Nicaragua

Juventud nicaragüense comprometida más que nunca con Leonel Rugama

Este domingo se cumplieron 47 años del paso a la inmortalidad del poeta y combatiente revolucionario, caído en desigual combate contra la guardia nacional somocista

leonel-rugama
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Nicaragua conmemoró este domingo 15 de enero el aniversario 47 años de la caída en combate del joven poeta y guerrillero sandinista José Leonel Rugama Rugama, cuyo legado es reivindicado  por toda la Juventud nicaragüense en esta nueva etapa de lucha revolucionaria, resaltó Radio Sandino en su nota a propósito de la fecha.

El 15 de enero de 1970, Leonel Rugama murió luchando contra un batallón de la guardia somocista, y junto a él también fueron abatidos los combatientes Róger Núñez Dávila y Mauricio Hernández Baldizón. El hecho conmocionó al país pero no logró apagar la voz del poeta guerrillero.

Desde temprana edad, influido por su mamá, doña Cándida Rugama, profesora de Primaria, que lo introdujo en la lectura de los clásicos de la literatura, Leonel mostró un marcado sentido humanitario y sensibilidad social, que lo llevó a iniciarse en el seminario.

Cuando está cursando el cuarto año de sus estudios eclesiásticos adviertó que la reivindicación de las injusticias del país y el logro de una sociedad más justa no eran asequibles con la sotana, razón por la cual cuelga el hábito y concluye su bachillerato en Estelí. En espera de ser becado para estudiar a Alemania, se involucra a través de José Benito Escobar en el Frente Sandinista.

Rugama comenzó su labor en la guerrilla urbana como responsable de una célula del Frente Sandinista de Liberación Nacional y siempre fue consecuente con su condición de creyente y militante, y junto con la Biblia caminaba su pistola 45, refirió a El19 su primo hermano en segundo grado Manuel Gámez.

Eran los tiempos en que  había comenzado su poesía con timidez, y del tratamiento inicial de temas de moral o circunstanciales, pasó a una poesía más comprometida y acusatoria del régimen somocista.

Siempre tomaba las cosas muy en serio, fue consecuente con lo que decía, con lo que predicaba, con su vida y sus pensamientos, y con su caída extraordinaria demostró que no había que tenerle miedo a la guardia somocista.

Doña Cándida Rugama (Q.E.P.D) madre de Leonel, expresó en un testimonio grabado sentirse satisfecha por que su hijo sirvió de ejemplo a miles de muchachos que durante la lucha revolucionaria también ofrendaron su vida con valentía, como él.

Su hermana Azucena señaló que su pensamiento estuvo marcado por el pueblo, los desposeídos y las dificultades que pasaba la gente pobre. “Lo marcó mucho la desigualdad social” y a ese respeto reconoció que tanto la Juventud nicaragüense como el Gobierno Sandinista retoman el legado de Leonel al restituir el derecho de cada persona a la salud, la educación, el trabajo y la recreación.
mem/mau

también te puede interesar