Nicaragua

Nicaragua: Sueños cumplidos y un futuro alentador

El autor de este trabajo acaba de estar en Nicaragua participando en las actividades del 38/19 Aniversario del Triunfo de la Revolución Popular Sandinista (RPS) y del Foro de Sao Pablo.

Plaza la Fe
Plaza la Fe |

Patricio Montesinos |

Especial para el diario La Voz del Sandinismo

Cuánta alegría y esperanza en el futuro esparcieron por toda Nuestra América el pueblo nicaragüense, y particularmente sus jóvenes, en las celebraciones por el 38 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, escenificadas este nuevo 19 de julio de victorias en la nación del General de Hombres Libres.

Los sueños de Augusto Cesar Sandino, y de otros tantos luchadores por la verdadera independencia y la soberanía de Nicaragua, son hoy una realidad que pudieron sentir profundamente todos aquellos que tuvimos el honor de visitar Managua, en ocasión de esos recientes festejos, y del XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo.

Pero más que ello, el pueblo de esa nación centroamericana y sus nuevas generaciones irradian esperanzas de que los procesos revolucionarios en la Patria Grande pueden preservarse a pesar de las adversidades y los planes subversivos de las oligarquías y sus amos del Norte, cuando prevalecen la unidad y la convicción de que un futuro mejor puede construirse.

Los nicaragüenses demostraron una vez más que la perversa y repetida teoría del “fin del ciclo del progresismo” en Latinoamérica y el Caribe es una farsa de la derecha y del imperio para confundir y dividir a las fuerzas de izquierda, en la compleja coyuntura que vive la región.


Nicaragua: Sueños cumplidos y un futuro alentador
En las elecciones generales de noviembre del pasado año ya lo habían hecho cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y sus principales líderes, el actual Presidente Daniel Ortega, y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, se impusieron en los comicios con más del 70 por ciento de los votos a su favor.

En las últimas cuatro décadas, Nicaragua y el FSLN conocieron de guerras sucias, derrotas en las urnas, y continuas agresiones, de las cuales aún son blancos, sin embargo nunca capitularon, y por el contrario han conseguido contundentes y ejemplares victorias.

Y es que el pesimismo es una palabra inexistente en el diccionario Nica, mientras el optimismo, la unidad, la paz, la prosperidad y la confianza en la Revolución Sandinista, y en su actual e histórica dirigencia, prevalecen por encima de cualquier dificultad u obstáculo.

Tales razones explican todo lo ocurrido en las celebraciones por el 38 aniversario, una gran fiesta que estremeció al país centroamericano, marcada por el ímpetu de los jóvenes que como volcanes erosionaron júbilo, respeto a sus héroes y confianza en el porvenir.

Vigilias previas al 19 de julio en los barrios populares, y un acto multitudinario en la Plaza La Fe, de Managua, colmado de banderas nicaragüenses, del FLSN y de otras naciones de la Patria Grande, además de amenizado con bellas canciones y fuegos artificiales, fueron claras evidencias de que la Revolución Sandinista está definitivamente consolidada.

Gracias Nicaragua, gracias Daniel y Rosario, y gracias a sus nuevas generaciones por ser hoy verdaderos paradigmas de Nuestra América.
mem/pm

también te puede interesar