Nicaragua

Nuestro país es fiel defensor de la causa palestina

Agradecen miembros del  Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino papel de Nicaragua

muralpalestina
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El pueblo y gobierno de Palestina agradecieron a Nicaragua y a su Gobierno Sandinista por la acogida que le brinda al Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, un organismo de las Naciones Unidas (ONU), que sesiona en nuestro país por estos días.

El embajador de Palestina ante la ONU, Riyad Mansour, recordó que Nicaragua y el Frente Sandinista siempre han sido firmes aliados de la causa palestina, de ahí la gratitud que se les tiene. Ambos, dijo, “tienen en el corazón y la mente del pueblo palestino un lugar muy especial dados los lazos históricos y luchas que nos unen desde hace muchos años”.

En este sentido, transmitió el saludo del Presidente de Palestina, Mahmud Abbas, al Comandante-Presidente Daniel Ortega.

Mansour refirió que en estos momentos críticos y cruciales de la lucha del pueblo palestino la reunión del Comité en Nicaragua reviste de mucho interés, y recordó que tanto en nuestro país como en otras naciones centroamericanas hay una gran comunidad palestina.

En otra parte de su intervención ante las cámaras del Canal 4, el diplomático palestino se refirió al muro que Israel construye en la Franja de Gaza, territorio que le usurpó ilegalmente a Palestina y donde se asientan los israelíes. La muralla, subrayó, “simboliza un despojo”.

La construcción del muro y de las colonias ilegales son un reconocido “robo a la tierra a los palestinos. Luchamos contra este muro en todos los niveles”, expresó.

La ciudad de Belén, sin lugar a dudas, es un caso especial de la lucha palestina, y su alcaldesa Vera Baboun agradeció el apoyo que Nicaragua da la causa de su pueblo. “Significa mucho para los palestinos que sesione nuestro comité en este país amigo y hermano de nuestra justa lucha”, indicó.

Esa ciudad, donde nació el mensaje de Paz y Justicia, está divida por un muro que fracciona las tierras de Belén y Jerusalén.

Pero el impacto de esta colosal obra va más allá de la historia porque, aseguró la alcaldesa, se separa al pueblo palestino de sus recursos naturales. “Lo que queremos nosotros es vivir como gente digna en nuestra ciudad, queremos vivir como gente normal”, apuntó.

En ese sentido también ponderó la postura de Nicaragua y agradeció su apoyo y respaldo en la causa justa palestina.

La localidad de Beit Jala,  la más afectada por el vergonzoso muro y las colonias hebreas, antes de la ocupación israelí de 1967, cubría un territorio de un millón 400 mil metros cuadrados. Pero hoy han confiscado casi toda su extensión para unirla a Jerusalén Oriental, señaló el alcalde de esa ciudad, Nicola Khamis. “Israel no respeta ni leyes, ni resoluciones internacionales”, refirió.

ale/ybb

también te puede interesar