Diálogo y Paz

Pobladores demandan cese de violencia de grupos que tienen tomada la UPOLI

Denunciaron que los vándalos no son estudiantes, por el contrario causan temor y preocupación entre las familias

Pobladores cuentan la verdad sobre la violencia desatada por grupos que tienen tomada la UPOLI
Pobladores cuentan la verdad sobre la violencia desatada por grupos que tienen tomada la UPOLI |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los habitantes del sector de la UPOLI, Rafaela Herrera, Villa Miguel Gutiérrez y Américas I continúan viviendo con zozobra debido a los pandilleros, falsamente denominados estudiantes, que se mantienen en la universidad y generan caos y temor entre las familias de la zona.

Debido a esta situación los pobladores demandan el abandono del centro de estudios por parte de estos grupos violentos para que retorne la calma a los barrios colindantes. Entre ellos, los propietarios de pequeños negocios familiares denunciaron que la ola de violencia desatada ha provocado pérdidas económicas, así como el temor a ser víctimas de robos.

El problema fundamental es que no nos dejan trabajar, a las cinco o las seis de la tarde comienzan a salir a la calle los vagos, comienzan a trancar las calles, a bloquearnos. El colmo es que en días pasados nos visitaron tres personas del MRS y nos ofrecieron comprarnos toda la producción, manifestó Vladimir Varela, dueño de un comedor.

«Es muy preocupante, la situación se sigue agravando, la gente tiene miedo de salir. Aquí es un lugar popular, el servicio que prestamos es comida popular y normalmente hay bastante gente comiendo. Pero se corrió la clientela. Todos los comerciantes del sector están en la misma situación que nosotros», refirió.

Varela añadió que cuando el país entero está caminando, en la UPOLI están como rehenes, secuestrados en los negocios, en sus propias casas. “A las siete de la noche no se puede salir, hay que pagar peaje, te pueden asaltar, te roban teléfonos, y lo más preocupante es que anda gente ofreciendo dinero para que no se abran los negocios», denunció.

Por estas razones llamó a las autoridades de la UPOLI a revocar la decisión de mantener a estos jóvenes en el interior de la universidad, ya que está afectando a toda la comunidad.

Las familias de la zona rechazaron la violencia que se ha instaurado por las acciones de los grupos de la derecha que se mantienen en la universidad. Les preocupa el vandalismo y el peligro que corren los menores de edad, que tampoco pueden ir a la escuela.

Por su parte, la comunidad universitaria está siendo perjudicada, pues los trabajadores, profesores y estudiantes que sí quieren regresar a clases y a la normalidad, no lo han podido hacer.

«Esto ya se está pasando demasiado tiempo. Soy docente de la UPOLI, no estoy trabajando ni han podido pagarme. Hay algunos pagos que no he podido hacer, hay incertidumbre, no sé cuándo vamos a volver a ir a trabajar», informó Edgar Mendieta.

«Las autoridades solo se comunican con cosas digitales, entiendo que ellos ni siquiera han podido entrar a la UPOLI tampoco. Los alumnos pagan y quieren recibir sus clases», indicó.

«Ellos dicen que si llevan a sus hijos a la escuela le van a denotar morteros. Los padres quieren que los niños asistan a clases, pero esto está peligroso, ellos (los grupos antisociales) disparan en la mañana, a mediodía y en la noche para atemorizar», expresó la profesora Gioconda Munguía, quien trabaja en un preescolar situado cerca de la UPOLI.

Además, la violencia de estos grupos está afectando psicológicamente a los menores de edad, quienes presentan síntomas de nerviosismo cuando escuchan los morteros.

La doctora Melisa Barrios,  propietaria de una clínica y madre de familia, explicó que los que pagan alquiler como ella no han podido salir a trabajar y ello incide en pagar oportunamente sus deudas. “Eso no es justo. Ayer no trabajé, hace unos días comenzaron a cerrar la vía, pusieron llantas para quemar y la gente comenzó a cerrar sus negocios. Tenemos que pagar alquiler, tenemos deudas y sin trabajar, eso no es justo», exclamó preocupada.

«El comercio ha bajado, la economía ha bajado, la gente tiene miedo de pasar. Yo vengo a sentarme a la clínica cuando antes venía a trabajar diario. La gente tiene temor», destacó.

Explicó que también ha habido casos de robos. «El portón lo fregaron, parece que querían ingresar y hasta con miedo estamos de que nos roben nuestras cosas. Son instrumentos caros, hay unos que andan protestando y otros que andan buscando cómo robar», añadió.

Los pobladores de Villa Progreso están hartos también de esta situación, por lo que demandaron que los grupos de vándalos abandonen la universidad.

«Realmente esto ha sido algo mediático, de los medios de oposición de la derecha, que a cada rato dicen que entró la policía y mató a tantos estudiantes y verdaderamente los muertos están resucitando. En eso tenemos que ser claros y serios. Le hago un llamado a todos esos medios de comunicación que sean serios y que hablen la verdad. No anden mintiéndole al pueblo porque al pueblo no se le miente»,  comentó indignado Roberto Rodríguez.

«Realmente están saqueando la Universidad, se han llevado computadoras, aires acondicionados, las impresoras, en la noche, por el lado del portón detrás de la UPOLI. Están desmantelando la Universidad. ¿Dónde está la lucha? Las cosas no son así. Son delincuentes los que están adentro de la UPOLI», afirmó.

ale/ana

también te puede interesar