mucha polémica y ojalá que siempre apoyemos la paz, una paz que esté apoyada en la verdad, en el amor, en la justicia y en la libertad», recoge la publicación.

Precisamente coincidió en que la alternativa por la que optó el movimiento guerrillero, era el llamado a la justicia y el cambio que reclamaba el pueblo.

Ellos querían luchar por un cambio, decían que debían entregarse de lleno buscando el bien de los pobres, de la gente que tiene menos recursos y ahora me parece que se ha logrado algún cambio.

mem/ybb

también te puede interesar