Nicaragua

Palabras del Compañero Denis Moncada, Canciller de Nicaragua en la Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA (02/08/2018) (Texto íntegro)

Los Asuntos Internos de Nicaragua deben y tienen derecho a resolverlo l@s nicaragüenses, dijo Moncada

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Señora Presidenta, en primer lugar, un cordial Saludo a tod@s l@s Representantes, Observador@s, Personal de la Secretaría.
Usted sometió a consideración el Proyecto del Orden del día, pero a una velocidad extraordinaria, que varios Países nos anotamos para pedir la palabra sobre el Orden del Día y usted no cedió la palabra para ese Punto.

Me estoy refiriendo a eso porque Nicaragua, con relación al Proyecto de Orden del Día deseaba expresar precisamente no estar de acuerdo, uno, con la Convocatoria del Consejo Permanente por cuanto Nicaragua no ha dado su parecer, su aquiescencia para esa Convocatoria. No estamos de acuerdo con el Orden del Día porque es natural que si no estamos de acuerdo con la Convocatoria, por consiguiente no nos parezca también el Orden del Día.

Señora Presidenta, con el Proyecto de Resolución tampoco Nicaragua está de acuerdo; porque Nicaragua ha reiterado muchas veces acá que los Asuntos Internos de Nicaragua deben y tienen derecho a resolverlo l@s nicaragüenses. Ese es un Principio del Derecho Internacional que todos los Países aquí representados debemos tener en cuenta, y sobre todo ser respetuosos.

Y, Señora Presidenta, solicitarle desde ahorita el uso de la palabra posteriormente, para continuar reafirmando lo que ya Nicaragua ha dicho: ¡No estamos de acuerdo con la Convocatoria de este Consejo Permanente! ¡No estamos de acuerdo con el Proyecto de Resolución, por mucho maquillaje que se le ha dado en Reuniones de Grupos de Trabajo, porque en la esencia sigue teniendo el mismo Espíritu: incidir, intervenir, hacer injerencia en Nicaragua, cuando, reitero y repito algo tan obvio y elemental que es, que Nicaragua es un Estado Libre, Independiente y Soberano, y no hemos pedido ayuda, apoyo al Consejo Permanente de la OEA para que analice una situación propia de Nicaragua, propia del Estado Libre de Nicaragua.

No aceptamos, no admitimos, rechazamos todo lo que se está actuando en este Consejo Permanente, desde su Convocatoria, desde el Orden del Día, desde las modificaciones, así como la forma bastante grosera, Señora Presidenta, y ahí me disculpa, de haber suspendido la Reunión en la mañana, sin haberla sometido a consideración y a la decisión de l@s Delegad@s, de l@s Representantes de todos los Países de América Latina y el Caribe. Esos Procedimientos no son legales, no son reglamentarios, no son lícitos, constituyen una barbarie en un Organismo Internacional, y la OEA es un Organismo Internacional, Regional, del Hemisferio Occidental.

Señora Presidenta, eso es lo que quería expresar por este momento, y me reservo el derecho de hacer uso de la palabra de forma debida y con el debido y mutuo respeto, Señora Presidenta. Muchas gracias.

Señora Presidenta, Estimad@s Colegas, esta nueva Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA se realiza sin la anuencia ni la aceptación del Gobierno de Nicaragua.

Para el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, los Principios que deben regir a esta Organización están plasmados en su Carta Constitutiva para afianzar la Paz, la Justicia, el Respeto a la Independencia, a la Soberanía, y fomentar la Solidaridad entre sus Estados.

Muy claramente la Carta de la OEA establece un límite a sus facultades, y una expresa prohibición de intervenir en los Asuntos de la Jurisdicción Interna de los Estados Miembros. Dicha prohibición está siendo irrespetada e incumplida por algunos Estados Miembros, transgrediendo la Carta de la OEA, produciendo daños y perjuicios al Estado, al Gobierno y al Pueblo de Nicaragua, actitud carente de Fraternidad y Solidaridad, lo que obliga a los Estados Miembros a reflexionar seriamente sobre las responsabilidades que ello implica.

Observamos que nuevamente en esta Quinta Sesión del Consejo Permanente, convocada para continuar una actitud de hostigamiento y revanchismo político-diplomático contra Nicaragua, se trata de imponer una Resolución que no cuenta con la anuencia ni la aprobación del Gobierno de Nicaragua, y no ha sido solicitada por nuestro País. Esto amerita un serio análisis por los Países Miembros de esta Organización para no aprobar la Resolución propuesta que en estos momentos se discute.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la República de Nicaragua, expresa su firme rechazo a la Convocatoria de esta Sesión del Consejo Permanente por no contar con la aprobación del Gobierno de Nicaragua, presentando nuestra más enérgica protesta y desacuerdo al Proyecto de Re-solución del Consejo Permanente presentado por las Delegaciones de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, por ser una acción inamistosa e injerencista en los Asuntos Internos que conciernen única y exclusivamente al Pueblo nicaragüense.

Nuestro Gobierno condena enérgicamente esta maniobra política-diplomática de carácter intervencionista, que sin el consentimiento del Gobierno de Nicaragua se ha presentado en el Plenario del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos en un acto de injerencia en los Asuntos Internos de nuestro Estado y de violación a nuestra Soberanía Nacional; lo cual rechazamos y condenamos.

El Gobierno de Nicaragua no acepta la conformación de ninguna Comisión Especial o Grupo de Trabajo, o como se quiera llamar, del Consejo Permanente de la OEA, para tratar sus Asuntos Internos; y no aprueba todas las Reuniones del Consejo Permanente que con esos mismos fines se realicen, sin la anuencia de nuestro Gobierno.

Rechazamos en todas y en cada una de sus partes esta Resolución que no tendrá ninguna validez ni carácter vinculante para Nicaragua. Lo más prudente y razonable es no aprobarla. En todo caso, nuestro País no recibirá en su Territorio a ninguna Comisión Especial, Grupo de Trabajo, o como se le quiera llamar, que organice este Consejo Permanente sin la voluntad expresa del Gobierno de Nicaragua.

Señor@s Embajador@s, este tipo de precedentes no le conviene a la mayoría de Países aquí representados. Esta posición del Gobierno de Nicaragua la planteamos en el momento en que el intento de Golpe de Estado en contra del Presidente Daniel Ortega ha sido neutralizado; Nicaragua restaura paulatinamente su Vida Cotidiana y su Actividad Económica y Productiva.

Continuamos sosteniendo, que el Diálogo entre nicaragüenses es la Ruta para alcanzar de forma consensuada la solución de los problemas de Nicaragua, la Restitución de la Paz, la Estabilidad, la Seguridad y Prosperidad de todo el Pueblo de Nicaragua. Reiteramos a este Consejo Permanente, que Nicaragua está resolviendo su situación interna en el marco del Estado de Derecho y del fortalecimiento progresivo de la Insti-tucionalidad Democrática Electoral.

Señora Presidenta, Estimad@s Colegas, exhortamos a los Estados Miembros de esta Organización a actuar con prudencia, mesura y ponderación, para que se respete la Soberanía y la Dignidad Nacional de l@s nicaragüenses a quienes les compete resolver sus Asuntos Internos, con la Cooperación Internacional, cuando así lo solicite nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. Muchas gracias, Señora Presidenta.

-000-

Señora Presidenta, en las Intervenciones que se han realizado la tarde de hoy, se ha referido a un nuevo elemento que se agregó a la Resolución, referido a consultas con el Gobierno de Nicaragua.

Nosotros queremos ser empáticos, ese tipo de ficciones, ese tipo de maquillajes de una Declaración que se realiza en Grupos de Trabajos cerrados y muy sectoriales, no cambia lo planteado inicialmente por la Delegación de Nicaragua.

Nosotros insistimos en que, nuestro Gobierno condena enérgicamente esta maniobra política-diplomática de carácter intervencionista, que sin el consentimiento de nuestro Gobierno se ha presentado en este Consejo Permanente en un acto de injerencia en los Asuntos Internos de nuestro Estado y de violación a nuestra Soberanía Nacional, lo cual rechazamos y condenamos.

Ya dijimos que no tiene ninguna validez esta Resolución, en ninguna de sus partes, ni carácter vinculante para Nicaragua, y que lo más prudente y razonable, Señora Presidente, Señor@s Embajador@s, es precisamente no aprobarla. Eso es lo más prudente y razonable en esta Organización de Estados Americanos donde cada uno de nosotros representa a su País. Es saludable, es recomendable, es prudente, es razonable, no aprobar la Resolución que ha sido planteada.

Señora Presidenta, Estimad@s Colegas, de esta forma reiteramos la posición del Gobierno de Nicaragua. Agradecemos a las Delegaciones de los Países Amigos que han expresado su apoyo a Nicaragua, y solicitamos a tod@s l@s Representantes de los diferentes Países, más reflexión sobre la situación de Nicaragua, no caer en actitudes de injerencias, de perjuicio y daño que se realice al Estado y al Pueblo de Nicaragua, y reflexionar sobre la responsabilidad Política-Jurídica que adquieren los Estados en el seno de un Organismo como este, al tomar decisiones que afectan, no solo a Nicaragua, sino también a la Región Centroamericana y a los demás Países de América Latina y el Caribe.

Con una Resolución de ese tipo, de injerencia en Nicaragua, se toman decisiones que vuelven atrás, a décadas, las funciones históricas y tradicionales de la Organización de los Estados Americanos como el Ministerio de Colonias, el Ministerio de Colonias que cumplía su misión y sigue cumpliendo su misión de injerencia e intervención.

No es casual la ubicación de este Edificio de la Organización de los Estados Americanos, calle de por medio de la Casa Blanca y a pocos pasos del Departamento de Estado, para que encontremos la naturaleza y la envergadura de las misiones que cumplían para dominar a nuestros Pueblos, para sojuzgar a nuestros Pueblos, y para seguir señalando las directrices de lo que deben hacer en contra de aquellos Países y de aquellos Gobiernos que no coinciden con el consenso de Washington.

Nicaragua no va a coincidir con el consenso de Washington a partir de actitudes injerencistas, actitudes intervencionistas de la OEA o de otro Organismo Internacional. Muchas gracias señora Presidenta.

-o0o-

Señora Presidenta, si realmente no se quiere dejar en mal predicado a este Consejo Permanente, lo más sano, lo más correcto es dejar diferido la aprobación de la Resolución propuesta.

Much@s Delegad@s no están clar@s, hay tanta confusión que someter a votación en este momento, es someter al Consejo Permanente y a l@s Estimad@s Delegad@s a una situación tan dudosa que va a ser difícil saber qué es lo que se va a votar.

Circularon tantas variantes de Proyectos de Resolución, tantas Propuestas y Contrapropuestas, tantos comentarios orales sobre las Propuestas que no se estila mucho, sino escribir y redactar las Propuestas en los Documentos y someterlas a consideración del Consejo.

Estamos aquí ante una situación anómala, violatoria de Reglamentos, violatoria de la práctica que ha sido tradicional en el Consejo Permanente de la OEA. Someter a votación en estas circunstancias, realmente es aprobar algo que l@s Delegad@s no van a saber a ciencia cierta qué es lo que se ha aprobado, qué es lo que se sometió a discusión, qué es lo que se sometió a debate; hay una total confusión sobre tanta variedad de Resoluciones, por lo que cabe sanamente es, diferir la discusión de esta situación y suspender la Sesión, Señora Presidenta. Muchas gracias.
-o0o-

Señora Presidenta, nuestro agradecimiento a l@s Señor@s Delegad@s que han razonado, que han reflexionado y que han apoyado a Nicaragua en esta situación. Y queremos decir, que la OEA si algún compromiso histórico sigue cumpliendo, es lo que todos conocemos en la historia de esta Organización, la de ser el Ministerio de Colonia diseñado por los Estados Unidos para ejercer permanentemente su intervención, su injerencismo, su trabajo de subordinar a Estados y Gobiernos de este Hemisferio Occi-dental; que no defienden ni representan los intereses de las grandes mayorías excluidas de este Hemisferio.

Ese es el papel histórico de la OEA. Eso es lo que ha hecho, y eso es lo que continúa haciendo; y en este caso concreto, de forma reiterativa el Consejo Permanente de la OEA incansablemente viene convocando a Sesiones y Sesiones, para intervenir, para realizar una injerencia directa en los Asuntos Internos de Nicaragua.

Algunos Sectores del Gobierno norteamericano son mentores del Golpe de Estado contra el Gobierno legítimamente constituido de Nicaragua. Y ellos lo saben muy bien, saben que al interior de nuestro País ha retornado la Calma, la Paz, la Libre Circulación de Personas y Mercancías, el Comercio vuelve a florecer y la Vida Cotidiana es restituida; se restaura la Vida cotidiana de tod@s l@s nicaragüenses.

Ya no hay más torturas, más incineraciones de personas, saqueos, porque ya no hay tranques sostenidos por grupos terroristas y vandálicos de la Derecha. La Policía, antes obligada a replegarse a sus Delegaciones por petición de algunas Autoridades Eclesiales, y de Dialogantes, volvió a la calle para restablecer el Orden y la Seguridad. Esto permitirá a l@s nicaragüenses, avanzar en el Camino de la Paz, la Unidad y la Reconciliación Nacional.

El Golpe de Estado en Nicaragua ha sido derrotado, y con ello, se han frustrado las pretensiones imperiales de derrocar al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional legalmente constituido. Ahora, recurren a las amenazas, la presión y el chantaje con las Organizaciones Internacionales y con los Organismos Financieros Internacionales, para dañar la Economía del País.

L@s nicaragüenses continuaremos haciendo los mejores esfuerzos, para avanzar en Paz, con Diálogo, Estabilidad y Progreso en la Tierra de Sandino y de Darío. No permitamos en este Consejo Permanente que la OEA continúe haciendo su papel histórico, nefasto, en la Historia de América Latina y el Caribe; no permitamos que continúe siendo la punta de lanza del Imperio norteamericano para avasallar a los Pueblos del Hemisferio Occidental, a los Pueblos de América Latina y el Caribe.

En las manos de Ustedes, en el pensamiento de Ustedes, en la actitud de los Representantes de los Gobiernos y Pueblos de América Latina y el Caribe, está parte de las decisiones de evitar y ponerle freno a una actitud intervencionista e injerencista de los Estados Unidos de Norteamérica. Muchas gracias, Señora Presidenta.
mem

también te puede interesar