Nicaragua

Artesanos y artistas de León listos para la Purísima

Se preparan todo tipo de dulces para la tradicional gorra e imágenes de la Virgen y sus hermosos altares

Artesanos de León listos para la Purísima
Artesanos de León listos para la Purísima |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

A pocos días de la Gritería en la mariana ciudad de León, los artesanos tradicionales de dulces, imágenes y retablos alusivos a la Virgen, están listos para surtir la demanda de las familias que, año con año, participan en esta fiesta religiosa cargada de identidad nicaragüense.

Al  final de noviembre inician los rezos o novenarios en honor a la Purísima y con ellos arranca una actividad comercial importante que sobresale en algunos barrios, donde los artesanos comienzan a preparar la tradicional gorra que se repartirá a todos los que participan en la Gritería.

Dulces tradicionales conforman la gorra, entre ellos el gofio, elaborado a base de pinolillo, dulce de rapadura, cacao, canela, leche y anís. Además se ofrecen variedad de caramelos rayados, el azucarado coyolito, el piñonate, crocantes, cajetas y leche burras, que son preparados en talleres artesanales y luego distribuidos en los tres mercados de León.

Doña Socorro Carballo, es una de esas artesanas que tiene años de elaborar gofios para la Purísima. Su taller familiar es de los que mantiene viva la tradición a nivel nacional, pues su producto es demandado por clientes del resto del país.

También en esta ciudad, los artesanos tienen un papel importante durante las celebraciones.  En sus talleres rústicos se elaboran hermosas imágenes de la Purísima para los altares que se instalan en las casas cada 7 de diciembre.

Para este año la demanda de imágenes ha aumentado, comenta Reinaldo Bolaños, propietario de «Arte Crisan». En su taller, donde trabajan 14 artesanos, se elaboran las figuras cuidando cada detalle en su elaboración.

El talento y el fino acabado de cada una con sus diferentes tamaños, ha gustado mucho a las familias que celebran a la Purísima.

Bolaños relata que a su taller llegan muchos clientes con especificaciones distintas para la elaboración de sus imágenes.

“Los clientes nos traen la muestra y nosotros siempre tratamos de cumplirles. La imagen de la Virgen es la misma, lo que varía son los acabados, el color de la vestimenta, el color de la piel, los adornos que llena en su contorno. Y los precios son variados pues elaboramos piezas en resina, madera, yeso y fibra de vidrio”, explicó.

Para lograr que los altares sean coloridos y dignos de la Reina del Cielo, las familias tienen a la disposición a los artesanos, decoradores y pintores populares, cuya experiencia queda plasmada en arreglos originales de mucho significado.

Edwin Crespín, pintor tradicionalista de Sutiaba, es uno de los más de 40 artistas de León que anualmente se encarga de impregnar su imaginación en los populares arreglos que hacen de las fiestas marianas una celebración única.

“He venido elaborando muchos telones, mantas en las que se pintan paisajes, iglesias o diseños que el dueño desea. Antes se acostumbraba arreglar los altares con cortinas, flores, pequeños cuadros, sin embargo, en León se ha venido instaurando la tradición de usar los telones porque en ellos se refleja nuestra cultura, tradición y folclore”, afirmó.

Cada arreglo de altar conlleva horas de trabajo y mucha devoción. Para los artesanos y pintores esta es una temporada de mucho trabajo, pues la demanda de su arte es cada vez mayor.

mem/ybb

también te puede interesar