Nicaragua

Nicaragua ratifica compromiso con protección y defensa de la Madre Tierra

En la reunión de la Celac para analizar el plan de seguridad alimentaria y erradicación del hambre de cara a 2025, nuestro país expuso que es necesario combatir este fenómeno que pone en peligro el desarrollo sostenible de Latinoamérica y el Caribe

Nicaragua ratifica compromiso con protección y defensa de la Madre Tierra
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Nicaragua recordó que los efectos del cambio climático pueden amenazar los avances observados hasta el momento en América Latina y El Caribe en materia de desarrollo, al intervenir en la reunión sobre la implementación del plan de seguridad alimentaria, nutrición y erradicación del hambre fijado por la Celac para 2025.

En Santiago de los Caballeros, República Dominicana, el Ministro Asesor del Presidente de la República para Políticas y Asuntos Internacionales, Sidhartha Marín, intervino ante el pleno, donde consideró que “el Cambio Climático amenaza la existencia misma de la humanidad”.

Ante los delegados de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Marín expuso los puntos de vista de nuestro país con respecto al documento «Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre Celac 2025. Un paso antes del cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible», elaborado por organismos como Cepal, FAO y Aladi.

“Desde el capítulo I se reconoce que efectivamente nuestra región ha mostrado importantes avances, lo que nos permite enfrentar de mejor manera los desafíos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, indicó el representante nacional.

Con respecto a la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza, Marín reflexionó que la región latinoamericana y caribeña dispone de alimentos suficientes, pero todavía padece de hambre y la vez, de obesidad, una “ironía que debe terminar”.

Citó datos brindados por la FAO, que indican un desperdicio de 350 millones de kilogramos de alimentos en la región, realidad que calificó como crítica.

La situación también hace referencia al “incremento de la temperatura global, y su impacto en la biodiversidad, la agricultura y la seguridad alimentaria. Esto preocupa a Nicaragua”, subrayó.

Marín defendió que “en Nicaragua tenemos la certeza de que no es posible hablar de Seguridad Alimentaria, sin hablar de su relación directa con el Cambio Climático”.

Al respecto, afirmó que Nicaragua, en una decisión oficial soberana, decidió no adoptar el Acuerdo de París, pero sostiene con firmeza su compromiso con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

“Nicaragua respeta profundamente las decisiones soberanas de otros Estados y países hermanos, y expresa una vez más su total disposición a trabajar por el Desarrollo Sostenible de nuestra región, sin exclusiones de ningún tipo, y sin condicionamientos”.

“Debemos, sin embargo, expresar nuestra gran preocupación, ya que la situación actual con el Acuerdo de París, científicamente, nos lleva a una trayectoria segura de 2.7 grados Celsius a 3.5 grados Celsius”, explicó.

“Tomando en cuenta que este es un promedio mundial, esto nos lleva, en la realidad, a incrementos catastróficos de 4° grados Celsius a 6° grados Celsius en los países tropicales, los más vulnerables al cambio climático, como Nicaragua, y todo el istmo centroamericano, y los Pequeños Estados Insulares”, abundó.

“Evitar la catástrofe del cambio climático es un imperativo moral, en palabras de Su Santidad el Papa Francisco y su Encíclica Laudato Sí”, refirió Marín.

El diplomático nicaragüense subrayó que el Acuerdo de París no ofrece financiamiento para pérdidas y daños y, peor aún, “pretende que los países en desarrollo renunciemos a exigir compensación y a que se perdonen las responsabilidades jurídicas e históricas acumuladas de los países desarrollados, como verdaderos responsables”.

“La solución, basada en información científica, cuantificable, verificable y transparente, debe ser el establecimiento de un mecanismo de indemnizaciones a los países que sufren las consecuencias negativas del cambio climático”.

“Esa fue la propuesta del Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra en su mensaje a la 70 Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada en Nueva York el año 2016”, recordó.

En este sentido instó a la Celac a exigir más compromisos verificables a los países desarrollados, ya en 20 de ellos se concentra el 78% de las emisiones globales, y a su vez, el 76% del Ingreso Nacional Bruto mundial.

“Esta situación amerita una reflexión adicional, cuando analizamos los datos científicos que nos brinda el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC)”, dijo Marín.

“Según el IPCC, América Latina y El Caribe es responsable de solamente el 5 % del total de emisiones globales de CO2. Este 5 %, aunque no nos exime de tomar acciones como región, debe decirnos claramente dónde están las más grandes responsabilidades en este planeta.

“Me complace informarles que Nicaragua sigue haciendo su parte, al igual que todos los países hermanos presentes. Nicaragua ha superado el 25% de energía renovable que existía en el año 2007, alcanzando un 56% en el año 2015”, destacó.

El asesor presidencial aseveró que Nicaragua alcanzará el 90% de energía renovable en el año 2020, lo cual ha sido reconocido por organismos multilaterales, como la ONU, el BID y la OLADE, entre otros.

Especificó que las emisiones contaminantes actuales que provienen de Nicaragua son 4.8 millones de toneladas de CO2, las que equivalen al 0.03% de las emisiones mundiales. A pesar de ser tan bajas estas emisiones, resaltó, Nicaragua ha reducido 2.1 millones de toneladas sólo como resultado de la conversión a energía renovable y otros proyectos.

“Este y otros esfuerzos verificables del Pueblo de Nicaragua ratifican su compromiso verdadero con la protección y defensa de la Madre Tierra y la Humanidad, y con la aplicación real y efectiva de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, sentenció.

“El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, con el Modelo de Diálogo, Alianzas y Consensos, bajo el liderazgo democrático del Presidente Daniel Ortega, ha hecho énfasis en las Alianzas Público-Privadas, lo que ha permitido alcanzar altos índices de crecimiento económico y de inversión extranjera directa”, explicó más adelante.

“Según la Cepal, el crecimiento económico de este año para Nicaragua será de 4.5 %. Aunque es un número positivo, Nicaragua todavía necesita, quiere y puede crecer más”, complementó Marín.

El funcionario destacó también las garantías con que cuentan los inversores en nuestro país en todos los sentidos, y destacó que las mejoras sustantivas en los indicadores de desarrollo sostenible, como la reducción de la pobreza, se deben a los esfuerzos del Gobierno Sandinista.

“Podemos garantizar que Nicaragua ya está muy cerca de convertirse en una Patria Libre de Pobreza y Libre de Hambre, gracias a la Voluntad decidida de su pueblo, y al liderazgo democrático del Presidente Daniel Ortega”, finalizó Marín.
mem/ale

 

también te puede interesar