Nicaragua

Buena alimentación garantiza crecimiento infantil

En la alimentación de los niños la merienda escolar que proporciona el Gobierno Sandinista tiene una lógica nutricional complementaria de la alimentación básica

Alimentación garantiza crecimiento infantil
Alimentación garantiza crecimiento infantil |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Con el propósito de dar seguimiento a los resultados del Censo Nutricional hecho en mayo pasado en las escuelas, el Centro de Salud Silvia Ferrrufino, de Managua, sigue la evolución de un grupo de niños y niñas con desnutrición, a los que atiende en consulta o en visita domiciliaria y les entrega hierro, vitamina A y desparasitarios.

Esta institución del Minsa cuenta con médicos generales, enfermeras, nutricionistas y pediatras que cumplen con la estrategia del Gobierno de brindar una atención integral a los niños y las niñas, para garantizar su crecimiento y desarrollo óptimos.

Si el menor presenta algún otro problema de salud se le proporciona su medicamento como parte del paquete integral, aunque lo esencial es la educación a la madre u otro familiar que cuida del niño, por lo que siempre se les brinda consejería sobre cómo atenderlos, explicó la nutricionista Ninoska Cruz, de ese centro de salud.

Este, señaló, es un programa de atención integral que impulsa el Gobierno Sandinista con el propósito de vigilar y promover el crecimiento y desarrollo de la niñez.

Para ello, contamos con un portafolio para la promoción de la Guía Alimentaria Nicaragüense (Mazorca Alimentaria Pinolera), contentivo de gráficas sobre la importancia de comer saludable.

La Mazorca Alimentaria Pinolera muestra cuáles son los alimentos saludables, comenzando por la lactancia materna, seguida de alimentos básicos como pinolillo, avena, cebada; protectores como las verduras y las frutas; carne, lácteos y huevos, que son alimentos formadores y los energéticos grasas y azucares, que deben consumirse de manera moderada.

También es importante, agregó, que los niños y las niñas beban suficiente agua y realicen actividades físicas, que los ayudan a tener una mente sana y ágil, dan energía, facilitan la circulación de la sangre, tonifican los músculos, evitan la obesidad, ayudan a que el cuerpo utilice mejor el oxígeno y fortalece el sistema de defensa.

El primer alimento que el niño debe recibir es la lactancia materna hasta los seis meses de nacido, recordó; después debe alimentarse con comidas blandas: purés, verduras, refrescos de papaya y melón entre otros hasta los nueve meses y ya al año debe comer como mínimo ocho cucharadas de todo lo que come la familia, y a partir de los dos años, ir aumentando la ingesta.

Cuando el niño inicia la escuela, debe ingerir sus tres comidas y 2 meriendas, que pueden ser frutas, yogurt o galletas, a fin de llenar sus requerimientos nutricionales. La merienda escolar promovida por el Gobierno Sandinista, destacó la nutricionista, tiene una lógica nutricional complementaria de la alimentación básica.

“En los primeros cinco años de vida, el niño crece, aumentando sus huesos, su cerebro y todos sus órganos; para que esos huesos y órganos crezcan, el niño debe comer saludablemente”, subrayó. Durante esa etapa, la compañera Cruz recomendó a los padres evitar que sus hijos coman “comida chatarra”, nula en alimentos.

ale/mau

también te puede interesar