Nicaragua

Una pareja nicaragüense lidera exitoso proyecto de ingeniería en Alemania

Yessica Morales y Alejandro Delgadillo se sobrepusieron a los obstáculos y hoy resultan verdaderos orgullos de nuestro pueblo

Proyecto de ingeniería en Alemania
Proyecto de ingeniería en Alemania |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Dos nicaragüenses dirigen desde hace un par de años el proyecto de desarrollo del concepto «Hyperloop» en la Universidad de Oldenburg, Alemania.

Ambos fundaron el equipo HyperPod en 2015 para participar en una primera competencia aeroespacial. Ellos son: Alejandro Delgadillo, ingeniero mecánico graduado en Taiwán, y Yessica Morales, ingeniera en calidad Ambiental y MBA graduada en la UCA, Nicaragua.

«Nuestro plan fue seguir estudiando en algo que nos permitiera trabajar en investigación y desarrollo de productos, especialmente en productos que pudieran ser de beneficio para comunidades en desarrollo, como las hay muchas en Nicaragua”, recuerda Yessica.

“La carrera de Ingeniería física en la Universidad de Oldenburg nos pareció una opción ideal, y en el 2014 viajamos a Alemania para estudiar. En el 2015 Alejandro encontró un artículo invitando a estudiantes de todo el mundo a participar en una primera competencia para diseñar una cápsula para un nuevo modelo de transporte, el Hyperloop», manifiesta la joven.

Para entender esta historia, se hace necesario conocer que Hyperloop es el programa de Engineering Physics lanzado en conjunto entre la Universidad Carl von Ossietzky de Oldenburg y la Universidad de Ciencias Aplicadas de Emden-Leer.

«Decidimos participar y reclutamos a amigos y compañeros del programa», relata Alejandro Delgadillo. «Así fue que comenzamos con el desafío, con ocho estudiantes“.

El muchacho señaló que fueron muchos desvelos, reuniones e investigación, para pasar hasta la etapa del Design Weekend (fin de semana de diseño), una feria de exhibición organizada por la Universidad T&A en Texas, EE.UU. «Ahí presentamos el diseño a un jurado compuesto por catedráticos, expertos en la materia de SpaceX y compañías del ramo”.

«Fue difícil no sentirse intimidados por universidades de renombre; instituciones famosas por sus programas en ingeniería; equipos conformados por más de 100 estudiantes con maestrías y doctorados en la materia. Sin embargo, al recorrer los pasillos y ver los otros diseños, reconocimos que nuestro diseño estaba al nivel de los otros equipos y el nerviosismo se convirtió en orgullo», expresa esta hermosa pareja en lo sentimental.

A pesar de todo, no lograron construir el prototipo por falta de financiamiento, sin embargo, estos compatriotas acumularon una gran experiencia que los motivaron a participar en una segunda competencia internacional.

La nueva oportunidad tuvo el apoyo de las dos universidades y sumaron un equipo de 35 estudiantes. También consiguieron la colaboración de algunas instituciones importantes, como la Compañía Aeroespacial alemana OHB, Ministerio de Ciencia y Cultura de Baja Sajonia y personalidades como Thomas Reiter, uno de los primeros astronautas de Alemania.

Esto permitió recaudar los fondos suficientes para construir el pod y llevar al equipo hasta la sede de SpaceX en California, donde se llevó a cabo la competencia (Competition Weekend II.)

Ya con el prototipo listo, viajaron a California para competir por el Pod más rápido, tras varios meses de intenso trabajo en la construcción de la tecnología de levitación magnética y de control y seguridad de esta cápsula de alta velocidad. Todos los sistemas trabajaron de forma fiable en las condiciones de presión similares a una altura de seis veces en un vuelo transatlántico.

A finales de agosto se expuso el POD y se sometió a rigurosas pruebas en la sede de SpaceX en Hawthorne, California, logrando ganar el puesto número 6 de 150 equipos. Actualmente, ambos compatriotas están muy satisfechos, porque además Space X honró el proyecto con un «Premio a la Innovación» por su sistema de control de frenos y seguridad. Con este galardón se aseguraron uno de las tres distinciones de la competencia.

«Para sumarse a nuestras bendiciones, recibimos un precioso regalo a mediados de enero, el miembro más joven del equipo, una hermosa y sana bebé, Dara Sofia», cuenta Yessica. «Y cuando terminemos con el programa queremos formar nuestra propia empresa en diseño y desarrollo de productos». Hoy todo es felicidad en esta joven pareja nicaragüense.

ale/jos

también te puede interesar