Nicaragua

¡Felicidades papá!

Este 23 de junio celebramos el Día del Padre, que es una combinación extraña de razón y sentimientos

Padre e hija
Padre e hija |

B. García |

Papá, papi, papucho, papito, pá, viejo… distintas palabras para referirse al hombre que nos dio también la vida y que nos formó como personas. Hay padres biológicos, cuyos hijos llevan su sangre, y papás del corazón, que brindan un amor paternal tan válido e incomparable como el de quienes engendraron a sus hijos.

Un verdadero padre es aquel que hace lo imposible para que a su hijo no le falte nada. Es aquel que lo protege durante su infancia, lo aconseja en su adolescencia y juventud, y lo acompaña en su adultez.

Un buen padre sabe decir que no y entiende que satisfacer todos los caprichos de su hijo es hacerle un mal. Un hijo, por lo tanto, debe saber reconocer lo que hizo, hace y hará su padre para lograr su bienestar. El hijo, posiblemente, en algún momento se transforme en padre y entonces podrá comprender muchas cosas de su progenitor.

 ¿Qué es un papá?

Un papá, lo que se llama papá, es un superhombre, porque puede responder con prontitud una pregunta sobre Biología, seguida de una de Matemáticas. Es un superhéroe que se disfraza de Superman y se desvela esperando que sus hijos regresen de la fiesta.

Un papá es una combinación extraña de razón y sentimientos, es el que sabe decir no cuando es lo justo y sabe decir sí cuando es lo conveniente.

Un papá zapatea duro cuando cumple con su deber y anda de puntillas en la noche cobijando cuerpitos fríos. Es el único de la casa que persigue un ratón hasta atraparlo, así se muera de miedo por dentro.

Un papá es un higo que parece duro por fuera y es puro dulce en su interior, es un director de orquesta, es el constructor de un nido, es el maestro de la escuela de la vida.

Un papá tiene mucho de mamá aunque tenga cuerpo de hombre. Si hay que cambiar pañales, los cambia, cuando el hijo llora, él es el refugio, cuando el hijo ríe, él es la compañía.

Ser papá es jugar en la vida el papel de rey, no de un reino; sino del amor, la comprensión y la razón.

Para un padre

Enseñarás a volar,

Pero no volarán tu vuelo.

Enseñarás a soñar,

Pero no soñarán tu sueño.

Enseñarás a vivir,

Pero no vivirán tu vida.

Sin embargo…

En cada vuelo,

En cada vida,

En cada sueño,

Perdurará siempre la huella

Del camino enseñado.

también te puede interesar