Nicaragua

Política para la reconciliación es una práctica de paz

Tiene como objetivo fundamental fortalecer el estado social,democrático y de derecho

Política para la reconciliación es una práctica de paz
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La política nacional para una cultura de reconciliación, paz y no violencia que ha sido elaborada por el Gobierno Sandinista, promueve una cultura de paz.

La misma pretende unir principios, valores, actitudes comportamientos y estilos de vida para instaurar una cultura de paz, entendimiento y convivencia pacífica, armonía entre todas las familias nicaragüenses.

Es una cultura de paz multidimensional que toca todas las relaciones humanas y que se enraíza, primeramente, en las familias como espacio primario de socialización, el ámbito donde aprendemos formas de ser, y de convivir. Luego se irradia hacia otros espacios, la escuela, comunidad, centros de trabajo, espacios religiosos, en todos los lugares donde nos desarrollamos y convivimos.

Según explicó el diputado Carlos Emilio López que integra las comisiones de Justicia y Asuntos Jurídicos de Niñez, Juventud y Familia de la Asamblea Nacional, la primera etapa de consulta que está por concluir no solo es la promoción de un discurso, sino la promoción de una práctica de paz.

La paz es una de las aspiraciones primarias de la sociedad. La búsqueda del bien común y los derechos plenos, es un anhelo global de todas las culturas, aseveró el parlamentario durante una intervención en el programa Revista en Vivo que transmitió Canal 4 en la mañana de este martes.

Esta política pretende profundizar, consolidar, de vivir y existir y resolver los problemas en la vía del diálogo y la tolerancia. Por eso va dirigida a las personas, familias y comunidades. Tiene como centro a los seres humanos pero participan todas las instituciones de gobierno de forma sistémica coordinada, entre ellos los Ministerios de familia, educación, juventud, salud.

Tiene como insumo, base y fuente el cristianismo, sus valores y principios; los ideales socialistas que pregonan el bien común y el bienestar de toda la sociedad; la solidaridad, en tratar de identificarse con los problemas, necesidades y aspiraciones de todos los grupos humanos nicaragüenses.

Otra fuente de esta política es el ordenamiento jurídico nacional e internacional, se alimenta de los tratados internacionales de derechos humanos que el estado nicaragüense ha firmado y ratificado en todos los ámbitos (niñez, familia, mujer, juventud, medio ambiente, desarrollo)

Y se nutre, además, de la Constitución política de la República y de todas sus leyes secundarias. Por eso es que la política establece como objetivo fundamental fortalecer el estado social democrático y de derecho teniendo como guías los principios fundamentales de la nación: libertad, justicia, igualdad, equidad, participación social y comunitaria, la democracia representativa y participativa.

Es una manera de apropiarnos de formas de comunicarnos y resolver nuestros problemas por vías pacíficas y métodos alternos a la solución de conflictos. Que usemos el diálogo, la empatía y el entendimiento para resolver nuestras diferencias.

Es una política proactiva, preventiva que trata de evitar los conflictos y todas las formas de violencia física, psicológica, sexual, patrimonial, de parejas y entre las generaciones, por lo que tiene una perspectiva generacional e intercultural.

La idea es que independientemente de las diferencias que tengamos en cuanto a sexo, color de la piel, religiosas o políticas, podamos convivir y coexistir de forma pacífica y armónica.

“Que exista respeto entre hijos, padres y abuelos; dentro del matrimonio. Que respetemos a los pueblos originarios y afrodescentientes y la diversidad cultural, reconociendo que somos constitucionalmente, una nación multicultural, plurilingüe y multiétnica”, resaltó Carlos Emilio López.

Respetemos las tradiciones, las costumbres culturales y religiosas de cada comunidad. Aprendamos a vivir en unidad en medio de la diversidad, afirmó.

Transitar de la práctica a la teoría

Hay dos paradigmas fundamentales para la puesta en marcha de estas políticas y nuestro Gobierno ha optado por la que aconseja ir de la práctica a la teoría, de la transformación y acción a los modelos conceptuales.

Por eso todo lo que plantea esta política está basada en cada uno de los modelos, programas y prácticas establecidas por el Buen Gobierno en estos 12 años que han logrado disminuir la mortalidad infantil y materna, incrementar los niveles de nutrición, disminuir la violencia, etcétera.

Cada uno de los programas que ha creado e impulsado el Gobierno Sandinista tiene como centro a las personas y las familias en sus comunidades. Entre ellos el programa Amor por los Más Chiquitos, las hojas ruta para la erradicación del trabajo infantil, los de nutrición educativos y comunitarios, las escuelas de valores, las de madres y padres, los círculos infantiles, entre otros muchos.

El diputado refirió además que esta política pretende estimular el emprendedurismo, todas las capacidades creativas de las familias nicaragüenses.
mem/ybb

también te puede interesar