Nicaragua

Nicaragua: Francisca y Pedro Celestino no aceptan barreras para estudiar

Recibir una educación de calidad es una de las prioridades del Gobierno Sandinista

Nicaragua: Francisca y Pedro Celestino no aceptan barreras para estudiar
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La educación desde las primeras edades es un derecho humano fundamental, esencial para poder ejercitar todos los demás derechos. La educación promueve la libertad y la autonomía personal y genera importantes beneficios para el desarrollo. En base a estos conceptos, los gobiernos deben proveer de proyectos que garanticen estos objetivos.

Y así lo ha hecho el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y lo plasmó en su Plan de Buen Gobierno para 2016 donde reafirma que el Ministerio de Educación fortalece el sistema nacional de enseñanzas, las capacidades y calidad educativa desde los docentes y hacia todos los niveles, además de ampliar la cobertura educativa.

Pero pese a todo, prevalece la entereza. Y tal es el caso de Francisca y Pedro Celestino. Ambos, a sus escasos siete años, tienen muy claro que estudiar es lo esencial para contribuir a su desarrollo y al de la sociedad que los acogeré al pasar de los años.

Una hora camina Francisca cada día para llegar a su escuela, además de pasar varios caños y un río. Habita en la comunidad El Valle San Antonio, jurisdicción de Siuna, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte.

Igual suerte corre cada mañana Pedro Celestino. A veces viaja a caballo, otras se enfrenta al peligro que representan la crecida de los ríos. Pero ambos llegan felices a su escuelita llamada Linda Vista.

Es realmente difícil a veces para los pequeños que viven en zonas alejadas o en el campo poder recibir la educación que, a pesar de lo intrincado de la geografía nicaragüense, tienen garantizada.

Su profesora, Maura Molina García, quien hace acompañamiento pedagógico a los niños de primero y segundo grado, siente orgullo de pequeños que como Francisca y Pedro Celestino realizan cada día cruentos esfuerzos para asistir a la escuela. A veces, si hay lluvia —cuenta la maestra— no llegan.

Entonces, ¿no son Francisca y Pedro Celestino un verdadero ejemplo para el resto de los niños de nuestro país? Todos, todos, tienen el total derecho a formarse para la vida. La sociedad nicaragüense del mañana los espera.
mem/ybb

también te puede interesar