Nicaragua

La Purísima, un festejo de amor y paz en Nicaragua

Como cada mes de diciembre, la fiesta para rendir homenaje a la madre de Dios tiñe las calles de alegría y color

La-Purísima-un-festejo-de-amor-y-paz-en-Nicaragua
Festejos de La Purísima |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Acompañados del grito “¿Quién causa tanta alegría…?”, en todo el país continúan este fin de semana los festejos de La Purísima, una de las celebraciones más identitarias y de mayor arraigo popular entre la familias nicaragüenses.

Como cada mes de diciembre, la fiesta para rendir homenaje a la madre de Dios tiene lugar en todos los pueblos y ciudades de Nicaragua, pero con especial relevancia en León, segunda urbe en importancia, donde –según estudiosos- tuvo su expresión originaria en 1742.

La tradición se remonta a la evangelización iniciada por los frailes franciscanos, poco después que la imagen de la Virgen fue descubierta por un grupo de lavanderas en las aguas del Lago Cocibolca.

Desde entonces no son pocos quienes aseguran que la Santa Patrona los protege de los desastres naturales, las enfermedades, e incluso hizo cantar a un mudo, milagro este último que dio pie a la festividad actual.

De ahí que estas fechas son propicias para celebrar serenatas, comuniones y casamientos, aunque con el paso del tiempo la construcción de altares y carrozas enriquecieron la tradición, al realzar con música y vivos colores su carácter festivo.

De ese modo, la celebración de La Purísima da vida a vistosas romerías en las que familias se congregan para visitar los vistosos altares instalados en sitios públicos.

Tal es el caso de la Avenida de Bolívar a Chávez, en Managua, donde miles de personas se han dado cita por estos días para apreciar las hermosas decoraciones que reflejan las raíces culturales de nuestro pueblo. Las fiestas también incluyen procesiones acuáticas, acompañadas de cantos, pirotecnia, brindis de frutas, dulces y refrescos tradicionales que comparten los fieles devotos.

No en vano, esta celebración de amor y paz continúa expandiéndose en el presente en otros países, a través de los nicaragüenses que residen en ellos.

Y ante la clásica pregunta “¿Quién causa tanta alegría?”, nadie se equivoca. La respuesta unánime: “La Concepción de María”.

 

abc

también te puede interesar