Nicaragua

Isla Juan Venado, tesoro ecológico para descubrir

En esta reserva natural no te podés perder sus espectaculares manglares y la diversidad de animales que la habitan

Isla Juan Venado
Isla Juan Venado |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Si querés vivir una experiencia única en Semana Santa, tenés que visitar la Isla Juan Venado, un tesoro ecológico de 23 kilómetros de extensión sobre la costa entre Las Peñitas y Salinas Grandes.

En un recorrido en lancha se puede apreciar las más de 70 mil hectáreas de mangle que protegen la reserva natural y resguardan la diversidad de especies de animales que la habitan.

El manglar sirve como incubadora para el camarón que, arrojado por la corriente, se entierra en el manglar y a los 15 días ya se ha desarrollado protegiéndose de los depredadores para terminarse de criar en el mar, indicó Santos Mercedes Rojas Rivera, uno de los guías turísticos de la zona.

Precisó que el mangle rojo sirve como filtro ecológico y protege a  las iguanas, cocodrilos, aves, arañas y cangrejos.

En el caso del mangle negro, explicó que tiene el propósito de adsorber la salinidad del agua para posteriormente cristalizarla en sus hojas.

Más de un centenar de aves entre migratorias y residentes como la tricolor, garza azul, garza real, pico de cuchara y espátula rosada han encontrado en esta reserva natural su casa.

Además de hacer el recorrido en el estero, que son aproximadamente siete kilómetros, se puede ver la diversidad de aves y otras especies animales. Si somos amantes de las aves hay que venir por la mañana bien temprano o por la tarde que es cuando las aves están activas, explicó Oscar González, coordinador del Área Protegida de la Isla.

Venados, osos hormigueros, mapaches, cocodrilos, boas, gatos monteses, pequeños coyotes, ardillas y arañas banana hilo de oro son otros animales que cautivan la atención de los visitantes.

En el sitio los comunitarios fundaron el centro ecoturístico Palo de Oro, que brinda servicios a los turistas como cabalgatas, tours nocturnos para ver el desove de tortugas, hospedaje y alimentación.

Los atendemos bien con la comida, buen trato, buena atención, lo mejor que nosotros podemos ofrecerles es pescado frito con su ensalada y tostones, tenemos cabañas para alquilarla a los turistas, es una atención de calidad la que les brindamos, destacó Petrona Dolores Membreño.

Cuentan que el nombre de la reserva se debe a que hasta mediados del siglo XX en la isla vivió un cazador llamado Juan que vendía pieles de venado en el mercado de León.

mem/ele

también te puede interesar