Nicaragua

Alerta Sinapred que vandalismo aumenta vulnerabilidad de familias nicaragüenses

La destrucción de las líneas del tendido eléctrico, así como los daños a las calles y carreteras, representan factores de riesgo

doctor Guillermo González, Codirector del Sinapred
doctor Guillermo González, Codirector del Sinapred |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) informó sobre los daños humanos provocados por el vandalismo se sufre el país. El deterioro  de la infraestructura vial, la falta de acceso de los vehículos de rescate y otros elementos producto de esta situación limitan el buen desarrollo de las acciones de prevención.

“Tomando en cuenta la vulnerabilidad que tiene mucha de nuestra población en gran parte del territorio nacional, con mucha responsabilidad hemos analizado la situación que en este momento el pueblo nicaragüense tiene, si se llegara a presentar una situación de emergencia nacional, que puede impactar principalmente aquellos sectores con población más pobre”, explicó el doctor Guillermo González, codirector del Sinapred.

Señaló que entre las limitaciones que ya existen está el tema del ingreso de alimentos para sectores vulnerables como los niños y jóvenes, muchos de los cuales no están recibiendo la merienda escolar. Esta situación provoca que se creen condiciones de inseguridad alimentaria, con afecciones para la salud como la desnutrición. Otros sectores afectados son las personas de la tercera edad y las embarazadas, ya que la capacidad de respuesta para atenderlas en una situación de emergencia se vería limitada, subrayó González.

La destrucción de las líneas del tendido eléctrico, así como los daños a las calles y carreteras, en muchas ciudades nicaragüenses, representan otros factores de riesgo y peligro para la población, indicó el codirector del Sinapred.

Al respecto, refirió que la destrucción de calles adoquinadas propicia la existencia de  charcas y la obstrucción de los sistemas de drenaje, lo que hace que en el periodo lluvioso muchos barrios se vean expuestos a inundaciones y afectaciones mayores.

En todo el país 317 barrios de 17 comunidades, 24 empresas en 31 municipios y 13 departamentos del país acumulan toneladas de basura que están propiciando el crecimiento de vectores que trasmiten enfermedades letales, precisó.

“El uso de morteros y armas hechizas en sectores muy próximos a donde se acumula material inflamable como gasolineras y restaurantes donde hay tanques de gas propano pueden provocar explosiones de gran alcance con daños incalculables. En los barrios existe temor, lo cual incide en que la población esté frágil para poner en práctica sus planes familiares, comunitarios y las rutas de evacuación ante emergencias, lo cual puede ser altamente peligroso para muchos sectores”, subrayó.

Alertó que la obstaculización o negación del ingreso y libre circulación de las unidades de bomberos, la Cruz Roja y las ambulancias a los lugares donde se registran incidentes, también incide en la seguridad de las familias.

“Estamos teniendo dificultades en las instituciones de primera respuesta, sobre todo cuando el personal calificado intenta ingresar a brindar servicios a la población. La destrucción en estos momentos de 57 delegaciones de gobierno y alcaldías, no se limita a la destrucción de la infraestructura, también se ha perdido información valiosa que es la que permite organizar la respuesta de manera oportuna hacia sectores afectados por las amenazas a las que estamos expuestos”, destacó.

Indicó que se han destruido más de 200 vehículos, incluyendo ambulancias, camiones de bomberos, maquinaria de trabajo y más de 500 equipos de informática en delegaciones de gobierno y alcaldías.

Reiteró que los 48 tranques ubicados en el territorio nacional reducen la posibilidad de atender eficaz y oportunamente a las familias y comunidades. Como ejemplo de esto, refirió que de 67 incendios registrados, solo se lograron extinguir 34.

ale/ana

también te puede interesar