Nicaragua

Nicaragua reclama condena de la OEA a acciones terroristas

Los representantes nicaragüenses rechazaron la celebración de una sesión extraordinaria convocada unilateralmente para abordar la situación del país

El Canciller Denis Moncada
El Canciller Denis Moncada |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Gobierno de Nicaragua rechazó ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la sesión extraordinaria convocada unilateralmente en la que se abordó la situación de nuestro país, al tiempo que solicitó que la organización se pronuncie y condene los actos terroristas que se están cometiendo en nuestro país.

El Canciller Denis Moncada denunció que la sesión fue solicitada por el Departamento de Estado, a través de la Misión Permanente de Estados Unidos de América ante la OEA.

La solicitud fue firmada por el embajador Carlos Trujillo, representante permanente del gobierno de Washington ante la OEA y fue respaldada por los embajadores de Argentina, Canadá, Chile y el encargado de negocios de Perú, señaló.

“Representantes de países miembros de esta organización solicitan una reunión para tratar los asuntos internos de Nicaragua, país independiente, libre y soberano, como todos los países que integran la OEA y a quienes nosotros respetamos, en su dimensión de Estados soberanos, de Estados Independientes. Todos estamos obligados a respetar su dignidad, su autonomía, su libre decisión”, destacó.

Nicaragua se considera en esos mismos términos un Estado libre, soberano e independiente que tiene la autonomía y la soberanía para analizar y resolver sus problemas internamente, aseguró el diplomático nicaragüense.

“La Carta de la OEA como la Carta de la Organización de las Naciones Unidas, son muy claras en cuanto a las relaciones internacionales entre los Estados; deben tratarse en igualdad soberana, sin intervenir en sus asuntos internos, sin injerencias y sin intervenciones, es lo que Nicaragua ha solicitado siempre, respeto a su dignidad soberana, respeto a su dignidad de Estado en igualdad de relaciones, de condiciones; con la comunidad internacional, con la comunidad que conforma la Organización de los Estados Americanos”, señaló.

El Canciller Denis Moncada manifestó que Nicaragua ha informado ampliamente a los organismos de Derechos Humanos y a las misiones también permanentes de la OEA y de otros organismos internacionales, sobre la gama de delitos, los crímenes, la actividad terrorista que se ha desarrollado en el país por grupos internos, con vínculos en el exterior y con financiamiento internacional, los cuales tienen como objetivo fundamental dar un golpe de Estado contra el gobierno democráticamente electo de Nicaragua, para propiciar la ruptura del orden constitucional y lograr un cambio de gobierno de manera inmediata.

Advirtió que esta situación “rompe las reglas del juego que todos nuestros Estados tienen para designar a sus gobiernos o a su presidente, y para rotarlos de acuerdo con sus respectivas leyes y constituciones en cada periodo de tiempo que los países regulan normalmente”.

Denunció que la reunión de la OEA se realizó sin haber consultado a Nicaragua, “por lo cual nuestro embajador alterno planteó que no estábamos de acuerdo con esta convocatoria y que solicitábamos y solicitamos a la Secretaría General, a la Secretaría del Consejo Permanente, dejar anotado que Nicaragua no ha convocado a este Consejo Permanente, por consiguiente no nos parece procedente que se esté analizando la situación interna de Nicaragua sin la aprobación del Gobierno de nuestro país”.

El jefe de la diplomacia nicaragüense señaló que los grupos terroristas ponen peligro la estabilidad del país, la paz, la seguridad, la convivencia pacífica de todos los nicaragüenses, por lo que consideró necesario que la OEA denuncie esos actos terroristas de secuestros, torturas, asesinatos, actos inhumanos, crueles y degradantes a que ha estado sometida la población de Nicaragua desde el 18 de abril para acá, los cuales han sido dados a conocer a la comunidad internacional de manera continua y cotidiana por el Gobierno de Nicaragua.

En este sentido, se refirió a los hechos ocurrido en el Morrito, departamento de Río San Juan, donde grupos criminales, terroristas, simulando realizar una denominada marcha pacífica, atacaron con armas de fuego la delegación policial del municipio y asesinaron a los oficiales de la Policía Nacional, Comisionado Luis Emilio Bustos López, el Suboficial Marlon José Requenez López, el Suboficial Lenin Ernesto Olivas Alaniz y el policía Faustino Reyes Vargas.

Como resultado de esta acción también fueron secuestrados nueve policías, a quienes trasladaron a los tranques que se mantienen en el empalme de Lóvago, informó.

Añadió que la Alcaldía de Morrito también fue atacada y cinco trabajadores de la municipalidad resultaron heridos, entre ellos el profesor Marvin Ugarte, quien falleció a consecuencia de las heridas.

También denunció que nuevamente se intenta, a través de la manipulación de la información, del uso de mentiras, de noticias falsas, responsabilizar al Gobierno de Nicaragua por estas acciones de los terroristas.

Denis Moncada expresó que a medida que se investiguen estos hechos por las autoridades competentes quedará claro que son crímenes cometidos por grupos ilegales, delincuenciales, terroristas que están actuando en el país con el objetivo de desequilibrar al Estado, de hacer un cambio de Gobierno por la vía de la ruptura de la constitución, del ordenamiento jurídico y del Estado Derecho.

“El Gobierno de Nicaragua expresa claramente: No vamos a actuar al margen de la Ley, no vamos a actuar al margen del ordenamiento jurídico. Nosotros hemos dicho que el Diálogo es la vía de solución de la situación en Nicaragua e insistimos en ello, y mantenemos esa voluntad”, enfatizó.

Indicó que primero debe resolverse la situación de violencia, de desestabilización y restaurar la paz, la convivencia pacífica, la libre circulación de todos los ciudadanos por todo el país, el transporte internacional de mercancías vinculado con el comercio que tiene lugar en la región centroamericana.

Esas son condiciones para sentarse a dialogar y que la oposición ponga sobre la mesa los temas que desee sobre institucionalización, sobre democratización, en condiciones que permitan realizar un diálogo como corresponde, destacó el Canciller nicaragüense.

“Organismos internacionales establecen que para poder dialogar se deben tener las condiciones básicas para que sea realmente la expresión de la libre voluntad de las partes, y de los acuerdos que puedan ser consensuados con libertad y sin presiones ni obligaciones, ni imposiciones de ningún tipo, mucho menos externos”, precisó.

“Nicaragua reafirma su espíritu y su voluntad de Diálogo, con respeto a su soberanía, con respeto a su dignidad. Dialoguemos primero para restablecer la paz, para restablecer la estabilidad, sin actos criminales, sin actos terroristas y dialoguemos en el fortalecimiento de la institucionalidad y la democratización”, enfatizó el diplomático nicaragüense.

Con relación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó que “lamentablemente ha hecho un informe carente de objetividad e imparcialidad. Insistimos en eso”.

Agregó que la CIDH permanece como si América Latina y el hemisferio occidental siguieran en dictaduras y ese comportamiento no lo ha podido superar, por lo que se encuentra con dificultades para hacer investigaciones objetivas, ecuánimes e imparciales.

El Gobierno de Nicaragua mantiene la comunicación y la cooperación con la CIDH, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas. Ellos continúan en el país, manifestó.

Sabemos que es difícil la situación de Nicaragua y los organismos de derechos humanos pueden verse involucrados en una dinámica que les dificulte encontrar la ecuanimidad, la imparcialidad y la interpretación real y objetiva de lo que ocurre, terminando por ser víctimas de la manipulación también, alertó.

Hemos hecho un llamado a los organismos de derechos humanos para que se cuiden de ser objetos de manipulación de sectores interesados en acusar a nuestro gobierno de hechos que no ha cometido él, sino los grupos de actividad criminal, internos y externos, que están actuando de forma realmente terrorista, manifestó.

El Canciller de Nicaragua solicitó al Consejo Permanente, a la OEA, que también se analice y se reflexione sobre su actuación en relación a Nicaragua, ya que se han repetido los intentos de injerencia en los asuntos internos del país en contra de la misma Carta de la organización.

“Nuestro Gobierno, nuestro país, avanza en el proceso de restitución de la paz, la estabilidad y la convivencia. Seguimos caminando en esa dirección”, aseguró.

CONTENIDO RELACIONADO

Nicaragua denuncia en la OEA recrudecimiento de las acciones terroristas

Venezuela pide cese del financiamiento a la violencia en Nicaragua

abc/ana

también te puede interesar