Nicaragua

Chicha de maíz: la favorita de Nicaragua

En Navidad no puede faltar esta bebida en nuestra mesa. Lo cierto es que su frescura se agradece a toda hora

chicha
Chicha de maíz: la preferida de Nicaragua |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La chicha de maíz la disfrutamos todos los nicaragüenses en cualquier época del año, pero sin dudas en Navidad no puede faltar en nuestra mesa.

Su exquisito sabor y color rojo vivo que le aporta la frambuesa, la hace aún más apetecible, sobre todo en esta temporada cuando los colores invaden nuestras casas, calles y avenidas.

La bebida suele tomarse después de las comidas, pero lo cierto es que su frescura se agradece a toda hora.

A continuación, le compartimos dos recetas de la chicha de maíz. Escoja usted la de su preferencia y no olvide brindar.

Receta de la chef María Esther López

Ingredientes:

Dos libras de maíz blanco

Suficiente agua

Para la cocción

Tres litros de agua

1 tapa de dulce de rapadura en miel

Frambuesa al gusto

Vainilla al gusto

Modo de elaboración:

Limpie el maíz, lave y remoje 12 horas en suficiente agua, escurra y muela a grano grueso. Agréguele agua que lo rebase para que emerja la brosa y pueda desplumar o quitar la cáscara apoyándose con un colador.

Al restante agregue tres litros de agua, ponga en una olla, y a fuego regular cocine removiendo constantemente hasta que seque y la chicha se separe del fondo.

Tienda en una bandeja o superficie amplia para enfriar, palee o remueva enérgicamente unos minutos para sacar el calor, luego agregue la miel, remueva nuevamente y deje que enfríe totalmente.

Saborice y aromatice la chicha de maíz con frambuesa y vainilla al gusto. Diluya con agua y agregue azúcar al gusto. Sirva con hielo.

Receta de la página web recetasnicaraguenses.com

Ingredientes

Media libra de maíz

Tres litros y medios de agua

Tres tazas de azúcar

Un cuarto de taza de frambuesa

Un cuarto de taza de raspadura de dulce

Modo de elaboración

Primero se debe lavar bien el maíz, después en una pana cubrirlo con bastante agua y dejarlo remojando toda la noche.

Al día siguiente se bota esa agua y se lava nuevamente con agua limpia, se escurre y se muele de una forma que quede grueso. Posteriormente, se vuelve a lavar para quitarle la cascarita que desprende, se le añade un litro de agua y se pone a hervir moviéndolo de vez en cuando hasta que se cocine bien.

Cuando ya está cocinado, se deja enfriar y se le añade la raspadura de dulce disuelta en medio litro de agua. Se deja en una pana y al día siguiente se desbarata esta masa con dos litros de agua. Luego mezcla el azúcar de manera uniforme, por último, se le agrega la frambuesa.

Se recomienda ponerlo en la refrigeradora para que no se malee.

Mel/Ele

también te puede interesar