Nicaragua

Nuncio apostólico se despide de los nicaragüenses

Monseñor Fortunatus Nwachukwu agradeció a Dios por la oportunidad de llegar al país y abrazar a su pueblo

Nuncio-Apostólico-se-despide-con-un-tierno-mensaje
Nuncio apostólico |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El representante del papa Francisco y embajador de la Santa Sede en Managua, monseñor Fortunatus Nwachukwu, se despidió este domingo del pueblo nicaragüense tras presidir una misa de Acción de Gracias en la Catedral Metropolitana.

Nwachukwu, quien partirá de Nicaragua mañana lunes luego de cinco años de misión, encabezó la ceremonia junto al Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes.

“Me gusta recordar que la despedida es una cosa normal de nuestra vida. La despedida es la separación. Yo digo que nuestra vida es un proceso, es un camino de separaciones y abrazos”, dijo el religioso.

También agradeció a Dios por la oportunidad de llegar a Nicaragua y abrazar al pueblo nicaragüense.

“Saludo al pueblo nicaragüense, nuestros católicos, todas aquellas personas que me han acogido. En primer lugar a los obispos, al Gobierno con sus instituciones. Todos los que han colaborado conmigo en mi trabajo, varios amigos del sector privado”, mencionó el nuncio al reconocer la ayuda y la acogida de diversos sectores de la sociedad nicaragüense.

Igualmente se despidió de los monasterios, los cuales -indicó- merecen una mención particular.

Luego, entrevistado por la prensa nacional, monseñor Fortunatus dijo sentir nostalgia de la acogida que tuvo en el Aeropuerto de Managua la noche del 18 de febrero de 2013.

“Unos días después, el Cardenal Leopoldo Brenes me invitó a presidir la eucaristía en Catedral Arquidiocesana. Y hoy, con mucha emoción, he aceptado presidir esta eucaristía para despedirme de ustedes todos, del pueblo nicaragüense”, señaló.

Monseñor Fortunatus explicó que durante la estadía en Nicaragua su misión fue ser un puente entre la Iglesia de Nicaragua y el Santo Padre, y entre el Gobierno nicaragüense y el papa, como Jefe de Estado de la Santa Sede.

“Puente a nivel diplomático, puente a nivel pastoral, pero también siendo una persona que trató de acercar al Santo Padre a la gente. He tratado de hacer lo que haría él acá, que sería hacerse puente entre las personas, entre el pueblo y sus líderes, a nivel religioso, a nivel civil y, ¿por qué no?, a nivel político”, manifestó.

Al concluir su misión en Nicaragua, el representante de la Santa Sede dejó el siguiente mensaje para el pueblo de este país: “Mi mensaje es que se miren en Jesús. No se dejen distraer, no se desanimen. Trabajen duro y, naturalmente, busquen siempre la paz.
mem/tgp

también te puede interesar