Nicaragua

Continuidad del diálogo nacional es importante para el restablecimiento de la paz duradera

Si no hay paz se violenta el derecho a la vida, aseguró el diputado Carlos Emilio López

Continuidad del diálogo nacional es importante para el restablecimiento de la paz duradera
El vicepresidente de la Comisión de Mujer, Niñez y Familia de la Asamblea Nacional, Carlos Emilio López |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El vicepresidente de la Comisión de Mujer, Niñez y Familia de la Asamblea Nacional, Carlos Emilio López, destacó la importancia de la continuidad del diálogo nacional para el restablecimiento de la paz duradera en Nicaragua y el desarrollo económico y social de la nación.

En declaraciones al programa Desde El Parlamento, del Canal 98, subrayó que en la historia del país se ha demostrado que la única vía eficiente, eficaz y pertinente ha sido el mecanismo del diálogo para el camino hacia la paz.

Recordó que en los años 80, cuando se vivió una guerra impuesta, financiada y dirigida desde el poder del Norte y los nicaragüenses se vieron confrontados, la única vía que se encontró para darle salida a esa situación fue a través del diálogo en los procesos de Contadora, los acuerdos de Esquipulas I y II.

Estos procesos no solamente contribuyeron a la pacificación de Nicaragua, sino también a la pacificación de América Central en un momento donde parecía impensable que íbamos a recobrar la paz, donde parecía imposible que se iba desmontar toda esa conflagración, ese momento bélico que vivíamos en Nicaragua se logró llegar a la paz, acotó.

Destacó que la vía del diálogo ha sido impulsada como un modelo de gobernabilidad a partir del 2007 con el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

Hasta hace unos dos meses Nicaragua gozaba de una paz social, de una paz económica, productiva, comunitaria, de una paz espiritual, multidimensional y esa paz ha sido obstaculizada por la situación de crisis que estamos viviendo, afirmó.

Señaló que esta metodología de encontrar soluciones a los problemas del país a través de la conversación, el entendimiento, diálogo para interactuar, escuchar propuestas, de buscar caminos para fortalecer los procesos de desarrollo del país, es un modelo que se constitucionalizó y ha venido siendo una práctica.

El parlamentario valoró que el diálogo es un espacio propositivo, constructivo, proactivo que proyecta soluciones, respuestas, “y a eso es a lo que ha apostado nuestro Gobierno y ha mostrado no solamente en el discurso sino en la práctica”.

Los diversos sectores de la sociedad, incluyendo las iglesias tanto católica como evangélica, solicitaron el diálogo y el Presidente de la República, el Comandante Daniel Ortega recepcionó esas voces y convocó al diálogo, precisó.

Rememoró que en el proceso del diálogo se solicitó que tuviese presencia la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Gobierno Sandinista, a través de la Cancillería, solicitó a esta instancia para que viniese a Nicaragua.

Se solicitó además que el Gobierno aceptara 13 recomendaciones que había estructurado la CIDH a partir de su visita en el territorio nacional sobre las denuncias y de percepciones que había captado al entrevistar a diferentes grupos y personas y el gobierno lo aceptó. También aceptó la solicitud de que la OEA participara en el diálogo, en escuchar las conversaciones, acotó.

En cuanto a la conformación de mesas de trabajo, en temas específicos como la democratización del país, fortalecimiento institucional, en Justicia electoral, aseguró que el Ejecutivo los aceptó y se han conformado las mesas mixtas, donde hay representantes del gobierno y de la oposición.

Prácticamente todas las propuestas que han sido presentadas el gobierno las ha recepcionado, pero de la otra parte ha sido bien difícil que acepte alguna propuesta, puntualizó.

Reiteró que la paz es un derecho humano, colectivo y de la nación.

La paz es un derecho puente que te permite ejercer otros derechos. Si no hay paz se violenta el derecho a la vida, se violenta el derecho al trabajo, se violenta el derecho a la seguridad entonces por eso es que el gobierno ha hecho énfasis en el respeto al derecho a la paz, insistió.

Resaltó que con los últimos acontecimientos se ha afectado grandemente la economía, que estaba proyectada para que Nicaragua creciera en este año en casi un 5 por ciento.

Iba a mantener esa tendencia que hemos tenido en los últimos años y que nos ha colocado como el país en América Central de mayor crecimiento a la par de Panamá sin tener un canal interoceánico, añadió.

Aseguró que con la paz que se gozaba, Nicaragua estaba ubicado como el país más seguro de América Central y uno de los países más seguros de América Latina con una de las tasas de homicidios más bajas a nivel internacional, de siete homicidios por cada 100 mil habitantes.
mem/ele

también te puede interesar