Nicaragua

2018, te recibimos en paz

Cada país le dio la bienvenida de acuerdo a sus tradiciones y costumbres

13-1
Bienvenida al 2018 |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El mundo, nuestro mundo… plagado de guerras, desigualdades y ansias de superioridad de algunos, recibió el 2018 sin grandes sobresaltos.

Celebraciones de todo tipo, a horas diferentes y cumpliendo tradiciones propias de cada cultura se sintieron alrededor del planeta pero todas vinieron cargadas de buenos propósitos y deseos de paz para el año nuevo.

Nuestro continente fue el último en decir adiós al 2017 y dar la bienvenida a los 365 días que se avecinan.

En Estados Unidos, específicamente en Nueva York, centenares de miles de personas se congregaron en la emblemática plaza neoyorquina de Times Square, con un frío intenso, para presenciar el descenso de la bola de cristal en los segundos previos al término del año.

La bola, de más de 5 toneladas compuesta de 2.688 triángulos de cristal, bajó iluminada con luces ecológicas de color rojo, azul, verde y blanco que crean un impresionante caleidoscopio.


En playa de Copacabana, en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, casi tres millones de personas recibieron el año con un baño en el mar. La tradición marca que, para tener suerte en el año que comienza, se haga vestido de blanco y se salten tres olas seguidas.


 

En España, las doce uvas al compás de las campanadas que despiden el viejo año protagonizaron, como es habitual, la primera madrugada de 2018.


La mayor congregación de personas, un año más, se produjo en la madrileña Puerta del Sol, donde se reunieron unas 20 000 personas. El acceso a la plaza fue restringido por seguridad.

Como en los últimos años las medidas de seguridad también se extremaron en grandes ciudades como París, Bruselas, Londres y Berlín.

Nueva Zelanda y otros países de Oceanía como Australia, Samoa, Kiribati y Tonga fueron los primeros en estrenar el nuevo calendario.

Nuestras antípodas han celebrado el cambio de fecha con unos espectaculares fuegos artificiales que se reflejan en las aguas del puerto de Auckland (Nueva Zelanda).

También en Sídney, la ciudad más poblada de Australia, llegaron antes a enero de 2018. Millón y medio de personas se han congregado en las orillas de su bahía para admirar los tradicionales fuegos artificiales.


Color y luz fue la tónica dominante en países como India o Corea del Sur.

La de Año Nuevo es probablemente la fiesta más importante del año en Japón. Hasta 1873 el país estaba siguiendo el calendario chino, pero a partir de esa fecha adoptaron el calendario gregoriano.

Para los japoneses el final del año tiene un fuerte valor simbólico, ya que tradicionalmente se considera cada año como algo en sí mismo, así que con el final de un año, se cierran todo lo relacionado con él y pueden comenzar una «nueva vida».
mem/ybb

también te puede interesar