Nicaragua

La huella de Rubén Darío por Barcelona

El autor era un apasionado de la capital catalana donde tenía amistad con artistas e intelectuales modernistas

casa-ruben-dario-en-barcelona
Casa de Rubén Dario en Barcelona |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

En sus viajes por el mundo, Rubén Darío, dejó huellas  en cada uno de los sitios por los que pasó y en Barcelona sus estancias y visitas a principios de siglo XX aún se recuerdan.

El autor era un apasionado de la capital catalana donde tenía amistad con artistas e intelectuales modernistas y a Barcelona le dedicó diversas crónicas que publicó en periódicos americanos.

Tras media docena de visitas de poca duración,  fue en 1914 cuando estuvo por más tiempo en la ciudad y hasta llegó a alquilar una casa cerca de la actual Ronda de Dalt.

Se trataba de una torre de veraneo que consideró la solución definitiva para su maltrecha salud física y emocional. Tenía entonces 47 años y su adicción al alcohol ya era muy grave.

Una placa blanca de piedra en una impoluta fachada de color naranja recuerda su paso por este inmueble, en el número 16 de la calle Ticià: “En esta casa vivió en 1914 el insigne poeta nicaragüense Rubén Darío. Barcelona rinde homenaje a su memoria en el centenario de su nacimiento. Enero de 1967”, reza la inscripción que aún se mantiene intacta.

Al describirle la morada a un compañero del diario argentino La Nación, Rubén Darío mostró su alegría por la vivienda que había encontrado: “Torre ideal, cerca del Tibidabo: jardín y huertos a un lado; tranvía cerca; baño, luz eléctrica, timbres, la mar de piezas, todo amueblado y listo”.

Y en la postdata de su autobiografía, escrita en 1914, decía: “Y ya en Barcelona, en la calle Tiziano número 16, en una torre que tiene jardín y huerto, donde ver flores crecer que alegran la vida y donde las gallinas y los cultivos me invitan a una vida de manso payés, he buscado refugio grato a mi espíritu”.
mem/ybb

también te puede interesar