Nicaragua

¡Sin la gallina rellena no hay Navidad!

Nuestras tradiciones para estas fechas de celebraciones vienen acompañadas de un delicioso aroma y sabor

gallina-rellena
Gallina rellena |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Navidad en Nicaragua es sinónimo de alegría en los hogares. Todos, en familia celebramos esta fecha tan universal y que los nicaragüenses disfrutamos al máximo.

Pero nuestras tradiciones navideñas, sobre todo, vienen acompañadas de un delicioso aroma que sale de la cocina de nuestras madres y abuelas.

La Navidad huele a nacatamal, a pierna de cerdo, gofio, cajetas de varios sabores, caña de azúcar, caña piña considerada la mejor del mundo.

Tiene aroma a limones dulces, ayote en miel, chicha de maíz, chicha bruja y fresco de cacao. Pero, indiscutiblemente, nuestra Navidad huele y sabe a gallina rellena, una delicia que no falta en nuestra mesa.

Y si no tenemos a nuestra madre o abuelita cerca para que nos la prepare al mejor estilo tradicional, acá te mostramos la forma exacta para prepararla con sus respectivos ingredientes. Porque si de algo estamos seguros los nicas es que sin gallina rellena no hay Navidad.

Marinada

8 dientes de ajo

3 cebollinos

1 ramita de orégano fresco

2 hojas de laurel

Ralladura de una naranja

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharadita de limón-pimienta en polvo

2 cucharadas de sal

Jugo de una naranja

1 taza de mojo criollo

Bolsa plástica grande

Relleno

2 cucharadas de aceite canola

Sal y pimienta al gusto

½ libra de carne de guisar, en cuadritos de ½ pulgada

½ libra de masa de cerdo limpia, en cuadritos de ½ pulgada

2 cucharadas de aceite de oliva

½ cebolla española mediana en cubitos pequeños

4 dientes de ajo

1 zanahoria pequeña cortada en cubitos pequeños

1 papa roja mediana pelada y cortada en cubitos de ¼ de pulgada

3 cucharadas de pasta de tomate

3 cucharadas de aceitunas rellenas, cortadas en cuatro

1 onza de pasas

1 cucharadita de orégano seco

1 taza caldo de pollo o agua

PREPARACIÓN

En un mortero grande machaca los ajos, los cebollinos y la ramita de orégano. Vierte en un tazón con el resto de los ingredientes para la marinada. Mezcla bien.
Limpia la cavidad de la gallina y quítale el exceso de grasa. Colócala en la bolsa plástica y frótela muy bien con la marinada. Cierra la bolsa y lleva a la nevera. Deja reposar toda la noche, o por lo menos una o dos horas.
Coloca una cucharada de aceite de canola en una sartén grande y calienta a fuego mediano-alto. Añade sal y pimienta a la carne de guisar y sofríela durante tres minutos. Colócala en un recipiente. Repite los mismos pasos con la carne de cerdo.
Calienta dos cucharadas de aceite de oliva en la misma sartén y añade la cebolla y cocina durante tres minutos. Agrega el ajo, la zanahoria, la papa mediana, la pasta de tomate, las aceitunas, las pasas y el orégano y mezcla bien. Añade el caldo de pollo o agua, ajusta sabores y deja cocinar tapado durante una hora a fuego mediano bajo.
Deja enfriar el relleno a temperatura ambiente y saca el pollo de la nevera. Calienta el horno a 375º F. Rellena la cavidad del pollo y cierra con palitos de madera o de metal, o con hilo de cocinar.
Coloca en una bandeja de metal. Cubre con papel de aluminio y cocina a 375º F por 2 horas. Destapa y dora durante 30 a 40 minutos. La gallina estará lista cuando la temperatura interna llegue a 165º F.
Deja reposar 10 minutos antes de cortar. Y ya está listo para degustar. ¡Buen proveho!

Mel/Ybb

también te puede interesar