Nicaragua

Nicaragua: un pueblo de Dios, de la Virgen

Este 12 de diciembre para pedirle a nuestra madre, la santísima Virgen de Guadalupe, ue interceda ante su hijo para que en Nicaragua siga reinando la paz, expresó la Vice Presidenta, Compañera Rosario Murillo

Nicaragua-un-pueblo-de-Dios,-de-la-Virgen
Pueblo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Vice Presidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, deseó que este 12 de diciembre, cuando veneramos a la Virgen de Guadalupe, nuestra madre interceda ante su hijo para que en Nicaragua siga reinando la paz, se fortalezca la seguridad, la capacidad de convivir armoniosamente, fortaleciendo nuestros valores de familia.
En su habitual espacio informativo a través de los medios del Poder Ciudadano, recordó Rosario los duros tiempos que se han vivido en el país. Tiempos en el que los crímenes de odio, inexplicablemente, se ensañaron con tantos nicaragüenses.
Hemos sido capaces de reponernos de esa desgracia destructiva, de ese odio y, al reponernos, valoramos más y más la paz y la posibilidad del derecho que tenemos todos para que la paz se consolide, para que la tranquilidad sea. Eso es lo que queremos y merecemos, afirmó.
Este tiempo perdido, Nicaragua clama a Dios y a nuestra Madre, para que aquellos que tanto daño hicieron a su propia Nación, cambien y llenen su corazón de comprensión, de sensibilidad, cariño e inteligencia “para poder ver más allá de nuestros pies, de nuestros intereses propios y poder ver el sentimiento de las mayorías”.
La Compañera Rosario reafirmó que el Estado nicaragüense continúa garantizando esa tranquilidad y seguridad para las familias, para retomar los caminos de triunfo y victorias de la mano de Dios.
Todos los días son excelentes para dar gracias a Dios por todos sus dones. Nos encomendamos a Nuestro Señor la advocación de la Inmaculada Concepción, la advocación de la Santísima Virgen de Guadalupe
Este año, vivimos tiempos muy duros. Hoy estamos, en este diciembre, celebrando en grande el milagro de la paz que nos ha concedido nuestro señor Jesucristo, nos han concedido las distintas avocaciones de la Virgen María.
Este es un pueblo trabajador, de fe. Sabemos que Dios dispone grandes obras para Nicaragua. Dios lo ha dispuesto y nosotros recorremos ese camino, trabajando. Dispuestos a cambiar y seguir cambiando a Nicaragua para bien.
ale/mel

también te puede interesar