Nicaragua

Fortunato Nwachukwu destaca construcción del museo San Juan Pablo II

El Nuncio Apostólico en Nicaragua agradeció la iniciativa de edificar una obra dedicada a “una figura única de nuestro tiempo”

Fortunato Nwachukwu destaca construcción del museo San Juan Pablo II
|

Redacción Central |

Fortunato Nwachukwu, Nuncio Apostólico en Nicaragua de Su Santidad el Papa Francisco, concedió este viernes una entrevista exclusiva a los periodistas Juan José Lacayo, de El 19 Digital, y Alberto Mora, de la Revista en Vivo de Multinoticias Canal 4.

Habló sobre la construcción en Managua del museo San Juan Pablo II, en el que los nicaragüenses y turistas internacionales podrán conocer sobre las dos visitas que hiciera al país el Papa nombrado santo y las reliquias que utilizó en ambos viajes.

A continuación, publicamos la entrevista:

Periodista Alberto Mora:

Y continuamos amigos televidentes, me acompaña Juan José Lacayo y nos es un honor conversar con el Nuncio Apostólico y para eso le damos gracias señor nuncio que nos haya permitido conversar con usted unos breves minutos. Queríamos hablar un poco sobre esa obra que se ha levantado en la ciudad de Managua, que está dedicada a Su Santidad Juan Pablo II.

Este museo que forma parte que el pueblo de Nicaragua le tuvo y le tiene a Juan Pablo Segundo. Queríamos conocer sus impresiones al respecto.

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Muchísimas gracias. Gracias por la iniciativa de esta entrevista y gracias también por la iniciativa de edificar una obra de este tamaño de una figura única de nuestro tiempo. Del siglo pasado y de este nuevo siglo como el Santo Papa, Juan Pablo II, de fama mundial y figura única, particular no solamente en los círculos de la Iglesia Católica, sino también en la sociedad mundial como tal.

Gracias por haber querido involucrarme en esta iniciativa y haber querido involucrar la nunciatura apostólica, la representación del Santo Padre en Nicaragua, en esta iniciativa.

Nuncio se muestra admirado

Periodista Juan José Lacayo:

Usted estuvo de visita el pasado 13 de abril en el museo y ha visto fotografía de los avances de las obras. ¿Qué impresión le ha causado esta obra?

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Sí, me acompañó y acompañaba para visitar esta obra el señor Fidel Moreno y quedé ya en ese entonces quedé impresionado por la idea en primer lugar y también por el tamaño de la iniciativa y él me explicaba cuál era el proyecto y yo expresé ya mi impresión, mi admiración frente a una obra de tal tamaño, de tal belleza, ya ha ese nivel.

Habían presentado y he presentado también a él una sugerencias mías porque me pedía y para mí sería un gran gozo poder ver ahora como llegó esta obra.

Periodista Juan José Lacayo:

¿Cuál es la importancia para el pueblo católico esta obra, este museo, que permite al pueblo nicaragüense conocer las visitas que hizo su santidad a Nicaragua?

San Juan Pablo II, ejemplo de éxito

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Bueno, hay dos niveles. La primera, el primer nivel es el nivel de memoria. La memoria es una base para la vida. En la memoria nos damos cuenta de lo vivido, de lo que hemos vivido. Vemos en nuestra memoria, para cada ser humano, nuestros pasos cumplidos, pasos con dificultades, pasos, tropiezos, pasos con éxitos, pasos con tristezas, pasos con alegrías.

Y construyendo en base a la memoria, podemos construir siempre un futuro mejor y este es el primer valor de esta obra y da cada museo verdaderamente. Porque el museo nos da la posibilidad de vivir o revivir o de hacer presente el vivido del pasado y a partir de eso reconstruir el presente y lanzarnos hacia un futuro mejor, esa es la primera dimensión.

La segunda dimensión, se funda en la persona de la imagen de Juan Pablo II, que ha sido un ejemplo de lo que se puede llamar el éxito de la esperanza. Él quedó huérfano de madre muy temprano, pero no se dio por vencido. Pudo vivir su situación de dificultad, de faltas, superar su situación, llegar a ser sacerdote, a ser obispo, a ser cardenal y llegar a ser Papa y no solo llegar hoy a ser santo.

Esta es una historia que puede presentar a cada persona, sobre todo para los nicaragüenses, la gente común, donde encontramos personas también que han vivido situaciones difíciles o que viven aún en la actualidad situaciones difíciles, de falta de personas de seres queridos, donde se encuentra con el desafío o de dejarse desanimar o de afrontar la situación con la misma valentía del joven Karol Wojtyla, que llegó a superar sus situaciones, llegar a ser santo hoy.

Entonces es una historia de esperanza, la llamo el éxito, la victoria de la esperanza y hoy celebramos la fiesta de la victoria y es la victoria de la esperanza y es una dimensión que para mí es importante para los jóvenes y cada nicaragüense de hoy, es la dimensión de la victoria, de la esperanza.

Periodista Alberto Mora:

Además de los espacios que hay en el museo, digamos, en el monumento de las palomas blancas, la fuente, también hay objetos que el nicaragüense puede observar de la visita al museo, como el sello papal, el libro de homilía dictada por el pontífice y ahora santo Juan Pablo II; y también una medalla conmemorativa por su periplo por el territorio nacional.

Eso también ayuda a los aspectos que usted mencionaba con la dimensión de la memoria, el pueblo de Nicaragua, también la enramada en la que ofició su misa, corazones desbordados, miles de nicaragüenses movidos por el fervor católico y sobre todo el cariño para Juan Pablo II en esa visita al país. El nicaragüense tiene contacto directo a través de estos objetos, las toallas que utilizó por ejemplo ¿Qué dimensiones tiene?

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Bueno, naturalmente las personas que han tenido un modo de vivir personalmente, concretamente, estas visitas, la visita en 1983, después más tarde también, en la visita de 1996, hay personas que no han tenido la posibilidad, la dicha de vivir concretamente esas visitas.

Y esas personas por medio de estos objetos en el museo tienen la posibilidad de acercarse también, se podría decir, que por medio de reliquias de la visita y ponerse en contacto con una figura histórica, una figura revolucionaria.

Yo lo digo porque alguien me decía que muchas veces la Iglesia no conoce la revolución y digo: no, no, la Iglesia es, digamos, está propia a la base de la Revolución. Jesús era un revolucionario porque era signo de contradicción y Juan Pablo, apoyaba, era también figura de Revolución.

Pero la Revolución que la Iglesia presenta es una Revolución que nos lleva siempre arriba, arriba, como se lee, muchas veces me gusta referirme a la Biblia, al texto bíblico. Pensemos por ejemplo al texto bíblico de Juan, evangelio según San Juan, en capítulo 3, versículo 14, cuando Jesús habla de cómo Jesús levantado en la cruz.

La imagen de la cruz va a levantar a las personas. La cruz en sí tendría que ser imagen de muerte, de destrucción. Pero Jesús dice: Cuando el hijo del hombre sea levantado como Moisés levantó la serpiente del desierto, en ese momento va a quedar así, levantando a las personas.

Esa es la Revolución Cristiana y Juan Pablo II era una figura de esa revolución que levanta a las personas transformando a las personas, sacándolas a una dimensión mejor. Digamos una dimensión del espíritu adentro de las personas que puede también transformar también una sociedad.

Y esta es la dimensión que estos objetos pueden transmitir a los visitantes del museo. Se ponen en contacto con estos objetos. Por medio de estos objetos se pone en contacto con una figura revolucionaria, una figura de la Revolución cristiana que pues, llega a ser un Santo. Un ejemplo de vida que nos lleva hacia el señor. Este es el camino cristiano, camino hacia el Señor.

Periodista Alberto Mora:

Dimensiones de Santo.

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Dimensión, de Santo, porque naturalmente esa dimensión de Santo es la dimensión de una persona que nos lleva al Señor.

Tenemos que recordar que el Señor mismo es este camino. Aquí voy a volver a citar el texto, en este caso Juan capítulo 14, versículo 6, que todos conocen, Jesús mismo que dice: Yo soy ese camino. Yo soy la vida, yo soy la verdad.

Entonces, poniéndonos en cada persona, junto con cada persona que se pone este camino, que se pone en sintonía con esta vida y esta verdad en el camino de la vida, la salvación que es el camino cristiano.

Lo que lleva a Dios es Santo

Periodista Juan José Lacayo:

Esta obra, este museo, ¿Cómo contribuye a reafirmar del cristiano nicaragüense, del católico?

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Bueno. Todo lo que lleva a Dios es Santo. Todo lo que nos desvíe de Dios es pecado. Cuando una figura, una persona, la imagen de una persona, algo que toca una persona me lleva a Dios, esta cosa se hace el camino hacia la santidad, porque me lleva a Dios.

Los padres de la Iglesia latina como decimos, tenían una expresión en latín dicen; quot quod at deum redemptum est, lo que Dios asume, lo que va, lleva a Dios, es fuente de redención.

Esos objetos que se relacionan a un santo, nos llevan también hacia el camino de la santidad. Y en ese sentido, esa ayuda, la vida de los cristianos en este país, o cada cristiano que va a visitar este lugar. ¿Por qué? Tenemos que saber, Juan Pablo II, era una figura que no sinceraba solamente, en el camino, en el círculo de los católicos.

Él abrazaba todos los cristianos y abrazaba todo hombre de buena voluntad. Cuando él falleció, les puedo contar eso, cuando Juan Pablo II falleció, yo estuve en nuestra misión, misión de la Santa Sede antes las Naciones Unidas en Ginebra y abrimos tres libros de condolencias.

Yo estuve en nuestra misión. Vino, vinieron dos muchachos que firmaron el libro. Al final querían hablar conmigo y yo me acerqué y ellos me dijeron: Hemos venido, nosotros no somos cristiano. Dijo uno de ellos: nosotros somos musulmanes, pero venimos para dejar nuestra, nuestros testimonios porque esto era un hombre, un hombre de paz, era un hombre para todos.

Y entonces el Museo de Juan Pablo II, tendría también que tener ese interés, ese abrazo, que va más allá de la Iglesia Católica para alcanzar todo hombre, toda persona de buena voluntad. Cualquiera sea su religión, cualquiera sea su creencia.

Cariño del Papa Francisco a Nicaragua

Periodista Alberto Mora:

Nuncio. El Papa Francisco siempre, también, el pueblo de Nicaragua le tiene un inmenso cariño y sabemos que él, el Papa, también ha dado muestras de ese cariño a Nicaragua. ¿Podría comentarnos algo al respecto?

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Me estoy sonriendo porque yo el 19 de septiembre pasado estuve con el Papa Francisco y de nuevo él expresó ese cariño que tiene por el pueblo nicaragüense. Me preguntó naturalmente por personas particulares, gobierno, el pueblo, la Iglesia, la vida en el pueblo.

Al final le dije a él: Su Santidad, bueno, el pueblo nicaragüense lo espera. Y hizo una sonrisa y le dije también: Esperan también los nicaragüenses una bendición y le dije: Puedo yo transmitir a ellos y me dijo: Con mucho gusto.

Entonces con mucho gusto también transmito al pueblo nicaragüense el cariño el abrazo, el afecto y la bendición del Papa Francisco.

Periodista Alberto Mora:

Muchísimas gracias. Fue un placer por esta entrevista. Muchas gracias.

Nuncio Apostólico Fortunato Nwachukwu:

Muchas gracias a ustedes.

también te puede interesar