Nicaragua

Los nicaragüenses conforman un pueblo cristiano y solidario, afirma Nuncio Apostólico

Al concluir su misión diplomática, Monseñor Fortunatus Nwachukwu realizó un breve resumen de su estancia de cinco años en el país

Nuncio Apostólico en Nicaragua, Monseñor Fortunatus Nwachukwu
Nuncio Apostólico en Nicaragua, Monseñor Fortunatus Nwachukwu |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Nuncio Apostólico en Nicaragua, Monseñor Fortunatus Nwachukwu, aseguró este jueves que se marcha muy agradecido con nuestro pueblo y satisfecho de ver que este es un país lleno de cambios y puntos positivos.

Al concluir su misión diplomática, el religioso afirmó que compartió con todos los nicaragüenses y comprobó que es una población cristiana, “con gran amor a Dios, a Jesucristo y a María, y admiración por el Papa”.

Aseguró que cuando arribó a Nicaragua le habían advertido que era una nación pobre, violenta y que por tanto, tendría un destino muy difícil. “No me tomó mucho tiempo convencerme de lo contrario”, refirió.

“Me decían que Nicaragua era un país difícil, con violencia, pobreza, el segundo más pobre de las américas. Entonces yo llegaba con un poquito de preocupación, pero tengo que decir que después de apenas un mes, dos meses, yo empecé a decirme que si dificultad de un país, de un destino, es como la que tengo en Nicaragua, entonces bienvenida la dificultad”, subraya.

Destacó que durante sus cinco años en nuestra tierra, le llamó la atención la Gritería en celebración a la Purísima Concepción de María. “Me hace pensar lo que significa el amor de la madre. Un pueblo se mide por el amor que tiene por la figura de madre, porque la madre es la vida. No es por casualidad que en la Biblia la mujer se llama Eva”, expresó Fortunatus Nwachukwu.

“Si yo profeso amor por Jesucristo no puedo no profesar amor por la madre de Cristo y entonces la profesión, el modo de celebrar ese amor a la Virgen, muestra también la fe del pueblo de Nicaragua a la persona de Jesucristo”, detalló.

“Es por eso que, continuó, la fiesta de la Purísima habla mucho, dice mucho sobre la fe del pueblo nicaragüense en la figura, en la persona de Jesucristo, nuestro salvador”.

El representante del Papa Francisco admitió ser un gran admirador de los altares a María, por lo que cada año aprovechaba para visitar los que tradicionalmente se instalan en el centro de Managua. Sin embargo, se mostró aún más admirado por esa expresión de amor hacia María que se manifiesta en cada familia que construye su altar en su propia casa.

Otro detalle que captó la atención al alto prelado es que todas estas manifestaciones religiosas cuentan con el respaldo del gobierno central. “Naturalmente es un modo muy importante para apoyar a los cristianos. Un pueblo sin valor es un pueblo que va hacia la ruina, pero un pueblo con valor sí que es un pueblo que va hacia el bien común”, indicó.

También se  mostró satisfecho de la firmeza con que en Nicaragua se apoya a la vida. “Para mí vale hablar de la atención que se brinda, y yo lo he visto, a las personas más desamparadas”, resaltó.

“En este país yo no esperaba una situación perfecta. Yo he vivido en distintos países y en comparación, yo digo que en este he visto muchos puntos positivos”, apuntó.

Además, mencionó que la Costa Caribe cuenta con proyectos carreteros en construcción, como Mulukukú-Siuna, Nueva Guinea-Bluefields o El Tortuguero-Wapi. “Es una cosa que se ve. Al menos a nivel de las infraestructuras yo puedo decir que sí he visto cambios”.

Sobre el tema, el representante del Papa Francisco expuso que la diferencia con todos lugares donde ha vivido es que en Nicaragua se ve los cambios positivos. “Claro que ha habido cambios. Acá en la carretera sur, en el país se ven cambios”, afirmó.

El Nuncio tuvo una enorme labor evangelizadora en nuestra nación. Basta decir que logró visitar todo el territorio nacional y que en apenas dos ocasiones viajó al interior del país en avión. Su entrega fue total y nos deja un legado inmenso.

ale/jos

también te puede interesar