Nicaragua

León ama a la Virgen María

La Ciudad Universitaria está lista para celebrar la Gritería Chiquita en agradecimiento a la intercesión de la Virgen ante la erupción del volcán Cerro Negro, en agosto de 1947

La Virgen María
La Virgen María |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Obispo de la Diócesis de León, Monseñor Bosco Vivas Robelo, aseguró que a lo largo de los años y de generación en generación se ha afianzado en los leoneses la devoción a María Santísima y a Cristo.

León ama a la Virgen María, ella es nuestra intercesora. Ella, en cualquier advocación, está ahí vibrando en el corazón de los leoneses, ella es nuestra intercesora que nos ayuda a acercarnos al Señor, destacó.

Recordó que los dos momentos principales durante los cuales los pobladores de la Ciudad Universitaria le demuestran su cariño a María es en la Gritería Chiquita y La Gritería o Purísima Concepción, que se celebra el 7 de diciembre.

La raza nuestra es eminentemente mariana, nuestra devoción a la Virgen Santísima ya es parte de nuestro ser de nicaragüenses, esa es una de las características muy propias porque cada uno lleva a la Virgen en el corazón donde quiera que va, insistió.

Este día miles de personas, entre leoneses, visitantes nacionales y extranjeros, participarán en la Gritería Chiquita, tradición que se ha mantenido en agradecimiento a la intercepción de la Asunción de María ante la erupción del volcán Cerro Negro, en agosto de 1947.

Según el historiador y periodista Israel García, la cantidad de arena acumulada en los techos ponía en riesgo la vida de las familias ante el riesgo de colapso de los inmuebles, incluyendo la Catedral de León.

La gente no hallaba ni qué comer, no podía bañarse, no podía hacer nada. En este ambiente surge la Gritería Chiquita, réplica pequeña de la gritería mayor, que consiste en la celebración del Dogma de la Asunción de la Virgen a los Cielos, recordó.

Manifestó que cuando se concedió el milagro del cese de la actividad del coloso, los leoneses hicieron volcancitos con la arena recogida de sus casas y patios, y sobre ellos colocaron la imagen de la Asunción de María, con lo que comenzó la tradición de la también conocida como Gritería de Penitencia.

Durante esta festividad, que cumple 69 años, se entrega la gorra que consiste en caramelos, estampitas, relicarios y otros productos nicaragüenses.

Se disfruta elaborar todos estos dulces que ya son tradición en la gorra de la Gritería. Son dulces cargados de identidad leonesa y nicaragüense que se hacen en honor a la Virgen madre de Dios y madre nuestra, explicó Enemesio Núñez, propietario de la Dulcería Gloria Bárcenas.

Asegura que el dulce preferido para esta celebración es el gofio.

Hay que elaborarlos dos días antes, porque a la gente le gusta que el producto esté fresco. Ya el viernes iniciamos con la preparación para cumplir con los pedidos, indicó.

Esta tradición también se mantiene viva en las calles, casas e iglesias, donde se aprecian hermosos telones con motivos bíblicos que adornan el fondo de los altares.

Todas son creaciones originales y es emocionante saber que la gente admira este arte y despierta su fervor hacia la Asunción de María, señaló Edwin Crespín, propietario del taller Ángeles y Telones.

Las familias devotas de la Virgen María también aprovechan la fecha para comprar sus imágenes en los talleres de escultores locales, quienes las elaboran con yeso u otro tipo de materiales.

En la Gritería Chiquita tampoco falta la quema de pólvora que es comercializada al norte La Proquinsa, lugar autorizado por la Policía Nacional y los Bomberos.

Este 14 de agosto la Gritería de Penitencia volverá a estremecer a León, donde resonará ante los altares “¿Quién Causa Tanta Alegría? ¡La Concepción de María!”.
mem/ele

también te puede interesar