Nicaragua

Cascada Blanca, recuerdo de un amor imposible en las montañas de Matagalpa

También se le conoce como el salto Santa Emilia, y es un lugar que muestra la especial belleza y exuberancia de la naturaleza nicaragüense

Cascada Blanca
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Salto Santa Emilia o Cascada Blanca, como se le conoce, que se encuentra entre las montañas de Matagalpa cuenta la historia de un amor prohibido que ha trascendido el tiempo.  Víctor Veizaga, propietario de este lugar especial, cuenta que el chorro es resultado del sacrificio de Yasica y Yaguare, dos hermanos de un tribu indígena que se amaron a pesar de no estar permitido, por lo que partieron del mundo convertidos en un solo haz de luz y agua.

El ecolodge ofrece al visitante un paisaje de una belleza extraordinaria, donde priman la armonía con la naturaleza y la paz. Además, los que llegan pueden disfrutar la gastronomía tradicional que se ofrece en el restaurante de Cascada Blanca.

Los planes son ampliar los establecimientos de Cascada Blanca ante el incremento de los visitantes, por lo que se construirá un parqueo más grande y un nuevo sendero para admirar el el salto de agua. El lugar también contará con un campamento de hamacas donde los visitantes podrán descansar en medio de la naturaleza exuberante de esta zona.

ale/ana

también te puede interesar