Nicaragua

Abierto libro de condolencias en la Embajada de Cuba en Nicaragua

El embajador cubano Eduardo Martínez reconoció las muestras de cariño del pueblo pinolero tras conocerse la noticia del paso a la inmortalidad del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro

Abierto libro de condolencias en la Embajada de Cuba en Nicaragua
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Embajada de Cuba en Nicaragua abrió este lunes el libro de condolencias para que nicaragüenses, cubanos y amigos del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, expresen su pesar, sentimientos y deseos luego de su desaparición física el pasado 25 de noviembre.

El embajador de La Habana en Managua, Eduardo Martínez, destacó que el pueblo pinolero comenzó a expresarse inmediatamente que se conoció la noticia del paso a la inmortalidad del Comandante en Jefe.

Desde el mismo viernes por la noche han sido muchas las muestras de cariño, de afecto por parte de todo el pueblo, del gobierno, del Comandante Daniel y la Compañera Rosario. Estuvo el libro abierto en el Teatro Rubén Darío el fin de semana, se hizo el acto en la plaza, rememoró.

Precisó que los amigos de Cuba podrán firmar el libro de condolencias durante toda la semana desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

El diplomático confirmó que el próximo sábado, cuando concluyan las honras fúnebres oficiales, todos los libros serán enviados a la nación caribeña.

Hacia la sede diplomática cubana en nuestro país se han acercado muchas personas como el canciller Samuel Santos, quien calificó a Fidel como un guía y maestro de los nicaragüenses y latinoamericanos.

Y hoy que él ya se fue, va adelante de nosotros, esperemos que también así como nos guió en vida nos siga guiando en esta nueva ruta que acaba de emprender ahorita y que en el caso de él, es la ruta de la inmortalidad, subrayó.

Por su parte, el embajador de Venezuela, Javier Arrúe,  destacó que es un privilegio para América latina y el Caribe tener a un hombre la talla de Fidel.

Es un hombre que siempre estará en nuestros corazones, en nuestras vidas, en nuestras luchas porque si algo tuvo Fidel Castro fue esa solidaridad infinita e internacionalista de ayudar a los eternamente excluidos,  a los eternamente olvidados, a los enfermos, a los más excluidos de la sociedad. Siempre estuvo al frente, siempre con ese ánimo, siempre con esa constancia. Se le puede decir que murió con las botas puestas pero peleando toda su vida hasta en el último segundo de su existencia, insistió.

evm/ele

también te puede interesar