Nicaragua

¡Celebramos 12 años de la Gran Victoria del Pueblo!

El 5 de noviembre de 2006 el FSLN, con Daniel Ortega al frente, volvió al poder tras 16 años de gobiernos neoliberales

Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, y la Compañera Vicepresidenta Rosario
Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, y la Compañera Vicepresidenta Rosario |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los nicaragüenses celebramos este lunes 12 años de la Gran Victoria del Pueblo en las elecciones del 5 de noviembre de 2006.

Tras 16 años de gobiernos neoliberales, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), con Daniel Ortega al frente, volvió al poder en Nicaragua para dejar atrás el grave retraso en los servicios de salud y educación; una economía en bancarrota y un evidente retroceso económico y social.

A propósito de la fecha, los pinoleros ratificamos el compromiso de fe y esperanza para seguir cambiando el país, con el Comandante Presidente Daniel Ortega y la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo, al frente de los destinos del país, tras la fracasada intentona golpista, financiada y dirigida por Estados Unidos y sus aliados internos.

Sin dudas, el retorno del Comandante Daniel Ortega al frente del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha marcado una nueva ruta para reconstruir el país y sus instituciones, al servicio de las grandes mayorías.

La nefasta época neoliberal marcada por los gobiernos de Violeta Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños dejaron una secuela política de dependencia alimentaria, producción interna precaria y alta dependencia extranjera, que gracias a las políticas impulsadas por el Gobierno Sandinista hoy son solo un triste recuerdo.

En ese entonces, la política productiva estaba dirigida a desactivar las iniciativas de los productores campesinos, desestabilizar las cooperativas y la pequeña y mediana producción.

Poco a poco esa política de desmantelamiento de los logros de la Revolución se fue revirtiendo a grandes costos, pero se tradujo en importantes transformaciones para beneficio de la población; mejores servicios para los pequeños, medianos y grandes productores; incentivar la producción de alimentos y cuidar el medio ambiente para una mejor producción de alimentos sanos.

Con el Gobierno Sandinista, se brindó apoyo a la micro, pequeña y mediana producción de alimentos, con el Programa Productivo Alimentario (Hambre Cero), el Programa PRORURAL, préstamos a intereses justos y Programa Usura Cero, la creación del Banco Produzcamos, comercialización selectiva y ocasional, incluyendo importaciones para mantener los equilibrios de mercado (ENABAS).

Entre otras medidas se creó el Programa Alimentario de Semillas, un proyecto de alimentos por trabajo y alimentos por emergencias para familias en necesidad.

Igualmente, se destinaron alimentos escolares a todos los niños de primaria a nivel nacional, así como controles a los Mimados dela Revolución Sandinista para identificar y reducir la desnutrición crónica.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional también trazó la meta del Programa Productivo Alimentario para erradicar el hambre, la desnutrición crónica, la pobreza extrema y desempleo entre familias, el aumento de la producción e incentivar el consumo de alimentos del país.

Se entregaron recursos a través de los programas sociales a importantes sectores de mujeres campesinas pobres, y se destinaron recursos para mejorar las condiciones de producción en todo el territorio nacional.

Desde hace varios años además se entrega a mujeres cabezas de familia, del campo, un Bono Productivo alimentario que les permite además de garantizar la alimentación familiar, ser poseedoras de un bien que mejore sus condiciones de vida a través del comercio de sus productos.

Hasta el año 2011 estos sectores producían 2.7 millones de galones de leche, 15 millones de huevos, 11 mil 74 cerdos.

Gracias a las iniciativas gubernamentales, se ampliaron los préstamos a tasas justas, para mujeres y familias en todo el país; a los trabajadores del Estado con salarios menores se les beneficia con bonos solidarios, mientras el Programa Usura Cero ha logrado colocar créditos blandos que ha incentivado el trabajo digno.

En materia energética desaparecieron los apagones de entre seis y 12 horas de la época neoliberal. Se extendió la cobertura del servicio de energía eléctrica domiciliar, del 45 a más del 95 por ciento, con la meta de llegar al 99 por ciento en 2021.

Respecto a los avances en salud, se reconoce la extensión de los servicios médicos a la mayoría de la población, logrando reducir en gran medida las muertes maternas con la casas de la mujer que permiten acercar ese servicio a mujeres embarazadas que viven en zonas alejadas del país.

Otro de los logros del Gobierno Sandinista es la educación gratuita, primaria y la secundaria a distancia, la educación técnica, y la ampliación de las escuelas de oficios.

A través de las Alcaldías municipales se han construido y mejorado parques, espacios de recreación y se ha dotado de juegos para los niños a esos centros de diversión de las familias.

Sin dudas, la visión del país ha cambiado con una amplia red de carreteras, puertos, aeropuertos, caminos, red de puentes vehiculares y peatonales, proyectos de alcantarillado sanitario, entrega de viviendas y construcción de obras sociales que mejoran la vida de la población del campo y la ciudad.

Los nicaragüenses celebramos hoy 12 años de luchas con el compromiso de ir por nuevas victorias con el Buen Gobierno del Presidente Daniel al frente.
mem/ele

también te puede interesar