Nicaragua

En defensa de nuestro patrimonio agrícola

Productores nicaragüenses resguardan semillas criollas y acriolladas para garantizar nuestro futuro agrícola y alimentario

Mayra Rodríguez, promotora del Programa De Campesino a Campesino
Mayra Rodríguez, promotora del Programa De Campesino a Campesino |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Mediante técnicas agroecológicas que incluyen el empleo de semillas criollas y acriolladas, la ausencia de agroquímicos y la adaptación a las condiciones del clima, productores de granos básicos de diversas áreas del país obtienen alimentos sanos con muy buenos resultados.

Las mujeres luchamos por lograr la semilla criolla y conservarla, sostuvo Mayra Rodríguez, promotora del Programa De Campesino a Campesino, de la Comunidad en el Horno 2, del municipio de San Ramón, Matagalpa, quien lidera uno de los 400 bancos comunitarios que reúnen en total a más de 35 mil familias campesinas.

Nuestra historia de semillas criollas y acriolladas nace desde nuestra gente indígena, y las hemos venido rescatando y resguardando en ollas, canastas, para que no se pierdan, precisó la dirigente agraria.

Las semillas criollas ya existían en los banquitos familiares para abastecernos en las siembras de primera, postrera y apante, y se vuelven a recoger y  a resguardar para la próxima cosecha. El tema de las semillas se une a otros como el acceso a la tierra y al de la seguridad y soberanía alimentaria.

Leonel Calero, de la comunidad El Mojón, en Masaya, aplica en su parcela técnicas de conservación de suelos, abonos orgánicos, cultivos diversos para producir en todo tiempo, como resultado de las prácticas agroecológicas, rentables para su familia.

La ley 693 sobre la Seguridad y Soberanía Alimentaria de Nicaragua dice que “…es un derecho de los pueblos definir sus propias políticas y estrategias sostenibles de producción, distribución y consumo de alimentos, que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población….”.

El uso de semillas criollas o acriolladas por parte de los productores nicaragüenses ha permitido elevar rendimientos en cultivos como el maíz y el frijol, según datos de la Red de Bancos de Semillas que se han implementado en el país.

Más de 13 mil productores han superado la media nacional de rendimientos, donde el frijol está registrado en 11 quintales por manzana, y el maíz, en 18 quintales por manzana. Según Domingo Páramo, secretario de la Junta Directiva de la Red de Bancos del Pacífico Sur, se ha realizado una caracterización de las semillas de frijol y maíz para registrar sus rendimientos.

Dos semanas atrás, agricultores compartieron en Managua sus experiencias en la conservación, multiplicación, mejoramiento, uso y fomento de semillas criollas como alternativa al cambio climático, y en apoyo a la soberanía y seguridad alimentaria.

Los participantes debatieron sobre los ensayos con semillas transgénicas y sus riesgos y beneficios.

La actividad fue desarrollada por 16 organizaciones entre federaciones de cooperativas, organizaciones y movimientos gremiales de productores y redes nacionales de Nicaragua.

ale/mau

también te puede interesar