Nicaragua

Líderes religiosos respaldan iniciativa para fortalecer vínculos familiares

Coincidieron que la familia es el tesoro fundamental de una sociedad, por lo que se deben promover acciones para protegerla

Padre José Luis Montoya, párroco de la Iglesia San José Obrero
Padre José Luis Montoya, párroco de la Iglesia San José Obrero |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El reverendo Rafael Arista, líder de la Iglesia Asambleas de Dios, el padre José Luis Montoya, párroco de la Iglesia San José Obrero y el párroco de la Iglesia La Merced, padre Antonio Castro, indicaron que la iniciativa anunciada por la Vicepresidenta, Compañera Rosario Murillo, de abrir un debate nacional para fortalecer los vínculos afectivos de las familias a partir de la promoción de valores entre los nicaragüenses, es positiva.

Coincidieron que la familia es el tesoro fundamental de una sociedad, por lo que se deben promover acciones para protegerla, fundamentalmente a los niños, adolescentes y jóvenes, por lo que reafirmaron su apoyo al proyecto que contribuye a la estabilidad de las familias, de los matrimonios.

El reverendo Arista opinó que cuando en una sociedad hay familias endebles, los individuos son débiles y eso provoca situaciones peligrosas.  “Por eso todo lo que vaya enrumbado a fortalecer las familias, es un plan divino. El creador de las familias es Dios, eso no es plan de un sociólogo, o de un sicólogo o un estadista, el plan de la familia nace en la mente de Dios, entonces nos sentimos bendecidos que nuestros mandatarios a ese nivel estén preocupados para que Nicaragua sea cada día más segura”, destacó.

“Todos los nicaragüenses deben vigilar para que la niñez de Nicaragua sea segura, los padres de familias, todos los medios (de comunicación), todas las instancias de este país, todos los gremios debemos tirarle a una misma cosa, para tener una familia fuerte”, valoró al referirse al secuestro del menor de tres ocurrido en días pasados en Chinandega.

Por su parte, el padre Montoya dedicó sus votos y bendiciones al éxito de esta iniciativa, que busca el bien de la familia y particularmente de los niños, adolescentes y jóvenes.

“Es un tema de mucha importancia y debe preocuparnos a todos los nicaragüenses. Es una buena oportunidad para que todos los actores sociales, las instituciones, los distintos gremios de la sociedad, todos los sectores profesionales, tanto privado como públicos, escuelas, familias, obreros, trabajadores, nos involucremos con el propósito de hacer aportes positivos a la sociedad”, subrayó Montoya.

Indicó que Nicaragua debe fortalecer los valores para tener individuos que aporten “buenos frutos a la sociedad”, por lo que la participación de todos los sectores contribuirá mucho a rediseñar una verdadera ley.

“Yo pienso que es un paso muy positivo y que los nicaragüenses debemos aprovechar este espacio, es una decisión ciertamente integradora de la comunidad nicaragüense”, estimó el líder religioso.

Asimismo, el párroco de la Iglesia La Merced, padre Antonio Castro, afirmó que “es en la familia donde se nutren los valores de la justicia, honradez, amor, honestidad y tolerancia”, por lo que dio su apoyo al debate nacional que impulsa el Gobierno Sandinista para la protección de esta formación social.

“Si la familia está desunida, y está en riesgo de perderse, o está en una situación de perderse, pues también la sociedad estará en esa dimensión”, resaltó.

Indicó que es importante analizar cómo tratamos desde la familia a nuestros niños, “porque muchas veces los tratamos como adultos, pero son niños, son niñas”, al tiempo que agregó que el fortalecimiento de la familia  requiere una decisión firme, dirección hacia la que camina el Gobierno.

Alertó que si a pesar de todos estos esfuerzos, si los referentes de la familia no toman en serio su responsabilidad se avanzará lentamente en este proceso de fortalecimiento de valores.

“La Iglesia siempre está animando, acompañando, inspirando, impulsando el desarrollo, la unidad familiar. Porque al final las víctimas de esta situación son los niños, son los adolescentes, no son los adultos”, afirmó.

“Hay que darle la mano a los hijos, para que estos puedan salir adelante, y esto lo manda el Señor, lo manda el Evangelio, son signos concretos de vida. Que los hijos tengan vida, y tengan vida abundante, que se puedan realizar como personas, como familia, como sociedad, para poder levantar un país, una comunidad”, subrayó.

ale/ana

también te puede interesar