Nicaragua

Monseñor David Zywiec se quedó para siempre en el Caribe

Este religioso de origen estadounidense sembró sus raíces en nuestra patria

Trabajoespecial-perfisiuna-2
Monseñor David Zywiec |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Monseñor David Zywiec pisó por primera vez en 1975 el suelo nicaragüense y desde entonces no pudo desarraigarse de la cultura y la vida en el Caribe Norte, donde ha compartido el evangelio con miles de familias.

Este hombre de fe y amor por el prójimo fue nombrado recientemente por el papa Francisco como el primer obispo de Siuna e instauró la diócesis en ese rinconcito del país.

Desde allí ha logrado cautivar el respeto y la admiración de su clero gracias a su introducción total en la realidad de las comunidades caribeñas al punto de aprender a hablar miskito y creole para poder llevar el evangelio a todas las etnias. Su español, en cambio, no es muy fluido.

Según relata el religioso de origen norteamericano, llegó a Nicaragua en enero de 1975, en los años 80 salió hacia Costa Rica a formar parte de la formación Capuchina. Posteriormente estuvo por tres años en Estados Unidos, pero el amor por lo dejado atrás en estas tierras lo hizo regresar directo a la Costa Caribe y hasta el día de hoy.

“Acá he vivido bonitas experiencias, la gente es muy buena, tienen una forma de vida muy bonita y eso me gusta”, señaló.

Zywiec recuerda que en sus primeros años de servicio en el Caribe la población era muy escasa y las comunidades estaban alejadas una de la otra, sin embargo, nunca desistió de evangelizar y trasladar la misericordia de Dios a cada uno de los caribeños.

Monseñor refirió que su nombramiento como obispo es un gran reto que espera alcanzar con la ayuda del pueblo y de sus compañeros sacerdotes.

“Esta es una gran responsabilidad, me asusta un poco pero me insta a confiar en el Señor porque es la tercera zona más grande del territorio nacional. Hoy ya tengo 70 años y las fuerzas no son iguales a las de uno de 40 años, pero este nombramiento implica confiar en los otros sacerdotes, en el pueblo para que caminemos juntos, dejando actuar al Espíritu Santo y espero ser un buen pastor”, añadió.

La tarea más próxima a cumplir por el obispo es la construcción de la nueva Catedral la que actualmente está establecida de manera interina en la Iglesia Señor de Esquipulas.

“Tenemos un proyecto a realizar, hemos recibido una importante donación por parte del Gobierno Municipal quien nos ha donado el terreno y esperamos pronto ir construyendo el templo madre y sabemos que con la ayuda del pueblo lo vamos a lograr. Queremos una Catedral con una capacidad para 800 personas y con la fe en Dios lo vamos a lograr”, subrayó.
mem/ybb

 

 

también te puede interesar