Nicaragua

En Sastrería Marbelly y Calzados Karencita está todo lo necesario para iniciar el curso escolar

Mochilas, uniformes escolares y el calzado se confeccionan en estos negocios de Nagarote y Masaya

Sastrería-Marbelly
Sastrería Marbelly |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Iniciar el curso escolar puede volverse un caos en casa. Necesitamos comprarle a nuestros hijos uniformes, zapatos, los útiles para la escuela, mochilas y todo tipo de enseres que garanticen un nuevo año bien preparados en las aulas.

El Gobierno Sandinista, además de avalar la educación para todos y buscar métodos y fórmulas para que ningún niño o joven se quede sin el pan se la enseñanza, ayuda a los emprendedores que desde sus negocios propician que tengamos acceso a todo lo necesario para que nuestros hijos vayan a la escuela.

En Nagarote existen diferentes negocios de sastrería que han emprendido algunas familias. Uno de ellos, Sastrería Marbelly, propiedad de la familia Cuadra Sánchez, lleva años confeccionando las mochilas y uniformes para todos lo grados y edades.

Gracias al Buen Gobierno el negocio ha ido creciendo con el apoyo de instituciones les facilitan herramientas con fondos compartidos.

Los meses con mayor demanda son diciembre, enero y febrero, lo que permite contratar a personas temporalmente para reforzar el trabajo de unos 15 trabajadores que mantiene fijos.

Sus dueños invitan a las familias a buscarlo y hacer sus pedidos para esta temporada escolar pues sus productos tienen precios accesibles.

Por ejemplo, las camisas blancas de niño cuestan 45 córdobas y de niña 50 córdobas, los pantalones en la talla de 21 a 26 por docena sale a 160 córdobas y de la talla 27 a la 32, a 180 córdobas la unidad.

Las mochilas, por su parte, se pueden encontrar desde 60 córdobas.

CALZADOS KARENCITA

En la pequeña empresa “Calzados Karencita” de Masaya desde el 2 de enero se comenzó a trabajar desde las cinco de la mañana y se concluye a las nueve de la noche.

Es que sus trabajadores se trazaron la meta de elaborar a la semana un promedio de 1 800 pares de zapatos escolares, que luego son distribuidos a los departamentos de Matagalpa, Jinotega, Chontales, León y Chinandega.

Una veintena de trabajadores pegan suelas, clavan tacones y dan forma a lo que será un bonito zapato escolar para las niñas.

Este taller es propiedad de Jorge Pavón Espinoza, un joven emprendedor que con 1 700 dólares de inversión empezó su pequeña empresa hace cuatro años y ahora da trabajo a más de 30 personas.

En esta pequeña empresa se elaboran hasta 12 diseños diferentes de calzado escolar exclusivo para niñas que cursan la primaria.

Hoy la demanda escolar sobrepasa la capacidad del taller porque “Calzado Karencita” busca mejorar la calidad del producto, darle un mejor acabado para que su clientela crezca.
mem/ybb

también te puede interesar