Nicaragua

Líder de UNEN exhorta a buscar la paz

El joven Leonel Morales fue secuestrado y se recupera de las graves heridas recibidas por terroristas de la derecha

El joven Leonel Morales fue secuestrado y se recupera de las graves heridas recibidas por terroristas de la derecha
El joven Leonel Morales fue secuestrado y se recupera de las graves heridas recibidas por terroristas de la derecha |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El joven dirigente de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), Leonel Morales, se recupera satisfactoriamente de las graves heridas de bala y de otras lesiones recibidas el pasado 13 de junio cuando fue secuestrado por terroristas pagados por golpistas de la derecha, quienes tenían la orden de asesinarlo a como diera lugar.

Leonel Morales participó en la Mesa del Diálogo Nacional donde, en representación de la UNEN, denunció la imposición de los tranques realizada por los terroristas en diversas ciudades, hecho que propició la ocurrencia de aberraciones, como violaciones, torturas, asesinatos y robos.

Leonel Morales recibió un balazo en la mandíbula y otros dos en la zona abdominal. Además, fue pateado y golpeado, mientras le gritaban que iban a matarlo. Estuvo secuestrado en cada uno de los tranques que los terroristas levantaron en la zona de la UPOLI, Rafaela Herrera, en el barrio 8 de Marzo, en Villa Miguel Gutiérrez y otros lugares, hasta que sus captores lo tiraron a un cauce al creerlo muerto.

La doctora Virginia García, del equipo médico que atiende al joven, explicó que ingresó al hospital en estado de coma, pero gracias a la excelente atención médica y a Dios, logró superar la etapa más delicada y se recupera lentamente.

Su condición era grave, venía entubado, conectado a un ventilador portátil, traía una sonda por un hemoneumotórax provocado por una bala. Además, estaba recién operado de una laparotomía exploratoria, por una herida en el abdomen, detalló.

“Estoy eternamente agradecido con Dios porque Él es el único que me ha sanado junto con los doctores y enfermeros del hospital. Estoy profundamente agradecido porque Dios ha puesto ángeles en mi camino desde esa noche que me secuestraron”, expresó Leonel.

“Algunas personas han dicho que lo que me pasó es mentira, pero es cierto, me secuestraron. Eran alrededor de 20 motos junto con la camioneta. Me llevaron de barricada en barricada celebrando porque decían ‘ahí viene el sapo de Leonel, el que estaba en el diálogo’. Todos decían ‘hay que quemarlo, hay que matarlo a ese sapo’”, comentó.

Me pusieron en la tina de la camioneta, me apuntaron con pistolas de todo tipo, fue ahí cuando me pegaron el primer tiro en la cabeza y perdí el conocimiento. Este tiro me fregó todo el rostro, me lo desbarató. Me desmayé completamente. Después parece que se detuvieron cerca de un cauce, me tiraron en la carretera y volví en mí. Cuando se percataron que estaba vivo comenzaron a dispararme. Gracias a Dios había un cauce, me tiré, me hice el muerto y esperé a que se fueran, relató.

Posteriormente logró pedir ayuda a un ciudadano que pasó cerca del lugar, quien junto con otros vecinos llamó a la ambulancia y a la policía.

“Yo quiero que haya paz sinceramente, el gobierno, nuestro Comandante Daniel, nuestra Primera Dama, igual han trabajado para construir la paz. Yo quisiera andar por la calle, quisiera andar por todos los eventos (marchas por la paz y la justicia). Yo hubiera querido estar en la plaza el 19, hubiese querido estar en el Repliegue. Aquí está mi bandera (muestra la del FSLN). Yo les digo a las personas que andan con la bandera (de Nicaragua) en el cuello, en la espalda, en las manos. Esa azul y blanco se lleva en el corazón, no se lleva en otro lugar y solo por tener una ideología política le van hacer esto a las demás personas, no es justo”, valoró.

Les pido a los jóvenes que vean la realidad, lo que está pasando en Nicaragua, que vean mi caso que solo por estar en el diálogo vean lo que me pasó. Andan pidiendo justicia por las personas que están presas, pero qué pasa con las personas que están en los hospitales, por las personas que se están muriendo, por las personas que están buscando cómo recuperar la vida que tenía, exhortó Leonel.

Ahí anda la CIDH, los Derechos Humanos, pero no han venido donde yo estoy, para nada. Les digo a los jóvenes que tomen conciencia y vean la realidad, que no se dejen guiar por lo que se diga en las redes sociales, expresó el joven.
mem/ana

también te puede interesar