Nicaragua

Rubén Darío irradia cultura al mundo

La Patria lo vio nacer hace 151 años y hoy Nicaragua se apropia de su legado

Especial-Rubendario-13
Rubén Darío irradia cultura al mundo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Darío es luz eterna, universalidad plena que nos envuelve en la inmensidad de su azul; su voz visionaria retoma fuerzas y renace desde cada espacio de lo imposible. Con el paso del tiempo, su obra se revitaliza y se ensancha hacia otros linderos insospechados y nos continúa asombrando.

La Patria lo vio nacer hace 151 años y hoy Nicaragua se apropia de su legado. Calles, parques, escuelas, teatros, plazas públicas, lugares pequeños y grandes llevan el nombre del bardo universal que un día le auguró al imperio ser «el futuro invasor de la América ingenua que tiene sangre indígena».

Managua guarda entre las grietas de su historia muchos tesoros de ese inagotable misterio que es Darío. Uno de ellos en el Palacio Nacional de la Cultura donde están vivas cada huella del gran Rubén que no hay manera de no verse seducido por cada hallazgo.

IMPRESIONANTES RELIQUIAS EN LA SALA DARIANA

Una de esas reliquias es la Biblioteca Nacional que lleva el nombre del autor de la «Oda a Roosevelt», y que justamente está situada dentro de aquel legendario Palacio.

Guillermo Flores, responsable de la Sala Dariana, Flores nos comenta la gran cantidad de público que llega anualmente a esta especie de gruta donde los lectores beben de la fuente inagotable de Darío. Resalta entre los tesoros, un hermoso donativo de 60 documentos digitalizados (cartas, postales y archivos sonoros) que en 2014 hiciera la Embajada de España en Nicaragua.

El lugar acoge también como patrimonio bibliográfico unos 4 mil 44 ejemplares de las diferentes ediciones de toda la vasta obra rubendariana.

No hay lector que se resista a pasear la mirada por los anaqueles y vitrinas donde descansan las 26 Obras Príncipes u originales de las primeras y segundas ediciones del Padre del Modernismo.

De las obras primigenias resalta entre las estanterías «Azul», ese paradigma de la poesía universal que el próximo 30 de julio estará cumpliendo 130 años de haberse publicado por primera vez en Valparaíso.

Existen además críticas literarias, poesías, cuentos, crónicas, montañas de ensayos y otra cantidad enorme de homenajes al autor.

LOS TESOROS DE DARÍO EN BIBLIOTECAS Y MUSEOS

El bibliotecario y apasionado de la vida y obra de Darío cuenta también se exhibe la película «Biografía de Rubén Darío”, que prepara la televisión española en 1967 en ocasión al centenario del natalicio del bardo nicaragüense.

Gracias a una política cultural es que existen lugares como este donde se guarda y preserva la obra de Rubén, como un patrimonio cultural, asegura el Director del Departamento de Literatura del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), el poeta y escritor Emilio Zambrana.

El Gobierno está muy interesado en posicionar cada año la figura de Darío para su estudio, expresa Zambrana, y además valoró el esfuerzo que realiza el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, para cuidar y promover dentro y fuera del país la obra y figura de Rubén.

Desde el INC se consigue resaltar a Darío a través de actividades culturales que tienen componentes de su obra en teatro, danza, ballet, pintura, poesía, y las múltiples manifestaciones artísticas. Por tanto, su legado sigue vigente en nuestra patria, explica Zambrana.

LA MUSA DE NEGRO Y EL COLOQUIO DE LOS CENTAUROS

María del Mar Tiffer, es una estudiante del Colegio Alemán Nicaragüense que cada año tiene por tradición tomarse fotografías junto a los cisnes blancos y el fantástico centauro al pie del monumento de Darío, ubicado en el Parque Central de Managua, contiguo a la Plaza de la Revolución.

Contrario a las musas darianas que visten de blanco, azul o amarillo, Tiffer lleva un vestido negro que resalta entre los personajes mitológicos, y asegura que similar al oscuro de su vestuario, es la obra de Darío, muchas veces insondable y en la que siempre hay algo nuevo por descubrir.

«No hemos conocido en su totalidad a Rubén. Pero todos los nicaragüenses estamos abriendo las puertas de su obra. La identidad cultural del nicaragüense, es el poeta universal por excelencia. Darío sigue estando tan vigente en nuestro pensamiento contemporáneo como en nuestros corazones», asevera la musa de negro.

DARÍO EN IMÁGENES Y MONUMENTOS HISTÓRICOS

Aquella biblioteca laberíntica en su esencia, nos conduce a una de las tantas entradas secretas que existen en el mundo para conectar con el espíritu del poeta: se trata de la «Biografía Iconográfica de Rubén Darío», un libro que entre sus páginas muestra más de 200 fotografías, monumentos y pinturas de un Rubén cosmopolita, elogiado en diversos países del continente americano y gran parte de Europa.

El escritor e investigador de esta joya literaria es el nicaragüense Edmundo Montenegro, y no vacilamos en seguir sus pasos para consultarle cómo había logrado recopilar tantas fotografías que realmente representan y condensan importantes etapas de la vida de un Darío poeta, periodista, cónsul, viajero, soñador y enamorado de la vida, pero acechado por la muerte desde su onirismo más puro.

LA DRAMÁTICA IMAGEN: EL POETA QUE SE NOS VA

El libro aborda la vida y el estudio de fotografías, bustos y otros monumentos del poeta. Un trabajo que le llevó más de diez años a Montenegro, que incansablemente buceó entre el Museo Archivo Rubén Darío de León y la Biblioteca Nacional Rubén Darío de Managua, además de numerosas hemerotecas y archivos dispersos.

«Es impresionante cómo se adora y quiere a Darío en otros países, aparte de Nicaragua. Hay monumentos de él en Francia, España, Brasil, Uruguay, Costa Rica, Argentina y Chile. Llegué a pensar a un Rubén más allá. Pude sondear su lado humanista, nacionalista. Amó demasiado a Nicaragua», reflexiona el investigador.

De todo este gran trabajo de filigrana, a Montenegro le cautivó mucho la última foto de Rubén Darío vivo, en su lecho de muerte, en León de su Nicaragua natal. Es su foto más dramática: su cuerpo abatido, y se refleja en el rostro el cansancio, la angustia y el dolor de su última lucha entre la vida y la muerte. Su agonía. Y explica que fue el fotógrafo leonés, Gregorio D. Rodríguez, que captó aquel instante final del poeta que se va.

UN TEATRO QUE GUARDA LA MEMORIA DEL BARDO

Además de calles centrales, escuelas y plazas, en Managua se levanta como un gran tributo a Darío el Teatro Nacional que también lleva su nombre. El director de este fantástico lugar, el músico Ramón Rodríguez, explica que “este teatro fue construido para inmortalizar la memoria y nombre de Rubén».

En ocasión al 151 Aniversario natal del siempre poeta niño, Rodríguez anuncia que la noche de este jueves, desde la Sala Mayor, se celebrará la «Cantata a Rubén Darío», con la participación de cien artistas que interpretarán poemas musicalizados de Rubén, Carlos Martínez Rivas, Alfonso Cortés, Salomón de la Selva y Pablo Antonio Cuadra.

Para el Director de esta grandioso teatro, el mejor homenaje que el Gobierno de Nicaragua puede dar al autor de Prosas Profanas, es a través del Ministerio de Educación (Mined) impulsar el Programa de Arte, Cultura y Tradición a través del cual se vienen instruyendo a más de cinco mil niños y niñas estudiantes que conforman las Orquestas y Coros Estudiantiles “Rubén Darío” en más de cincuenta municipios del país.
mem/ybb

también te puede interesar