Nicaragua

Fieles católicos clausuran Año Santo con peregrinación de la Virgen de Fátima

El Cardenal Brenes relató que la virgen llegó a Nicaragua a finales de los años 60 y recorrió todo el país en peregrinación

Cardenal Brenes
Cardenal Brenes |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los fieles católicos celebraron la clausura del Año Santo con una peregrinación de la Virgen de Fátima desde la Parroquia Nuestra Señora de la Luz  hasta la Catedral Metropolitana donde se ofició una santa misa en la Catedral Metropolitana. El Año Santa estuvo dedicado a esta imagen, cuyo primer centenario de su aparición se cumplió el pasado 13 de mayo.

El recorrido fue encabezado por los miembros de la Policía Nacional, así como de la Orquesta Musical de la  institución que interpretó cantos católicos y otros dedicados a la Purísima.

“Hemos clausurado con gozo esta festividad, este Año Santo, celebrando en la Parroquia Nuestra Señora de la Luz que desde la tarde de ayer acogió a la imagen y la Parroquia ha vivido toda una fiesta, han celebrado una vigilia, ha habido cantos, se rezó del Santo Rosario”, destacó Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, quien acompañó la imagen de la Virgen de Fátima en la peregrinación.

El Cardenal Brenes relató que la Virgen de Fátima llegó a Nicaragua a finales de los años 60 y recorrió todo el país en peregrinación.

La imagen estuvo en Carazo, Masaya, la zona Oriental de Managua en la Parroquia San Pio X, en la Zona Occidental, en la Catedral de Managua y en la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz. Durante este domingo permanecerá en la catedral y mañana retornará a la Iglesia Santa Ana.

“Hoy para nosotros es un momento muy alegre, muy contento con la Arquidiócesis poder celebrar esta fiesta y clausura del Año Santo”, afirmó el Cardenal Brenes.

También refirió que en dos días se iniciará la novena de la Purísima y que el  7 de diciembre se realizará la “Gran Peregrinación Mariana”, que es cuando el pueblo se desborda de fe, para el  8 celebrar la fiesta de la Solemnidad.

“Mi exhortación es que todos los hogares sientan en la imagen la presencia maternal de María, el cariño de María, la cercanía de María. Siempre un rostro maternal, bondadoso y que la Santísima Virgen nos cubra con su manto, nos proteja de todo peligro y que todos podamos juntos con ella, como ya lo decía en Cuapa, que no solo pidamos la paz, sino que seamos verdaderos constructores de la paz”, subrayó el Cardenal Brenes.

Instó a que los que manipulan la pólvora sean prudentes e implementen las medidas de seguridad para proteger a las personas.  Además, recomendó a las familias tener precaución, sobre todo con los niños.

ale/ana

también te puede interesar