Nicaragua

Daniel: La paz hay que conquistarla todos los días

Los sandinistas jamás serán promotores del odio, ni siquiera contra quienes han causado tanto dolor dentro de la ciudadanía, dijo

daniel-destacadas-plaza-la-fe
Historico 19 de Julio Plaza la Fe |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, subrayó este jueves que es preciso conquistar la paz todos los días para que no se repitan situaciones como la generada desde abril pasado por terroristas que secuestraron la tranquilidad y la seguridad de las familias nicaragüense.

Durante el acto central por la conmemoración del aniversario 39 del Triunfo de la Revolución Sandinista, celebrado en la capitalina Plaza La Fe, Daniel aseguró a los presentes que el pueblo unido es el verdadero defensor de la paz.

Según el Comandante, los sandinistas jamás serán promotores del odio, ni siquiera contra quienes han causado tanto dolor dentro de la ciudadanía. “Le pedimos que cambien, que no siembren el odio y la violencia”.

Tenemos que sacar experiencias de lo que ha acontecido, hay que luchar por la paz con firmeza e inteligencia, pero sin odio, y creando condiciones para la autodefensa para que nunca vuelva a ser incendiada la casa de una familia sandinista, dijo.

Daniel también se refirió a las conspiraciones y manifestaciones de la violencia armada que condujeron al país a la situación actual y a las numerosas muertes de hermanos nicaragüenses.

De acuerdo con el Presidente se trata de una maquinación ejecutada por fuerzas internas y financiada por factores externos que están identificados. Ellos mismos se dan a conocer y se convierten en instrumentos contra el pueblo, afirmó.

El golpe se veía… 11 años de estabilidad, crecimiento económico, salud, educación y programas sociales, con índices de aprobación sin precedentes, y ellos no podían permitir que la Revolución siguiera avanzando, ni los beneficios para los pequeños productores, los campesinos, el pueblo, comentó el Comandante.

Para todo lo anterior, explicó, era necesario un país en paz, por lo que los conspiradores determinaron destruirla con tal de destruir la economía y al Gobierno Sandinista. Ese fue el plan, que tuvo financiamiento de organizaciones y agencias norteamericanas, sostuvo.

Empezaron a trabajar desde el incendio en la Reserva Indio Maíz. Desde ese momento comenzaron a culpar al Gobierno y a organizarlo todo mediante sus redes. Luego vino el decreto sobre la seguridad social, la protesta y comenzaron con los ataques armados contra instituciones y filiales sandinistas. Trataban de sembrar el caos, relató.

De acuerdo con Daniel, hablaban de “protestas cívicas”, pero en realidad mataban y asesinaban con armas de guerra. Por un lado sí iban personas desarmadas, pero por otro estaban los armados. Estos fueron instalados en varios puntos, incluidas varias universidades, y los convirtieron en centros de torturas.

No obstante, consideró que lo más sorpresivo en toda esta historia fue la complicidad de los obispos, a quienes se les había pedido su participación como mediadores en un diálogo nacional.

Dijeron que había que cambiar a las instituciones del Estado y al Presidente. Yo pensaba que eran mediadores, pero eran parte del plan de los golpistas, apuntó Daniel.

Me apena, porque aprecio a los obispos y soy católico, pero desgraciadamente con ellos se ha impuesto la línea de la confrontación y no la mediación. No esperaron consenso, sino que hicieron un ultimátum. Nunca pensé que los señores obispos tuvieran posiciones de golpistas, ahí se descalificaron como mediadores, subrayó.

Quiero pensar que no eran todos los obispos, que el Cardenal es ajeno a esta situación, pero varias iglesias eran usadas para guardar armas, apuntó el Presidente, quien recordó a miembros de la Policía Nacional muertos y heridos a manos de los terroristas.

Y esos son los pacíficos y los pacifistas. Esa gente está satanizada, y son los que deberían exorcizar, señores obispos, enfatizó.

No vamos a irrespetar a los obispos, pero hay que decir la verdad. Les pedimos que rectifiquen y no alienten a estos golpistas. El camino no es la guerra, sino la paz en aras de seguir creciendo; para eso es imprescindible que todos los nicaragüenses, independientemente de sus creencias y posiciones políticas, junten sus fuerzas para garantizar la paz, agregó.

El Presidente agradeció los mensajes de solidaridad recibidos desde diversas partes del mundo y reconoció a los cancilleres de Cuba, Bruno Rodríguez, y Venezuela, Jorge Arreaza, ambos oradores este jueves. También confirió la Orden Augusto Sandino a Amada Pineda, madre de hijos asesinados por la Guardia Somocista y ahora por los terroristas.



















































































abc/tgp

también te puede interesar