Nicaragua

Entrevista al Presidente-Comandante Daniel Ortega de la periodista Patricia Villegas a través de TELESUR 24/7/2018 (Texto íntegro)

Periodista Patricia Villegas: Saludamos a esta hora, desde la Ciudad de Managua, Capital de Nicaragua, al Presidente de este país centroamericano, al Comandante Daniel Ortega. Comandante, muchas gracias por este tiempo para TELESUR, en Inglés y en Español. Daniel: Gracias, Patricia. Patricia Villegas: ¿Cómo llega a Nicaragua una situación como la que se ha vivido […]

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Periodista Patricia Villegas: Saludamos a esta hora, desde la Ciudad de Managua, Capital de Nicaragua, al Presidente de este país centroamericano, al Comandante Daniel Ortega. Comandante, muchas gracias por este tiempo para TELESUR, en Inglés y en Español.

Daniel: Gracias, Patricia.

Patricia Villegas: ¿Cómo llega a Nicaragua una situación como la que se ha vivido en los últimos tres meses? ¿Cómo le pasa esto a la Revolución Sandinista?

Daniel: Realmente, esto no es más que la acumulación de la violencia, que no había desaparecido de nuestro país. Es decir, aquí alcanzamos la Paz, y luego, en el período del 90 al 2007 que tuvimos otros Gobiernos; o sea, nosotros entregamos el Gobierno en el año 1990 después de las elecciones, y los Gobiernos que llegaron al poder representaban al Somocismo que había sido derrocado; por lo tanto, llegaban con toda la intención de volarle la cabeza al Sandinismo, extinguir al Sandinismo.

Eso hizo que cada elección a las que nos tocó ir, durante esos 17 años fuimos a tres elecciones, ahí se unían todos los grandes grupos económicos, venían los representantes del Gobierno norteamericano a decirle al pueblo que no había que votar por el Frente porque volvería la guerra con los Estados Unidos. Sembrar el temor en la población.

Mientras tanto, grupos extremistas que habían sido de la Contra, que no entendían la paz, ni entendían la Reconciliación, se movilizaban en el campo, asesinando sandinistas; hubo muchos asesinatos de sandinistas durante ese período, y el Ejército hacía su rol buscando cómo controlar a estas bandas armadas, que asesinaban también a familias campesinas simplemente porque no se prestaban a brindarle el apoyo que ellos querían.

Y fueron cayendo también estos grupos que les llamamos delincuenciales, fueron cayendo en vínculos con el narcotráfico que opera en las zonas fronterizas, presentándose siempre, sí, como “Luchadores por la Libertad”, buscando cómo desaparecer al Sandinismo. Es decir, no les bastaba tener el Gobierno, sino que querían extinguir al Sandinismo.

Y cuando nosotros logramos llegar de nuevo al Gobierno en el año 2007 estos grupos cobraron mayor relevancia ya, a tal grado que los medios de prensa de la derecha los empezaron a destacar como “luchadores por la Libertad”, y se empezaron también a proyectar a través de las redes, a través de los medios de comunicación, desde Miami, desde Costa Rica, donde sentaron bases ellos en Costa Rica, en Miami, y los medios de comunicación de la Derecha aquí en Nicaragua resaltándolos, presentándolos como que eran combatientes que estaban luchando contra un Sandinismo que venía de nuevo a traer la guerra a Nicaragua, cuando más bien se marcó un Período de Paz, de Estabilidad, de Entendimiento, de Reconciliación.

Pero a pesar de eso, se mantenían vivas esas bases de lo que fue el Somocismo, de lo que fue la Contra; una parte de la Contra se reconcilió, incluso se alió con nosotros, pero otra parte nunca se reconcilió, y es la que se ha mantenido en esta actitud.

Patricia Villegas: Y es la que se ha expresado en estos últimos tres meses.

Daniel: Y se expresan en el liberalismo, en el Partido Liberal que es el Partido de Somoza, ¡es somocismo! O sea, aquí estamos enfrentando de nuevo al Somocismo.

Patricia Villegas: ¿Es una reedición de la guerra de los 80?

 

Daniel: Así es, en una nueva circunstancia donde ellos empezaron a organizar a estos grupos, empezaron a asesinar en el campo, no solamente a sandinistas, sino también a atacar a la Policía; pequeñas unidades de policía en el campo las tomaban, mataban a los policías, los asesinaban. Luego, cuando la Policía actuaba y lograba combatirlos, y caían en combate, entonces eran “mártires”, y venían los Derechos Humanos de todos lados a abogar por los “mártires”, y la prensa de derecha aquí, igual, y los organismos de derecha aquí presentándolos como víctimas a estos criminales. ¡Es una campaña permanente! Por lo tanto, como digo, aquí se venían acumulando fuerzas de la violencia, del revanchismo, del odio, que no logró desaparecer en estos años donde logramos 11 años de estabilidad, de seguridad, de paz, pero con esa persistencia.

Patricia Villegas: ¿Qué rompe el equilibro en esta oportunidad, exactamente lo que dicen los medios internacionales, la propuesta suya, de su Gobierno, de hacer una reforma provisional, ¿eso es lo que rompe ese equilibro o esa latencia, digamos, pero con una predominancia, por supuesto, del Sandinismo en el ejercicio del poder en cabeza suya?

Daniel: Realmente ese fue un elemento, la ruptura se empieza a presentar a partir de lo que era el entendimiento, la Alianza en el orden económico, que se tenía con los empresarios nicaragüenses; empresarios que no eran sandinistas, lógicamente, empresarios que no olvidaban el período del triunfo de la Revolución donde la mayoría de ellos se fueron para Miami, que apoyaron a la contrarrevolución la mayoría de ellos, no todos, pero la mayoría sí.

Entonces, parte de estos empresarios se acogieron a lo que fue la apertura nuestra de buscar una alianza entre los trabajadores, los empresarios y el Gobierno, que le permitiera a Nicaragua con una economía muy frágil; sabés que es la segunda economía después de Haití, en fragilidad, que pudiese crecer, crecer de una forma sostenible, creciendo la economía nicaragüense,
mejorando las condiciones del país, ganando los mismos empresarios; los empresarios ganaban y yo diría que estaban contentos, estaban satisfechos.

Patricia Villegas: ¿Y por qué si les iba bien se hace esa fractura?

Daniel: ¿Por qué viene la fractura? Porque en los Estados Unidos ahí ha estado siempre un grupo de Congresistas asentados en la Florida, enemigos cerrados de todo lo que es Revolución, son los enemigos de Cuba, enemigos de Venezuela, y por lo tanto, enemigos también de Nicaragua. Son los que acogieron a los contrarrevolucionarios en los años 80, esos Congresistas norteamericanos, los que promovían el financiamiento de la guerra en los Estados Unidos contra Nicaragua en los años 80.

Entonces, ellos no podían entender ni podían asimilar que el Frente hubiese retornado al Gobierno, ¡no lo podían! Después que habían luchado para que no retornáramos por la vía electoral, que al final hubiésemos retornado por la vía electoral, no lo podían entender, no lo podían aceptar. Y ahí vino toda una campaña, ¿para qué?, para irle quitando a Nicaragua lo que llaman los norteamericanos cooperación, que más bien nosotros lo vemos simplemente como una inversión, porque Nicaragua le presta servicios a Estados Unidos combatiendo al narcotráfico y al crimen organizado; además, el número de migrantes que van de Nicaragua hacia Estados Unidos es muy poco. Es decir, le brinda una contribución invalorable en relación con lo que Estados Unidos le entregaba a Nicaragua, pero empezaron a hacer los cortes.

Y luego, lo que vino a sacudir más a esta Alianza fue la Iniciativa que se conoce como Nica-Act, una Ley dirigida a bloquearle a Nicaragua el acceso a los fondos de los organismos internacionales. Eso partió a los empresarios: Unos empresarios apoyando a la Nica-Act y haciendo gestiones para que se aprobara la Nica-Act; otros empresarios no estaban de acuerdo con la Ley Nica-Act, porque entendían que iba a hacerle un daño devastador a todo el país, no se trataba de dañar al Gobierno, era dañar toda la economía nacional.

Entonces ahí empezó la fractura, la fractura que ya dividió al bloque empresarial en el entendimiento que tenía con el Gobierno, que era un entendimiento estrictamente en el orden económico-comercial, no era político; ellos, políticamente, ideológicamente, lógicamente no calzaban, y cada vez que podían y que se pronunciaban, siempre marcaban en aspectos de orden político institucional su crítica hacia el Gobierno de Nicaragua.

Patricia Villegas: Ahora, esos empresarios han declarado también en las últimas horas, usted lo ha hecho en la plaza pública, que una de las perdedoras de estos tres meses de violencia es la economía del país, las proyecciones de crecimiento son bastantes menores que las que se planteaban al principio del año.

¿Usted ha vuelto a dialogar con ellos? ¿Usted se volvería a sentar aquí? ¿Usted haría nuevamente un Acuerdo con ese grupo empresarial, para la prosperidad del país, como lo hizo en aquel momento; o eso ya está negado dado que usted identifica claramente que el problema ni siquiera es la reforma provisional, sino las aspiraciones de este sector empresarial?

Daniel: Digamos, el veneno lo pone la Nica-Act, o sea, lo pone el intervencionismo norteamericano nuevamente en Nicaragua. Ahí está la raíz del problema. Si Estados Unidos respetara Nicaragua, y respetara lo que decimos [email protected] nicaragüenses, independientemente de ideología, y respetara un Acuerdo entre empresarios, trabajadores y Gobierno, un país que va caminando, que tiene seguridad, estabilidad, y va creciendo, entonces, los empresarios ahí estarían trabajando con Nicaragua. Y se hubiese aprobado la Reforma, porque todos estaban claros que había que aprobar esa Reforma, aquí habían estado los organismos internacionales, se habían reunido con ellos, con los empresarios, y estaban claros que había que aprobar la Reforma, y que tenían que poner su parte los empresarios, su parte el Gobierno, y su parte los trabajadores, para poder aprobar la Reforma.

 

Patricia Villegas: ¿Usted la volvería a poner sobre la mesa esa Reforma?

 

Daniel: Pero trabajándola más, hay que trabajarla más, porque es imprescindible, la Reforma es imprescindible; es decir, la Seguridad Social no se puede sostener, más con el golpe que ha sufrido ahora la economía, el golpe es mucho mayor, la posibilidad de recaudar para sostener el Sistema de Pensiones se ve seriamente afectado.

Entonces, hoy es más que nunca urgente aprobar esta Reforma, y tenemos que buscar cómo aprobarla, bueno, logrando el consenso, sobre todo con los afiliados a la Seguridad Social. ¿Por qué? Porque el otro problema es que, cuando al empresario se le grava con unos puntos más, entonces hay malestar. No quisieran que se les apliquen los 3.5 que se les aplicaban en esa Reforma, que se les aplicaban 2 puntos para este año, 1 punto para el año 2019, y 0.5 para el siguiente año. Era una reforma gradual.

Entonces ellos reaccionaron, a pesar de que sabían que era necesaria la Reforma, que habían hablado con los organismos, que ellos mismos lo habían dicho que era necesaria la Reforma; pero cuando ya viene la Reforma, entonces ellos se lanzan contra la Reforma, y ese fue, digamos, como la señal para que se reactivara un plan que ya venía caminando y que había retomado
fuerza este plan semanas antes cuando se incendió la Reserva Indio Maíz. Ahí empezaron ya el plan en grande, ya con todos los recursos que les venía brindando Estados Unidos, organismos de los Estados Unidos, preparando gente, preparando cuadros.

Patricia Villegas: ¿Usted lo vio venir, Comandante? ¿Usted vio venir esta situación que se ha enfrentado?

Daniel: ¡Claro! Cuando lo de Indio Maíz realmente nosotros estábamos seriamente preocupados, porque empezó el movimiento, empezaron en las redes a movilizar opinión pública, es un tema muy sensible, lógicamente, la naturaleza, el medioambiente, ¡y culpando al Gobierno por el incendio! Lo convierten inmediatamente, como esta conspiración tiene redes internacionales y tienen marcas ya internacionales, entonces inmediatamente aparece la marca a nivel global y viene la protesta condenando al Gobierno de Nicaragua por estar permitiendo que se queme la Reserva Indio Maíz.

Incluso aquí vinieron expertos norteamericanos, enviados por el mismo Gobierno de
los Estados Unidos, expertos en incendios forestales, ellos tienen grandes incendios, ahorita tienen un gran incendio y, cuando ellos conocieron aquí de la situación nos dijeron que esto iba para largo, que esto iba a durar meses. Entonces, dije yo: Aquí esto sí que se nos complicó, se nos complicó porque estaban ahí las condiciones para que se desarrollara este Plan, donde ellos ya venían acopiando más armas de las que tenían y con las que venían ejecutando crímenes en el campo y en algunas zonas y poblados rurales.

Resulta sí, que en la zona donde está la Reserva Indio Maíz es una zona donde el grado de lluvia es muy intensa y hubo un momento que no llovía, de repente empezó a llover “a cántaros” como se dice, y se aplacó el incendio. Entonces se les cayó Indio Maíz.

Patricia Villegas: ¿Pero ese era, digamos, el primer gran motor de la conspiración en su lectura?

  

Daniel: Así es, y los dejó a ellos, digamos, con el empujón ya, y un poco frustrados porque se apagó. En eso entramos con las Reformas, entonces ahí se lanzaron.

Patricia Villegas: Usted me ha hablado acerca de los antecedentes a los hechos que generaron en violencia desde el mes de abril en su país; me ha hablado además de uno de los actores fundamentales desde su perspectiva,
Presidente Daniel Ortega, que es el empresariado; pero también hay otro factor importante sobre el cual yo le voy a preguntar cuando regresemos de esta primera pausa, y es la Iglesia, el rol de la Iglesia en un país tan católico como Nicaragua, y la diferencia entre la Iglesia local y la visión del Papa Francisco.

Comandante, en el primer segmento de esta entrevista, le estaba preguntando por los actores de este conflicto de los últimos meses en su país. Usted en una manera muy detallada nos describió el rol del empresariado con el cual el Gobierno Sandinista había hecho una Alianza para el desarrollo de Nicaragua, y el papel que ha jugado en los hechos de violencia.

Pero yo le preguntaba y quedó sin responder, y quiero precisarle eso, si Usted los volvería a invitar a una Mesa de Trabajo como en este salón donde nosotros estamos hoy conversando… ¿Usted volvería a sentar a ese empresariado que ha estado de manera principalísima activo en esta etapa de violencia?

Daniel: Sí, nosotros partimos del principio de que es necesario el diálogo, el entendimiento, el consenso; ese principio lo mantenemos, independientemente de la situación que estamos viviendo actualmente.

Patricia Villegas: ¿Hay señales de ellos de quererse volver a sentar?

Daniel: No. O sea, lo que es la cúpula empresarial no da señales, pero, lo que es el empresario que no está en la cúpula está asistiendo a reuniones a las que convoca el Gobierno para ver temas específicos que tienen que ver con los diferentes rubros de la economía nacional. Esa es una señal positiva.

Pero todavía la cúpula, que lógicamente tiene una gran influencia, no se decide, está, digamos, todavía bajo las fuerzas
del choque que se acaba de producir en nuestro país. Y, estamos abiertos a dialogar y establecer acuerdos, partiendo de las nuevas condiciones, de la nueva realidad; porque también ya no se puede repetir la historia, es decir, ese momento que se vivió con bastante equilibrio, con bastante armonía, ya no se puede repetir.

Patricia Villegas: ¿Cuáles serían esas nuevas condiciones?

  

Daniel: Yo creo que las nuevas condiciones ya tendrían que ser partiendo estrictamente de lo que es el papel del empresario, en cuanto a aportar al desarrollo para la economía del país y, no tanto como lo habíamos incorporado en la Alianza, porque era una Alianza, donde partíamos de que ellos podían participar, opinar sobre diferentes temas, incluyendo leyes. Aquí no aprobábamos una Ley sino era en consenso con los empresarios.

Nosotros mantenemos esa disposición de hacerlo así en el campo de las leyes, aprobarlas en consenso con los empresarios; pero otros campos donde, yo diría, se rebasaba el ámbito dándoles a ellos participación, ellos mismos no creo que lo quieran, porque los haría aparecer a ellos como que están nuevamente plegados al Gobierno, porque, la extrema derecha que se moviliza en este golpismo, en esta conspiración, los acusa a ellos, los culpa a ellos de ser cómplices del Gobierno, por haber hecho Alianza con el Gobierno.

Patricia Villegas: ¿Las nuevas condiciones también serían para la Iglesia? Y ahí retomo la pregunta que dejaba en el aire al cerrar nuestro primer segmento de conversación, porque esa Alianza también incluía a la Iglesia nicaragüense, en un país sumamente religioso.

¿Volverían a sentarse aquí los jerarcas de la Iglesia después de que se ha conocido, es público, notorio, se conocen videos, se distribuyen ampliamente por redes sociales, de las iglesias como lugares donde incluso ha habido francotiradores, donde se han almacenado armas? Los sacerdotes de la alta jerarquía nicaragüense han estado de manera muy activa en esos hechos de violencia, han denunciado a su Gobierno como un régimen opresor. ¿Qué pasa con esa Iglesia? ¿Se volvería a sentar aquí? ¿Qué lectura hace Usted de esa Iglesia, de su relación, en un pueblo tan religioso como este?

Daniel: Yo me haría eco de las palabras del Cardenal Brenes, este domingo, donde él decía, a los feligreses que estaban allí en el templo les decía, que tenemos que luchar por la paz, que lo más importante es la paz, y que todos tenemos un demonio adentro, y que los sacerdotes tenemos dos demonios adentro, decía. Es decir, y creo que es una realidad que todos tenemos esos elementos internos, el amor y el odio ahí están adentro, de repente prevalece el amor, de repente se impone el odio, en todos los campos.

Y yo creo en las palabras del Cardenal cuando dice que está por la paz, y sé que
no toda la Conferencia Episcopal actuó en esta intentona… ¡No! Fueron casos de algunos sacerdotes que, o no lo sabían sus obispos, o se lo toleraban sus obispos, pero el hecho es que algunos sacerdotes prestaron los templos para que ahí se convirtieran en cuarteles, y que incluso torturaran ahí a gente que capturaban en los tranques; los torturaban, y era el colmo, ante la presencia de un sacerdote, incluso. Claro, somos humanos, somos humanos, al final de cuentas.

Patricia Villegas: ¿Usted perdonaría entonces, estoy interpretando sus palabras, y los volvería a sentar aquí en una Mesa de Diálogo?

Daniel: ¡Sí, sí, claro que sí! Estamos dispuestos nosotros a conversar, no solamente con ellos, sino con todos.

Patricia Villegas: ¿Están dadas las condiciones, Presidente?

 

Daniel: Yo diría que hay que crearlas, porque todavía en estos momentos los mensajes que han salido no ayudan a crear esas condiciones, sino que más bien tienden a alejar esas condiciones. Pero, el Mensaje que dio el Cardenal Brenes el día domingo, es un mensaje que estaría como dando una señal, un punto de partida para abrir esas condiciones.

Patricia Villegas: ¿Y el Mensaje del Papa Francisco también Usted lo lee en esa perspectiva?

Daniel: Sí, él siempre está por la paz, indiscutiblemente; él en eso es muy firme, en defender la lucha por la paz.

Patricia Villegas: Dictador, asesino, director de bandas paramilitares, estos son términos, palabras, expresiones que han aparecido ampliamente en medios de comunicación del mundo. Yo quiero preguntarle directamente, Presidente Ortega: ¿El Gobierno de Nicaragua ha patrocinado grupos paramilitares para perseguir a la población, que es el lead de las noticias que inundan los medios?

Daniel: Aquí lo que se conoce como grupos paramilitares, ya sabemos lo que significa el concepto de grupo paramilitar, a qué se vincula; pero en nuestra realidad, cuando se habla de grupos paramilitares hay que hablar de estos grupos que te vengo mencionando, que se han venido organizando desde hace años ya, y que tomaron más fuerza a partir del 2007, asesinando campesinos, asesinando soldados, asesinando policías; cayendo muchos de ellos también en combate con la Policía o con el Ejército, presentándolos la derecha como “patriotas” a estos delincuentes.

Es decir, estas son las bandas que podría llamar paramilitares en Nicaragua, porque son bandas organizadas por la derecha, armadas por la derecha, auspiciadas por organismos de inteligencia, que vienen, lógicamente, desde los organismos de los Estados Unidos, y que son los que empezaron los ataques armados el 19 de abril; porque el 18 de abril, cuando se promulga la Ley, se da a conocer la Ley, entonces hubo unas protestas con incidentes menores.

Patricia Villegas: ¿Pero había gente descontenta, honestamente inconforme con la Ley?

Daniel: Los que aparecieron no fueron los jubilados, no fueron los que están en el Seguro, no fueron los asegurados, esos no protestaron, esos estaban de acuerdo con la Ley. Los que salieron a protestar fueron los grupos políticos de la derecha que han desconocido al Gobierno; los que llamaron a la abstención en cada elección, esos son Organismos No Gubernamentales, partidos de la derecha.

Aparecieron a protestar, hubo algunos incidentes con muchachos de la Juventud Sandinista, y eso a lo más que llegó fue a una pedrada, que le rompió la cabeza a una de estas dirigentes de las ONG. Y pasó, porque luego llegó la Policía a evitar el pleito, y la Policía fue con cuidado, sin golpear a nadie, hasta que se calmó la situación, se retiraron los grupos, y la noche fue tranquila.

La noche siguiente, de manera sorpresiva aparecen grupos armados atacando cuarteles de la Policía, atacando alcaldías, en todo el país, atacando las casas del Frente Sandinista en todo el país. O sea, enfrentando… ¡y van armados, van armados! No iban desarmados, ¡iban armados! Entonces ahí empiezan los combates, hubo combates, enfrentamientos.

Patricia Villegas: ¿Quiénes contra quiénes?

Daniel: La derecha golpista en su expresión militar, digamos, atacando a las autoridades como la Policía, y atacando a las autoridades locales donde gobierna el Frente Sandinista. Lógicamente no iban a atacar una alcaldía donde gobierna la derecha, sino atacando las alcaldías donde gobierna el Frente Sandinista, para buscar cómo tomárselas; pero como se miraban venir los ataques también se habían atrincherado compañeros en las alcaldías, y ahí peleando, defendiéndose, incluso ataques con fusiles AK, atacando a las alcaldías.

Patricia Villegas: Si le entiendo bien, su Gobierno no ha financiado ni patrocinado grupos paramilitares. ¿Esa sería su respuesta ante esa cantidad de titulares que hoy está en los distintos medios del mundo entero?

 

Daniel: Es que, si aquí vamos a hablar de paramilitares, lo único paramilitar que hay son estos grupos de la derecha; son grupos, diría yo, hago la figura… ¿no? Tenemos unas Fuerzas Armadas, Ejército, Policía, que son fuerzas constitucionales; y a la par, unas fuerzas clandestinas armadas, que son las que se han convertido en el instrumento de muerte del Golpe de la derecha.

 

Patricia Villegas: Hay muchos jóvenes en algunas de esas movilizaciones violentas, yo he visto fotografías, videos, de muchachos con armas hechizas. ¿Usted había identificado esto antes de estos meses de violencia? ¿Se podía anticipar que había entrenamiento de jóvenes? ¿Lo ha sorprendido? Y le pregunto de una vez Comandante, ¿estas imágenes en muchos casos son muy similares a las vividas durante las épocas de denominadas “Guarimbas” en Venezuela?

También hay símbolos similares: Hay un muchacho que toca el violín en Managua, como un muchacho que toca el violín en Caracas; y hay una muchacha que grita, en medio de ataques supuestos de autoridades nicaragüenses, diciendo: “Estoy luchando por mi país, por la democracia de mi país”, como lo gritaba una muchacha en Maidan, Ucrania, como lo gritaba una muchacha en Altamira, en una Plaza venezolana. ¿Hay similitudes a esto? Y le pregunto esto por el elemento joven de esta intentona.

Daniel: Sí, hay similitudes, y no solamente similitudes que sean espontáneas, simplemente aquí ha habido una preparación, ha habido financiamiento para esa preparación, ¿para qué?, para trasladar la experiencia de esos otros países donde se han producido este tipo de Golpe, trasladarlas a Nicaragua.

Incluso, aquí han venido de Venezuela, han venido venezolanos, de los que han participado en las “Guarimbas”, de los que son expertos en el manejo de las redes sociales, a trasladar esa experiencia aquí. Y han viajado también jóvenes financiados por agencias de los Estados Unidos, han viajado a Venezuela, como han viajado a los Estados Unidos, para asimilar una mayor experiencia.

Ahora, en cuanto a lo que son estos muchachos más jóvenes, hay algunos que son estudiantes indiscutiblemente, pero otros que no son estudiantes, estos son las pandillas de gente empobrecida, que ha estado aquí en Nicaragua y las hemos venido trabajando, para que vayan dejando la violencia y se vayan incorporando con la familia, al trabajo, al estudio. Todo eso se venía trabajando con estas pandillas.

O sea, pandillas han habido en Nicaragua todo el tiempo, durante estos 11 años se hizo un trabajo con las pandillas. Recuerdo incluso, en un acto de la Policía, recién llegamos al Gobierno, cómo la Policía venía haciendo un trabajo con las pandillas, para que las pandillas entregaran las armas hechizas, y a cambio se les entregaban a ellos útiles deportivos, se les entregaban materiales de estudio, o sea, se les daban elementos para que pudiesen ellos cambiar de actitud.

O sea, el arma hechiza ya era una realidad en Nicaragua, sin llegar la pandilla a tomar la característica de la Mara; era una pandilla que ante la presencia de la Policía, pues, ahí se aguantaba. De repente chocaban con la Policía, pero luego, aguantaban y, se había logrado una comunicación en el barrio, con la familia del pandillero, con las familias del barrio que tienen hijos que no son pandilleros y que les temían a las pandillas cuando estaban peleando entre sí.

Patricia Villegas: ¿Y todo esto emergió en medio de esta situación?

Daniel: Entonces, estas pandillas fueron incorporadas como fuerza de choque también; o sea, las incorporaron, les pagaron.

Patricia Villegas: ¿Con pago?

Daniel: Con pago. En todos los municipios del país les pagaron para incorporarlos.

Patricia Villegas: Comandante, ¿cómo se recupera un país de esto? Se habla incluso de más de 200 víctimas de estos hechos de violencia. ¿Se está pensando ya, digamos, en el futuro más cercano, cómo poder curar estas heridas?

Daniel: Lo más duro siempre es curar las heridas que provocan muerte. La economía, claro que es un golpe durísimo para el país, pero bueno, lo material se puede recuperar, pero la vida no se puede recuperar, ¡y cuando tenemos tantos muertos, tantos muertos! Hoy mismo, tres hermanos sandinistas asesinados por estos grupos que yo les llamo paramilitares, en unas zonas del campo,  en el departamento de Matagalpa… ¡Los policías asesinados! Son familias enteras que están heridas y quieren justicia.

Patricia Villegas: ¿Habrá justicia?

Daniel: En eso estamos, estamos en esa lucha, para que se haga justicia.

Patricia Villegas: Aun cuando Usted ha dicho en esta entrevista con TELESUR, que está dispuesto al Diálogo, a volverse a sentar con el empresariado, con la Iglesia Católica, ¿Usted garantiza también la búsqueda de la justicia en medio de todos estos hechos?

Daniel: ¡Claro que sí! ¡Claro que sí! Tiene que haber justicia, para que por lo menos, si no se puede recuperar la vida, la justicia; esta es una señal que ayuda a que la familia de las víctimas sientan…

Patricia Villegas: Y si se llegase a comprobar que hubo exceso de funcionarios públicos involucrados en algunos hechos de violencia, ¿usted garantiza esa misma justicia?

Daniel: Es pareja, la justicia es pareja, ¡claro que sí, la justicia es pareja!

Patricia Villegas: Vamos a preguntarle por un elemento que nos parece estructural en estos meses de crisis, y es la visión geopolítica, ¿quién lo está ocasionando, pero también cómo salir de esto?

Comandante, hablemos de la geopolítica de lo que usted ha denominado un Golpe de Estado en curso, un Golpe de Estado en proceso. Nos ha explicado en la primera parte de esta entrevista, que los hechos comienzan incluso antes del 18 o 19 de abril; nos ha explicado el rol del empresariado local, el rol de la Iglesia, también de los denominados grupos paramilitares financiados, Usted ha indicado, tal cual como en la guerra de los 80, por factores internos y factores externos. Pero ¿quiénes son esos factores externos? Ha dicho el imperialismo estadounidense, pero hablemos concretamente de quiénes, con nombre y apellido, ¿de dónde viene el dinero? ¿Lo tienen identificado? ¿Qué van a hacer? ¿Cuál es el plan?

Daniel: La base política está en la Florida, está en Miami, ahí está la base política; o sea, ahí están los congresistas, ahí están los senadores, que sienten como que es un deber de ellos acabar con el Sandinismo. Y como no pudieron acabar con el Sandinismo en la guerra de los 80, y el Sandinismo sobrevivió a pesar de salir del Gobierno, siguió luchando, y retomó el Gobierno, entonces ellos son los que están en esa tarea, y es una tarea que a ellos los obsesiona, y vemos claramente cómo estos congresistas, estos senadores, marcan claramente, a Cuba, a Venezuela, a Nicaragua. Son los 3 países que más están marcando.

Patricia Villegas: Son las tres “joyas de la corona” en este momento, por decirlo de alguna manera.

Daniel: Están marcando, están marcando. Entonces, ahí parten iniciativas de todo tipo, desde lo que es buscar financiamientos para estos grupos, gestionar financiamientos, vía Gobierno de los Estados Unidos.

Patricia Villegas Hay 31 millones de dólares de la USAID, por lo menos declarados, para Nicaragua.

Daniel: Así es. Entonces ellos buscan el financiamiento para que lo apruebe el Gobierno de los Estados Unidos y, a la vez también mueven financiamientos por otras vías, para que esta gente pueda desarrollar sus planes conspirativos.

Patricia Villegas: Usted y su pueblo lograron derrotar a los norteamericanos en la guerra… ¿Lo van a hacer ahora también?

Daniel: Estoy seguro que vamos a consolidar la paz. Yo diría, hemos logrado derrotar el Golpe.

Patricia Villegas: ¿Usted ya siente que lo derrotó?

Daniel: Yo siento que sí; siento que el Golpe, tal y como venía caminando ya… Claro, ellos van a insistir, ellos van insistir, porque no van a quedarse de brazos cruzados, y más aún cuando estamos viendo en los Estados Unidos iniciativas, incluso en el Congreso de los Estados Unidos, para tomar más acciones en contra de Nicaragua.

Patricia Villegas: ¿Es posible un Diálogo directo con el Presidente Donald Trump? ¿Usted cree que eso podría, en un momento determinado, frenar o modificar la estrategia de Estados Unidos hacia Nicaragua?

Daniel: Creo que sería lo ideal, pero la política actualmente de nuestros países está siendo manejada por estos grupos de extrema derecha, donde incluso ellos negocian con el Gobierno norteamericano, negocian introducir leyes en contra de nuestros países, a cambio de aprobarle al Gobierno leyes que son de interés del Gobierno, a lo interno de los Estados Unidos. O sea, ese es el poder que ellos tienen, pues tienen unos cuantos votos que les ayuda a negociar allá.

Patricia Villegas: Y tienen votos en la Organización de Estados Americanos también.

Daniel: Así es.

Patricia Villegas: ¿Esperaba Usted esa reacción desde la Organización de Estados Americanos contra su Gobierno, contra su persona? Había, además, buenas relaciones con el Secretario General, por lo menos es lo que se veía en los medios de comunicación. Cuéntenos Usted si era así.

 

Daniel: Bueno, hemos tenido una relación respetuosa; se trabajó y se ha trabajado con la OEA un proceso para fortalecer y mejorar el mecanismo electoral en Nicaragua. Es un trabajo que está ahí de cara al 2021.

 

Patricia Villegas: Algunos ven eso como una concesión suya a la Organización de Estados Americanos.

 

Daniel: Es posible que lo vean así, pero hay que tomar en cuenta que en Nicaragua se hacía imprescindible, se hacía necesario mover ese tipo de iniciativa, ya sea con la OEA o con cualquier otro organismo que acompañara a Nicaragua; se dio la relación con la OEA.

Lógicamente, lo que está aconteciendo ahora viene a poner un nubarrón sobre este esfuerzo, ¿por qué?, porque lo que estábamos viendo en la OEA es cómo el grupo de países que se han unido en contra de Venezuela, ahora se unen en contra de Nicaragua; es decir, países que están gobernados, no es culpa de los pueblos lógicamente, los pueblos estoy seguro no comparten estas políticas de esos Gobiernos, pero, países que están gobernados por quienes tienen una mentalidad revanchista, revanchista.

Es decir, no entienden que llegar al Gobierno no significa quererle imponer políticas en otros países con los cuales no hay afinidad ideológica y política. Diferente es la madurez, la seriedad, de las fuerzas de izquierda, que hemos estado y estamos en el Gobierno en América Latina, que hemos sido respetuosos de ese principio. O sea, cuando se instaló la CELAC, la izquierda que era una mayoría, no trató de imponerles nada a las fuerzas políticas de los Gobiernos de derecha.

 

Patricia Villegas: Pero estamos ante una CELAC y una UNASUR prácticamente, digamos, desactivadas, o muy golpeadas; se arma un Grupo, que es el Grupo de Lima, contra Venezuela, es el mismo Grupo que en la Organización de Estados Americanos vimos operar contra Nicaragua, ¿se viene ese ese tipo de batallas a nivel geopolítico?

 

Daniel: El problema es que ahora tenemos una América Latina polarizada por una derecha que está actuando con una mentalidad revanchista, mentalidad revanchista que la lleva a ser injerencista; porque lo que han hecho con Venezuela, lo que están haciendo con Nicaragua, sencillamente se llama injerencismo.

Patricia Villegas: ¿Le han cobrado a Nicaragua, de alguna manera, su posición firme frente a los intentos contra Venezuela en la Organización de Estados Americanos, en el ALBA y en todos los organismos multilaterales? ¿Tiene algo que ver esa posición con lo que ha sucedido?

 

Daniel: Sí, por eso, hay revanchismo. Revanchismo ¿por qué? Porque no entienden que Nicaragua tenga afinidad y solidaridad con Venezuela, con Cuba, ¡no lo pueden entender! Ellos quisieran que Nicaragua se sometiera a los dictados de ellos, y los dictados de ellos están, a la vez, sometidos y subordinados a los dictados ¿de quién?, de la política norteamericana, y de la política norteamericana más cerrada, más dura, más envenenada, que es esa que está incubada ahí en la Florida.

 

Patricia Villegas: ¿Cómo se va a derrotar a esos enemigos, digamos, de la integración latinoamericana y caribeña; a quienes han estado impulsando este Golpe de Estado contra Usted?

 

Daniel: A ellos los van a derrotar sus pueblos. Todo tiene su tiempo. Son los pueblos los que los van a derrotar. En la medida en que sus pueblos los derroten entonces vamos a tener Gobiernos, independientemente de su ideología, que serán Gobiernos más respetuosos, más amantes de la integración latinoamericana y caribeña; o sea, que piensen de una manera realmente constructiva, en beneficio de [email protected]

Patricia Villegas: ¿Hay diálogo con esos Gobiernos, o ese diálogo está cerrado en este momento?

 

Daniel: Tenemos relaciones normales, pero en este campo no tenemos más que contradicciones profundas, lógicamente, porque estamos chocando con ellos ahí en la OEA.

Patricia Villegas: Hay algunas voces otrora sandinistas o que se dicen ser sandinistas, sobre las cuales yo quisiera preguntarle, Presidente-Comandante, que son una referencia de Nicaragua en el mundo entero y que ahora han sido muy escuchadas y son hipercríticas con Usted, con su Gobierno, incluso con la Vicepresidenta del país; le hablo, por ejemplo, del Poeta Ernesto Cardenal, de quienes integran el Movimiento de Renovación Sandinista.

¿Qué les diría Usted a ellos si los tuviera enfrente, frente a lo que dicen justamente de su Gobierno, de su accionar, no solamente en esta crisis, pero fundamentalmente en esta crisis? Ellos tienen bastante espacio en los medios.

 

Daniel: Lo que ellos están diciendo no es nuevo, lo vienen repitiendo desde hace años… ¿Desde cuándo? Cuando decidieron separarse del Frente Sandinista.

 

Patricia Villegas: ¿Han sido claves en esta etapa del Golpe, o no les da usted ese rol?

Daniel: Digamos, les ayudan a hacer vocería, a hacer campañas en contra de Nicaragua; les ayudan a los golpistas, lógicamente, al sumarse a esas campañas; pero, realmente ellos se habían separado del Frente Sandinista después del 90. Es decir, mientras estuvimos en el Gobierno, ninguno de ellos se separó, estaban en sus cargos, y no se separaban, ahí estaban. Salimos del Gobierno, entonces se separaron y empezaron a hablar mal del Gobierno Sandinista de los años 80, a lavarse las manos, a lavarse las manos… no tuve que ver nada con aquello, y a ser críticos, cuando ellos habían sido parte de ese proceso.

 

Entonces, ahí se formó ese Movimiento, ese Movimiento que terminó girando hacia la derecha, y aliado y respaldando a los candidatos de las derechas en las elecciones nacionales. O sea, esa es la mejor prueba que podemos tener de ellos; es decir, ellos dejaron de ser sandinistas hace un buen tiempo.

 

Patricia Villegas: Pero son estas voces las que escuchan y han generado declaraciones como las de Pablo Iglesias, “De Podemos”, en España; del ex-Presidente Pepe Mujica, Usted las ha leído; del intelectual chileno Manuel Cabieses. ¿Podría responderles a través de esta entrevista con TELESUR, a ellos que son líderes, digamos, de estos movimientos progresistas en el mundo, y que claramente están entendiendo la situación nicaragüense de otra forma?

 

Daniel: Bueno, tengo que respetarles, tengo que respetarles su punto de vista, su opinión, una opinión que me parece que está partiendo de la amistad, ¿por qué?, porque lógicamente son intelectuales, son amigos, se conocen, y entonces se hacen eco de lo que dice uno, e inmediatamente se hace eco el otro. Así de simple lo veo. Entonces ahí es muy difícil que se pueda entender, yo lo único que podría decir es que, si conocieran un poco más de lo que ha pasado en Nicaragua, de la historia de Nicaragua, de lo que estoy señalando, que ellos se fueron del Frente Sandinista después de la pérdida electoral.

¡Antes no se fueron! Ernesto fue Ministro del Gobierno Sandinista hasta el 25 de abril del año 1990 que fue cuando entregamos el Gobierno. ¡Antes no se fue! Antes no, antes él era muy radical, muy defensor del Gobierno Sandinista. Y saliendo Ernesto, saliendo otro, incluso el Vicepresidente Sergio Ramírez, ¡era mi Vicepresidente!, también se fue. Bueno, decidieron tomar otro camino, no se les puede obligar, decidieron tomar otro camino; lo malo aquí, digamos, lo deshonesto es, tomar otro camino y lavándose las manos, como diciendo: No tuve nada que ver con todo lo que se hizo en los años 80. Como que no fueron parte del Gobierno Sandinista.

Patricia Villegas: Comandante, se nos acaba el tiempo en este diálogo con TELESUR, mire, traía un montón de preguntas, se me quedan ahí en el tintero; pero antes de concluir quisiera preguntarle: ¿Un error y un acierto suyo, de su Gobierno, de su equipo de trabajo en estos meses de violencia? Comencemos con el error, ¿en qué se equivocó? ¿Qué no volvería a hacer?

Daniel: Yo pienso que los errores son inevitables, ¡son inevitables! Si es que les podemos llamar errores, porque podríamos decir, fue un error que estos ex-Sandinistas de los que estamos hablando, como Ernesto Cardenal, como Sergio Ramírez, o sea, los que se fueron del Frente, fue un error que hayan sido parte del Frente Sandinista, que hayan sido parte del liderazgo del Frente Sandinista, que Sergio haya sido Vicepresidente de la República, que lo haya llevado yo de nuevo como candidato a la Vicepresidencia en las elecciones del 90.

Se podría decir que ese es un error… Pero no, son etapas, son etapas de lucha donde, bueno, esa convergencia, digamos, que realmente no era una convergencia sólida en términos ideológicos, sino que era una convergencia más bien de tipo coyuntural y política, dio réditos en cuanto permitió avanzar en el proceso revolucionario en Nicaragua.

Por lo tanto, lo que se podría considerar un error, la Alianza con los empresarios, no lo considero un error, ¿por qué?, porque le permitió a Nicaragua avanzar durante 11 años, ¡como nunca había avanzado! Y eso queda en la memoria del pueblo, está en la memoria del pueblo, ¡está bien fresco en la memoria del pueblo! Y está bien fresco en la memoria del pueblo cómo de la noche a la mañana, con el intento del Golpe, cuando se tranca todo el país, la inseguridad que se crea, el terror en la población, la economía paralizada; entonces está el contraste entre la Nicaragua hasta el 18 de abril, y la Nicaragua, bajo el terror de los golpistas, después del 19 de abril.

Entonces, pienso que es difícil hablar de errores cuando se trata de procesos donde se van juntado fuerzas; se juntan fuerzas, se juntan individualidades, que suman, ayudan a avanzar; de repente estos se desprenden, de repente pasan al otro bando, pero bueno, jugaron su papel en una etapa.

Y hay quienes después le dicen a uno, sí: Pero ¿cómo es posible que tuvieras a este de Vicepresidente, si vos sabías que nunca fue de izquierda, que más bien venía de familia somocista? Eso me dicen a mí, y me decían los compañeros desde aquellos tiempos, que ¿por qué estaba de Vicepresidente Sergio? Me reclamaban. Pero había que entender que era parte de un esfuerzo para sumar, sumar voluntades, sumar diferentes sectores, y poder resistir mejor la agresión que estaba sufriendo la Revolución después de su Triunfo en el 79.

Patricia Villegas: ¿Y el acierto? Algo que Usted diga: Hemos hecho esto fundamentalmente bien, tener la inteligencia política para comprender lo que estaba pasando, saber leer al enemigo. Mucha gente me ha dicho: El Presidente ganó la paz, porque supo calcular los tiempos de este Golpe. ¿Lo considera Usted así?

Daniel: Así es. O sea, ellos fueron abriéndose, fueron sacando las uñas, como decimos, las fueron sacando, y nosotros lógicamente evitando, evitando, evitando caer en la provocación, aparecer con una sobrerreacción, lo que a ellos los confundió, pensaron que estábamos débiles, pensaban que ya el pueblo había dejado de ser sandinista. Nos lo llegaron a decir algunos de ellos, que ya el Frente no tenía ninguna fuerza. Entonces, ¿eso qué les hizo? Les hizo ir sacando todo lo que era su estrategia, y decirla claramente, que lo que querían era derrocar al Gobierno.

Patricia Villegas:Y elecciones anticipadas, luego. Usted ya dijo que no van a haber elecciones anticipadas.

Daniel: Así es. Ellos están todavía con derrocar al Gobierno, siguen repitiendo el discurso: ¡Que se vaya el Gobierno ya!

Patricia Villegas: En la Mesa de instalación de Diálogo le dijeron: “Usted se tiene que ir”.

Daniel: Sí, así lo dijeron. Entonces sacaron lo que era su estrategia; entonces tuvimos la calma, la paciencia, aun cuando ellos pensaran que estábamos débiles, que estábamos derrotados, ¡eso es lo que ellos pesaban!, y saber el momento en que debíamos dar el paso, para poner nuevamente la paz, restablecer la paz en Nicaragua, la normalidad en el país.

Patricia Villegas: Y derrotar el Golpe, como Usted nos ha dicho hoy en este diálogo con TELESUR. Comandante, muchas gracias por su tiempo. Y muchas gracias a ustedes también, por haber estado con nosotros en las pantallas de TELESUR. Ya los saben, ¡aquí siempre hay más!

también te puede interesar